Fórmula Uno

¿Quienes fueron los diez pilotos más destacados de este vibrante campeonato de la Fórmula Uno?

Estas clasificaciones meritorias, fundadas en la observación detallada, tienen en cuenta el resultado evidente pero no se detienen en ello y suelen ser material para la reflexión y el debate. En todo caso, con este Top-10 cerramos este año tan controvertido y especial en la Fórmula 1.

Ciudad de México, 27 de diciembre (MaremotoM).- Dos semanas después de la consagración de Max Emilian Verstappen como campeón mundial 2021 de Fórmula 1, es ocasión perfecta para cerrar un año tan vibrante y emotivo en la máxima categoría del automovilismo mundial con la conformación del Top-10, un análisis detallado de lo que ofrecieron los conductores más destacados de la temporada. El campeón es quien más puntos suma pero no siempre es el mejor piloto del torneo; ese mismo razonamiento sugiere que la tabla de posiciones no siempre refleja los auténticos méritos de los pilotos a lo largo del año.

Estas clasificaciones meritorias, fundadas en la observación detallada, tienen en cuenta el resultado evidente pero no se detienen en ello y suelen ser material para la reflexión y el debate. En todo caso, con este Top-10 cerramos este año tan controvertido y especial en la Fórmula 1.

 10. Esteban Ocón

¿Por qué el triunfo del francés en Hungría tiene más mérito que la victoria de Daniel Ricciardo en Monza? No lo tiene en particular; pero si ambos disputaban el escalón más bajo de este particular escalafón, se lo queda el piloto de Normandía porque, aún habiendo sumado menos que el australiano -que vivió una olvidable primera temporada en McLaren- fue más consistente y no sufrió tanto con su compañero de equipo como sí ocurrió en la escuadra de Woking con el ex piloto de Renault. A Ocon le ampliaron su contrato porque le vieron “cosas de Alain Prost”, lo que en su momento pareció una exageración; pero durante algunos momentos en la temporada estuvo por encima de su compañero de equipo, repasar la largada de Hungría y su sentido de la ubicación despierta un aplauso, y contribuyó a conformar una sólida dupla conductiva con lo que aseguraron el quinto lugar en el certamen de Constructores para Alpine; Ricciardo no fue nunca tan confiable a lo largo del campeonato, y aprovechó menos lo que su compañero pudo haberle ofrecido como base.

9.Pierre Gasly

Si este hubiera sido el piloto que ocupaba la segunda butaca de RedBull durante 2019, la historia pudo haber sido otra. Pero el francés necesitó de otro ambiente menos asfixiante para terminar de madurar, lo que consiguió en Alpha Tauri. También habría precisado un coche más consistente en las carreras como para ascender un peldaño más. El AT02, un miniRedBull con motor Honda, fue lo suficientemente rápido como para que pudiera meterlo en 18 de las 22 tandas Q3 de todo el año, entre los 10 más veloces; pero no siempre dispuso de esa solidez a lo largo de los Grandes Premios, y eso pesó en contra de su evaluación. Así, tuvo algunas carreras brillantes y otras sin el más mínimo lustre. La velocidad está ahí, pero las limitaciones también.

8.Valtteri Bottas

Puede sorprender: ¿cómo es que el tercero del campeonato está tan atrás en esta clasificación? El finlandés ganó tantas carreras en 2021 como Ocón o Ricciardo, pero conduciendo el coche más veloz del campeonato. Fue como si hubiera estado ausente durante gran parte del torneo, primero en base a la incertidumbre de su futuro (¿seguiría en Mercedes o sería sustituido por George Russell?, tal la incógnita que lo persiguió durante meses) y luego frente a la certeza de que Mercedes había dejado de ser su equipo. Eso se reflejó claramente en la caída de su cosecha de puntos. El piloto sin fisuras que solo se da cita en determinados días este año solo apareció en Turquía; por lo demás, pesó poco en la definición del certamen: su equipo estaba involucrado pero él pareció no sentirse parte de él. Pálido cierre de ciclo para quien, en cinco años, no pudo jamás constituirse en una amenaza real para su brillante compañero.

