Alejandro Amenábar

¿Quién no querría dirigir una serie de aventuras y hacer pasar a la gente un buen rato?: Alejandro Amenábar

“¿Quién no querría hacer una película o serie de aventuras, hacer pasar a la gente un buen rato y ayudarle a olvidar sus problemas?”, reconoce el director: “La Fortuna es una sucesión de peripecias contadas desde la épica, pero también desde el realismo institucional, una especie de Tintín de despacho, aunque a diferencia de Tintín, nuestro héroe sí experimenta el amor. Con esta historia busco reivindicar sin rubor todo lo bueno que hay en nosotros: la honestidad, la justicia, la humildad…”.

Ciudad de México, 13 de enero (MaremotoM).- La Fortuna es una miniserie de 6 capítulos que invita y transporta al espectador a vivir una odisea épica, del Ministerio de Cultura al Palacio de la Moncloa, pasando por el Estrecho de Gibraltar hasta cruzar el océano a Estados Unidos, entre otros muchos escenarios únicos. La serie se ha rodado durante cinco meses en localizaciones naturales de la Comunidad de Madrid, Cádiz, Zaragoza, Galicia, Euskadi y América del Norte.

“¿Quién no querría hacer una película o serie de aventuras, hacer pasar a la gente un buen rato y ayudarle a olvidar sus problemas?”, reconoce el director: “La Fortuna es una sucesión de peripecias contadas desde la épica, pero también desde el realismo institucional, una especie de Tintín de despacho, aunque a diferencia de Tintín, nuestro héroe sí experimenta el amor. Con esta historia busco reivindicar sin rubor todo lo bueno que hay en nosotros: la honestidad, la justicia, la humildad…”.

La Fortuna me ha permitido acordarme de todo aquel cine que disfruté de niño, películas de Steven Spielberg, Robert Zemeckis, James Cameron… Creo que ese espíritu de entretenimiento genuino, cine para el gran público, está muy presente en la serie. Y como en toda aventura que se precie, aquí también hay lugar para el humor, algo que forma parte de mi personalidad y de mi vida, pero no tanto de mis películas”.

Con respecto al trabajo de adaptación del cómic a la pantalla, el ganador del Oscar por Mar adentro afirma que “el cómic de Paco Roca y Guillermo Corral está asociado a hechos reales pero nuestra adaptación se ha hecho con total libertad para podernos precisamente separar de cualquier vinculación con la realidad. No queríamos perder la capacidad de fabular y explorar personajes y situaciones sin ningún tipo de cortapisa”.

Alejandro Amenábar
La Fortuna es una sucesión de peripecias contadas desde la épica, pero también desde el realismo institucional. Foto: Cortesía

En relación al proceso de investigación y documentación para materializar La Fortuna, Alejandro Amenábar explica que:

“El asesoramiento ha tenido que ver sobre todo con la parte legal e institucional. Alejandro Hernández y yo queríamos dedicar un capítulo entero a uno de los juicios, en homenaje a los grandes dramas procesales. También hemos contado con un asesor histórico y un asesor militar, centrados fundamentalmente en el segmento de 1805: cómo se navegaba, cómo se enviaban señales entre los distintos barcos, los protocolos de defensa… Hemos intentado plasmar todo de la manera más realista posible, entre otras cosas porque no queríamos que la parte histórica oliera a naftalina”.

Te puede interesar:  La Adictiva arranca el 2022 con su nuevo sencillo Si te mirara

Entre otros muchos temas, con La Fortuna “hemos explorado el concepto de ser un pirata, qué significa, todas sus connotaciones. Creo que de alguna manera todos nuestros personajes acaban siendo piratas, y con unos nos identificaremos más que con otros.”

Amenábar confiesa que “aunque a simple vista puede parecer una serie ligera y de entretenimiento, para mí La Fortuna posee carga de profundidad, una expresión que solía utilizar José Luis Cuerda, mi mentor cinematográfico, y que reivindicaba en todas las historias, fuera del género que fueran. Y también me ha permitido explorar las dos culturas, la estadounidense o anglosajona y la latina o mediterránea; jugar con esos dos mundos que se van intercalando y contraponiendo a lo largo de los capítulos. De hecho, la serie está rodada al 50% en inglés y 50% en castellano. Quería jugar con los tópicos de los dos mundos sin caer en los clichés; mostrar por ejemplo ese espíritu de improvisación y sentido del humor presente en una reunión ministerial en España, en contraposición a un mundo más ordenado, más frío, más racional… anglosajón”.

En definitiva, reconoce que “lo que viene a unir a estos dos mundos es que en ambos hay piratas y unos son buenos y otros no tanto”.

Sobre la posibilidad de continuar explorando el formato de las series, Amenábar explica que: “A mí lo que me gusta es contar historias, y de entrada no descarto ningún medio. La experiencia ha sido muy satisfactoria en la medida en que he tenido la misma libertad que cuando hice ‘Mientras dure la guerra’, donde asumí todas las decisiones creativas y rodábamos al ritmo que considerábamos adecuado.

Alejandro Amenábar
Me ha permitido explorar las dos culturas, la estadounidense o anglosajona y la latina o mediterránea. Foto: Cortesía

Alejandro Hernández -con el que he escrito los seis episodios- y yo no teníamos claro si daría para dos episodios o tres y, para cuando nos dimos cuenta, ya se había convertido en una miniserie de seis episodios. Para mí es el formato perfecto dentro de las series porque me ha permitido rodar el total de los episodios”. Alejandro Amenábar concluye: “Si llega un proyecto interesante para hacer una miniserie lo estudiaremos, seguro”.

“Durante el rodaje, además, nos ha acompañado la buena fortuna. Se trata de un proyecto que he querido hacer desde siempre. Es una serie que apela a lo bueno que hay en nosotros. Es una reivindicación de la buena gente. Y tenemos la sensación de que hemos conseguido lo que queríamos hacer. Soy un director que busca a los espectadores, busca al público, intento conectar con ellos. Con esta serie, más que nunca, busco entretener. Me encantaría que La Fortuna lograra esta conexión. Me gustaría que esta serie fuera un soplo de aire fresco y una manera de pasar un muy buen rato”, concluye Amenábar.

De las notas de producción de La Fortuna.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*