Andrea Martínez Baracs

¿Quién fue Guillén de Lámport? Un adelantado a su tiempo, dice la autora Andrea Martínez Baracs

En Un rebelde irlandés en la Nueva España, Andrea Martínez Baracs rescata la historia de este personaje de leyenda, quien se dijera hijo natural de Felipe III. Además, este volumen incluye algunas de las obras más importantes de Guillén de Lámport, como la propia Proclama insurreccional para la Nueva España.

Ciudad de México, 24 de marzo (MaremotoM).- En el interior del mausoleo del Monumento a la Independencia en la Ciudad México se encuentra la estatua de un hombre atado de manos por la espalda al cadalso. Esta efigie, que no llegó a ocupar un lugar protagónico en el exterior del recinto junto a los grandes héroes nacionales, corresponde a Guillén de Lámport, soldado católico irlandés, teólogo, poeta latino, agente internacional y denunciante de la Inquisición.

Lámport fue un adelantado a su tiempo que en pleno siglo XVII proclamó ilegítima la concesión papal de los territorios americanos a los reyes de España, así como la liberación de los esclavos y la restitución de los derechos de los indígenas. ¿Cómo es posible que un personaje así haya sido relegado a las sombras de la historia?

Guillén de Lámport llegó a la Nueva España en 1640; tenía la misión de proteger a los criptojudíos portugueses de los excesos del Santo Oficio, sin embargo, fue encarcelado dos años después de su arribo bajo el cargo de herejía. Pasó 17 años en la cárcel de la Inquisición, desde donde siguió denunciando la corrupción de sus captores. En prisión, escribió casi mil salmos en latín sobre lienzos, con plumas de gallina y tinta que él mismo elaboraba con cenizas y otros materiales. Murió en la hoguera en 1659.

ENTREVISTA EN VIDEO A ANDREA MARTÍNEZ BARACS

Este es un libro para saber y para hacer justicia a un olvidado por la historia y por la gente, que hizo mucho por México y que fue perseguido por La Inquisición hasta su muerte en la hoguera.

“No se fijaron tanto porque era un personaje excéntrico. Sí llamó la atención moderadamente a partir del 2000, donde hay algunas obras en torno a él. La mía se caracteriza porque publico documentos, que nadie más lo había hecho”, dice la autora de Un rebelde irlandés en la Nueva España (Taurus), Andrea Martínez Baracs.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

A mediados del siglo pasado, hacia 1948, hubo un libro importante de Gabriel Martínez Blancarte sobre la obra de Guillén de Lámport. “Es un personaje complejo, su vida es muy interesante. Históricamente lo tildaron de mentiroso. Fue La Inquisición que usó esa manera de desvirtuarlo. Él se atribuyó que era hermano del rey de España, pero no era cierto”, afirma.

En Un rebelde irlandés en la Nueva España, Andrea Martínez Baracs rescata la historia de este personaje de leyenda, quien se dijera hijo natural de Felipe III. Además, este volumen incluye algunas de las obras más importantes de Guillén de Lámport, como la propia Proclama insurreccional para la Nueva España.
En Un rebelde irlandés en la Nueva España, Andrea Martínez Baracs rescata la historia de este personaje de leyenda, quien se dijera hijo natural de Felipe III. Además, este volumen incluye algunas de las obras más importantes de Guillén de Lámport, como la propia Proclama insurreccional para la Nueva España. Foto: Cortesía

“La propia corona quiso liberarlo, porque era injustificada la acusación de La Inquisición, pero no lo logró. Tenía mucha información de los inquisidores y por eso no lo soltaron. La Inquisición fue muy tenaz en este asunto, era un sistema muy represivo”, agrega.

Guillén de Lámport llegó a México con la idea de proteger a los portugueses, que eran judíos conversos. “Él termino siendo encarcelado con los judíos, en esas razias que fueron implementadas en esos años. La religión católica fue proscripta en Inglaterra y su primera causa fue defender a Irlanda en el levantamiento de 1641. Quiso convencer al rey de España de invadir a Irlanda, pero no obtuvieron el apoyo del monarca. La realidad novohispana, en donde los indígenas habían sido pauperizados y despojados, además de los esclavos de África, lo hizo levantarse para tratar de liberar a esos pueblos oprimidos. Era un momento apto, pues se estaba levantando Portugal, Catalunia, en Inglaterra había una guerra civil”, dice Andrea.

“En la cárcel, Guillén de Lámport escribió más de 400 salmos. La Inquisición lo guardó para ver si no había contradicciones religiosas, pero no había nada, pues él era profundamente católico, era un teólogo”, afirma.

“Sus proclamas independentistas, tanto para Irlanda como para México, están ahora publicadas”, dice.

Guillén de Lámport no es muy visto, aunque fue un precursor de la independencia. “Está en el corazón de México, pero nadie sabe de él”, concluye Andrea.

Comments are closed.