7.Sergio Pérez

Quizás también sorprenda esta ubicación, pero a poco que se desmenuce su tarea, parece la más justa. Tardó más carreras de las pronosticadas en adaptarse a su nuevo coche, acaso porque asumió el desafío más traicionero: conducirlo con la puesta a punto filosa que tan bien le cae al piloto número 1 de RedBull, con la evidente intención de no complicar excesivamente a su equipo. Aún así, se perdió a mitad de temporada, después del GP de Francia; sus tiempos se alejaron mucho de lo que podía producirse con ese auto, y solo retomó el timón en la zona de definición, cuando subió tres veces consecutivas al podio, en Estambul, Austin y Ciudad de México. La única victoria llegó en Baku, cuando los dos protagonistas del torneo quedaron fuera de combate, pero nunca pudo asegurar un 1-2 para su escuadra. Si se mira bien, con este RB16B que fue líder en técnica hasta Silverstone, sumó practicamente la misma cantidad de puntos por carrera que en 2020, cuando condujo el Racing Point que solo era el tercer mejor coche de la parrilla. Sin embargo, hizo más por su compañero que lo que Bottas gestionó para el suyo, y por eso la diferencia en la clasificación final. Quizás el coche de 2022 se adapte sin tantas dilaciones a su estilo de manejo.

 6.Lando Norris

Para muchos es el piloto del futuro. Es la primera vez desde que corre en Fórmula 1 que logra batir a su compañero en la tabla final del campeonato, aunque su compañero sufrió más la alergia del McLaren MCL35M a las curvas de largo recorrido. Por eso Monza o Sochi -largas rectas, curvas cortitas- fueron el terreno más fértil. Pero en Italia, el inglés se dejó madrugar por Ricciardo en el sprint y allí se le escapó la chance de ganar el Gran Premio; en Rusia marcó la pole-position y todo estaba dado para el elusivo triunfo… hasta que cometió un error decisivo manteniéndose en pista. Había tenido un arranque muy promisorio, cargándose el equipo al hombro en la pelea contra Ferrari. Pero McLaren fue de los primeros en cortar el desarrollo durante 2021 para dedicar más recursos (que no sobraron) al auto de 2022 y, sumado a una limitación presupuestaria que se hizo muy evidente en el tramo final del torneo, todo conspiró para que perdiera el sitial de “mejor del resto” en la última carrera, aunque subió tres posiciones respecto a 2020. Crédito le sobra, pero si Russell comienza a caminar con el Mercedes, dejará de ser el niño mimado de la prensa británica.

5.Charles Leclerc

Si Bottas y Pérez parecen muy abajo en este Top-10, el monegasco puede despertar sospechas precisamente por lo contrario. Los números fríos indican que fue batido por su compañero, pero lo cierto es que en 14 de las 22 carreras terminó delante de él, y estuvo mucho más cerca de ganar un Gran Premio: Silverstone pudo acabar en éxito, pero también Mónaco si no hubiera sido tan codicioso en la Q3. En velocidad pura, sigue siendo el más notable detrás de los dos grandes protagonistas del torneo, sin dudas, pero su Ferrari SF21 solo le permitía caminar bien en circuitos en los que predominaran las curvas lentas. Si hubiera estado al volante de un Mercedes o un RedBull, la lucha por el título habría sido igual de trepidante, y no se puede decir lo mismo de ningún otro piloto de la parrilla. Algunas de sus vueltas de clasificación fueron virtuosismo puro. En el balance terminó faltándole confianza en una escuadra que promete todo el tiempo y cumple solo en ocasiones. Puede ser la gran sorpresa de 2022.

Te puede interesar:  Tendencias en el mundo de las apuestas online

4.Fernando Alonso

Una maravilla: dos años afuera de la Fórmula 1, y un regreso contra el que conspiró la pandemia: fue programado para regresar justo cuando todo el mundo se subiera a un coche distinto (lo que tenía que ocurrir en marzo pasado), de manera de que no se notara tanto la ausencia. Sin embargo, el asturiano solo se tomó unas poquitas carreras para ponerse a tono, trabajó mucho en el simulador, por Baku ya sabía cuál era el camino a desandar con su auto -y el motor menos potente de cuántos están en danza- y acabó entrando entre los diez primeros del torneo y, sobre todo, manejando deliciosamente para satisfacción de quienes admiran ese estilo tan punzante como a la vez preciso. Su magistral clase de conducción defensiva en Budapest acabó siendo elegida por la FIA como la Acción de 2021, y es difícil no estar de acuerdo con ello. Algunas fases negativas de su temperamento parecen haber quedado atrás y se lo vio gran jugador de equipo. Coronó un año sensacional con un podio en Qatar y si no venció fue porque no se le dieron las circunstancias como sí a su compañero Ocon en el inolvidable GP húngaro.

3.Carlos Sainz Jr.

