¿Quién piensa en los trabajadores de la cultura, que hoy están sin trabajo, sin dinero y sin futuro?

La flautista Marisa Canales y varios de sus amigos, reunidos en Convocan MAS+ (Multidisciplina, Arte y Sociedad) y Urtext Digital Classics, con apoyo del Fondo para Organizaciones No Gubernamentales de Google, han organizado una campaña de donación destinada a darle 10 mil pesos a los músicos de concierto que ya se anotaron en una convocatoria.

Ciudad de México, 4 de junio (MaremotoM).- El casero tiene cara de monstruo y las compras en el supermercado se juntan en una sola bolsa. ¿Cuánto de nosotros estamos pasando esto? Sale el baterista Hernán Hecht con un pedido: que los músicos no regalen sus conciertos en Facebook, en Twitter o en Instagram.

¿Hay alguien que piense en la cantidad de trabajadores de la cultura, que hoy estamos sin trabajo, sin dinero y sin futuro?

La flautista Marisa Canales y varios de sus amigos, reunidos en Convocan MAS+ (Multidisciplina, Arte y Sociedad) y Urtext Digital Classics, con apoyo del Fondo para Organizaciones No Gubernamentales de Google, han organizado una campaña de donación destinada a darle 10 mil pesos a los músicos de concierto que ya se anotaron en una convocatoria.

¡Nosotros no tendríamos que estar haciendo esto! Sin embargo, decidimos hacerlo porque nadie está haciendo nada.

La campaña es hasta el 30 de junio de 2020 y la compositora Gabriela Ortiz, la flautista y directora de Urtext Marisa Canales, el  director de orquesta Benjamín Juárez y el flautista y Alejandro Escuer, creen que reunirán la suma a la que aspiran, pero mientras tanto, el gobierno no hace nada por la cultura y pareciera que hay un horizonte negro en todo el panorama.

La cantidad de gente que está pidiendo que las diferentes secretarías paguen sus deudas no tiene respuesta. Llaman y nadie los atiende. El grupo #novivimos del aplauso ha sacado en su muro de Facebook, el pasado 13 de mayo, el pedido siguiente: #ContigoEnLaConfianza

“Le solicitamos atentamente a la Secretaría de Cultura, implementar cien mil apoyos solidarios directos a nivel nacional de quince mil pesos, por persona, para artistas y trabajadores culturales independientes en situación de precariedad por la emergencia y el confinamiento de la cuarentena. Le solicitamos atentamente, responder a las demandas inmediatas y concretas de la comunidad cultural ante la emergencia sanitaria con políticas de “Estado de bienestar”, que pretende el gobierno para paliar la situación de emergencia y precariedad en la que nos encontramos e incluso está poniendo en riesgo la salud de compañeras y compañeros que, al no contar con sus fuentes habituales de ingreso al día, entraron ya en situación crítica por falta de la canasta básica. Contigo en la confianza, es un proyecto traducido a un programa en la que exista la confianza plena de que el postulante sea un creador o trabajador de la cultura, que va a realizar el proyecto que propone. Descripción únicamente por escrito de un proyecto modesto, que no implique mayor gasto para el postulante, a realizarse en el espacio público pasada la contingencia o a través de las redes sociales del postulante durante la contingencia.

Firman los colectivos: Asamblea por las Culturas en la Ciudad de México, No vivimos del aplauso y Moccam – ACÁ comunidad artística

No sabemos si le han hecho caso al pedido de los trabajadores, pero lo cierto es que ese impuesto que se le hace a los ricos en otros países, aquí se ejerce en la práctica para la clase alta y la clase media.

 Marisa Canales
Marisa Canales, una flautista y dueña de Urtext. Foto: Facebook

Todos hemos tenido que aportar en esta crisis y todos han pedido donaciones, desde los restaurantes, los bares, las panaderías, las artes plásticas, hasta en este periódico pequeño hemos tenido que hacer unas rifas para poder pagar teléfono, Internet y poder comer algo mientras pasa el coronavirus.

Te puede interesar:  Entre el horror y el humor negro: Dross escribe Escape

Los números cantan. Por presencia, la cantidad de gente que muere y son contagiados por día en nuestro país y por ausencia, todas esas ayudas que el gobierno no da, sordo y mudo frente a una crisis letal.

Entre los músicos, hablamos con Marisa Canales, una flautista preocupada por sus colegas y que es una de las cabezas de este proyecto que se llama Juntos por la música.

Marisa Canales
Juntos por la música nació como una respuesta frente a la situación que estamos sufriendo ante las cancelaciones de los conciertos. Foto: Cortesía

–¿Qué es Juntos por la música?

–Juntos por la música nació como una respuesta frente a la situación que estamos sufriendo ante las cancelaciones de los conciertos. La gente que está padeciendo las cancelaciones y que vio su vida deshecha de un día para el otro, tenga algún apoyo, por el otro es una campaña para conseguir fondos que nos permita repartir.

–¿Cómo se va a anotar la gente?

–La convocatoria ya terminó, pero se extendió el pedido de donación de fondos hasta el 15 de junio, porque la cantidad de solicitudes que nos llegaron exceden las 200 solicitudes. Nosotros tuvimos como meta los 10 mil pesos por persona y lo recaudado hasta ahora no nos alcanza.

–¿Ustedes sólo lo hacen por los músicos?

–Solamente a los músicos. Los requisitos están muy bien aclarados en la convocatoria. Tener una trayectoria de 3 años, por ejemplo.

–¿Por qué el gobierno no está haciendo nada por los trabajadores de la cultura?

–¡Nosotros no tendríamos que estar haciendo esto! Sin embargo, decidimos hacerlo porque nadie está haciendo nada. La Universidad de Guadalajara, el Festival de Morelia y nosotros estamos realizando campañas. Nadie más. Lo hacemos como solidaridad por nuestros compañeros.

–¿Qué es lo que piden como donación?

–Estamos pidiéndole a toda la gente que done para favorecer este gremio, este sector de la población que está profundamente lastimado. Las artes escénicas van a ser de lo último que se abran. Hemos acotado los géneros, porque pensamos que tenía sentido apoyar a los géneros que están contenidos en el catálogo de Urtext.

–¿Qué es Urtext?

–Es un sello disquero que nació hace 25 años, como respuesta a la necesidad de crear una disquera de música de concierto para repertorio mexicano que tuviera la misma calidad que los sellos independientes extranjeros. Hoy tenemos 450 referencias que se distribuyen en todo el mundo. Estamos presentes en todos los sitios de streaming.

–¿A ustedes les perjudicó la salida del streaming?

–Mucho. Esto es motivo de una charla con tequila enfrente para que te pueda platicar. Nuestros ingresos disminuyeron tangencialmente con la salida del streaming.

–¿Qué músicos tienen?

–Tenemos al Cuarteto Latinoamericano, a Gabriela Ortiz, a Juan Carlos Laguna, a Jessica Rivera, grabamos música mexicana con Silvia Casares, Benjamín Juárez Echenique con todas sus grabaciones barrocas… Desde que empezó todo el problema del cambio de paradigma que si no nos montábamos en la tecnología nos íbamos a morir. Poco a poco empezamos a vender descargas, ahí comenzó a mejorar un poco el ingreso. Si valía 10 un CD, pero una descarga vale 1 y una escucha por streaming vale 10 centavos. Hay que seguir luchando, porque ¿qué hace un ser humano sin música?

Comments are closed.