Por tercer año consecutivo derrota a su compañero de equipo en el campeonato. Ocurrió en 2019 y 2020 con Lando Norris (y cuando firmó para Ferrari muchos pronosticaron que había sido el máximo error de la temporada) y este año se impuso en el conteo final a Charles Leclerc, aumentando su rendimiento en puntos por carrera respecto del año anterior. Después de aquel trepidante arranque de 2015, pocos le tenían tanta confianza como su padre, que ya pronosticaba esta sorpresa:

Junior lo hace todo con método, sin estridencias, paso a paso, pero de manera irresistible. Es un monstruo de la consistencia (completó el 99 por ciento de las vueltas del 2021, sumó en 20 de las 22 carreras) pero no por ello fue mucho menos rápido que el monegasco. A diferencia de éste, que sigue viviendo en el Principado, se mudó a Maranello y estableció un rapporto con el equipo que acabó siendo fabuloso. Cada vez que Leclerc hacía agua, el madrileño metía su Ferrari en el podio. Para Mattia Binotto, su jefe de equipo, fue 8 puntos en el año, pero fue él quien inclinó la balanza del tercer puesto final de la Casa del Cavallino en la Copa de Constructores. ¿Es material de Campeón Mundial? Probablemente no contra los dos grandes protagonistas del torneo 2021. Pero en un campeonato revuelto como será 2022, sus chances pueden crecer de manera notable.

2.Lewis Hamilton

Es un dos que debiera ser un uno coma uno, la verdad. Habría sido justo que se quedara con el título tanto como lo fue la consagración de su archirrival de la temporada. Su segunda mitad de año fue excelente, su cierre del torneo fue 10 puntos, pero después de un campeonato tan cerrado la diferencia solo podía estar en los detalles, y lo estuvo. Sin comparar la cantidad de triunfos (a causa de Spa y Abu Dhabi), perdió a la hora de la clasificación y se subió una vez menos al podio. No pudo mantener su fabulosa cosecha de puntos de 2020 por razones obvias (le apareció una competencia que el año pasado no tenía) pero en el balance final la sensación es que, cuando su Mercedes W12 no fue el más competitivo -a grosso modo, hasta Silverstone- le sacó menos rendimiento (léase puntaje) que su rival en el mismo período de debilidad:

Por lo demás, parece una paradoja: que este haya sido el campeonato en el que más recursos debió implementar para, sin embargo, quedar finalmente segundo. Forma parte del debate: ¿fue realmente éste de 2021 el mejor torneo en el historial conductivo del Caballero de la Reina? Si se concluye por la afirmativa, la respuesta a la paradoja es, simplemente, única: es que este fue el título más disputado desde 1950. Sería una pena que Sir Lewis decidiera abandonar la actividad. Pero los antecedentes son válidos: puede haberle ocurrido lo mismo que a Nico Rosberg en 2016. Todo sugiere, sin embargo, que si decide mantenerse en campaña, como el buen deportista que es, su 2022 será memorable.

1.Max Verstappen

El título de campeón mundial con el que soñaba desde que a los 3 años acompañó a su padre al GP de Malasia de 2001 ya le pertenece. Pero aún si la carrera de Abu Dhabi hubiera tenido un final más acorde a su desarrollo, habría sido dificultoso argumentar en su contra, en contra de que fue el Piloto Top del 2021. Una cantidad fenomenal de triunfos (10, o 9 más el papelón de Spa, que sigue siendo una cifra apreciable), pero también 10 pole-positions (el doble que Hamilton) y una inédita colección de primeros y segundos puestos en la historia del campeonato. Lideró más vueltas en el 2021 que todos sus rivales juntos. Pero por sobre todo, lo distinguió esa fidelidad a un estilo agresivo, que no perdona nunca las oportunidades que se le presentan, dejando apenas un margen infinitesimal de seguridad (que solo se extinguió en la Q3 de Jeddah), y que le sacó el máximo jugo posible a su RedBull RB16B aun cuando había dejado de ser el coche más veloz de la especie. ¿Carreras para el asombro? Paul Ricard, Zandvoort o Ciudad de México, por ejemplo. La larga aen la pista azteca fue una de las maniobras más consumadas del año. ¿Carreras para la gloria? Estambul, Sochi o Qatar. Siempre que supo que era imposible el triunfo, acabó segundo, como en esas tres competencias. La ventaja deportiva de ser el líder en el cierre del campeonato le permitió disponer de un margen de temeridad con el que conjurar la desventaja técnica. A veces en el límite de la legitimidad. Lo ayudó su escuadra, en general estratégicamente más audaz. Lo ayudó -hasta cierto punto- un compañero que trabajó en función de sus aspiraciones. Pero quien definió a su favor el título cuando se habían corrido 6.406 kilómetros de torneo y solo quedaban tres por desandar fue el neerlandés. Su diferencia sobre Hamilton fue microscópica, si se quiere. Pero fue suficiente para ser considerado como el Piloto Top del 2021.

En 2022 la seguimos.

Fuente: Pablo Vignone / Original aquí.

Comments are closed.