Laura Esquivel

“Quiero vivir en un mundo amoroso. ¿Qué pensamiento amoroso he puesto hoy?”: Laura Esquivel

A Lupita le gustaba planchar (Grijalbo), la novela gráfica de una mujer excepcional, un personaje opuesto a la concepción arquetípica de heroína que se grabará a fuego en la memoria de todos los lectores.

Ciudad de México, 21 de agosto (MaremotoM).- Basada en su obra de ficción A Lupita le gustaba planchar (2014), esta es la primera novela gráfica de Laura Esquivel. Dibuja Jordi Castells, un hombre joven que vive en los Estados Unidos y que cuando era chico dibujaba superhéroes y no a esta mujer que representa a un 80 por ciento de las mujeres mexicanas y que no tiene ninguna virtud ostensible.

Sin embargo, Lupita somos todos y es tanto en la autora como en el ilustrador que ha hecho corazón en esa policía poco agraciada físicamente, con problemas de alcoholismo, quien ha padecido violencia y trata de sobrevivir en un medio donde dominan las apariencias, el dinero y el poder.

Al principio, leer la novela es un poco agobiante, a veces lacerante, como si fuera un fuego que quema dentro de las páginas. Ella, en una borrachera, ha matado accidentalmente a su hijo. En una escena de asesinato se orina encima y ni siquiera eso nos hace tener empatía con Lupita.

Sin embargo, poco a poco, con esa fortaleza propia de las mujeres mexicanas, Lupita va sanando, con una planta que se llama “sapito” y con una vuelta a la comunidad.

Laura Esquivel
Una novela gráfica con una mujer que toca fondo. Foto: Cortesía

“Recuperando la iconografía y el sabor popular de la historieta mexicana que marcan una época en la narrativa gráfica, Laura Esquivel y Jordi Castells nos ofrecen una historia de intriga política a través de los ojos de un personaje único y con una gran carga dramática. A Lupita le gustaba planchar es una mirada íntima al pueblo, con una trama llena de misterios y sobregiros que atrapan desde el principio de su lectura”, dice F. G. Haghenbeck.

Laura Esquivel comenzó su carrera como maestra y guionista de cine. Con Como agua para chocolate, su primera novela, alcanzó reconocimiento internacional y se convirtió en una de las escritoras mexicanas más importantes y premiadas. Recientemente recibió el Doctorado Honoris Causa en Letras por la Universidad de Saint Andrew en Escocia.

–Me pareció que hasta que no encontraras a un dibujante como Jordi Castells, no ibas a hacer la novela gráfica

–Ya lo tenía. Lo que pasa es que se fue tardando, pero desde el inicio de que empecé a escribirla le pedí a él si no me hacía el retrato hablado de cada uno de los personajes para ponerla en mi pared. Puse toda la línea de investigación, las pistas y en eso se me ocurrió hacer la novela gráfica, incluso que saliera al mismo tiempo que la novela. Pero nos fuimos desfasando, es un trabajo brutal el de adaptar la novela a novela gráfica, nos llevó cinco años hacer todo el trabajo.

Laura Esquivel
A Lupita le gustaba planchar. Foto: Cortesía

–¿Qué significa para ti hacer esta novela gráfica?

–Mira, aquí el crédito lo lleva Jordi Castells y me encanta cómo la adaptó y el diseño de imagen que le dio a la novela. Lo fue preparando de tal forma que en un inicio es muy oscura y va adquiriendo color conforme ella va sanando.

–Ella va sanando volviendo un poco a su pueblo y a sus costumbres

–Está adentro de una comunidad de mujeres, sustentable, quienes a pesar de la violencia, se apoyan, se ayudan, se protegen, protegen sus tradiciones y allí a través de una planta, el “sapito”, ella puede lograr lo que nunca ha hecho y que no ha logrado a través de otros medios. Logra sentirse parte de, de reconectarse, algo que va a sanar. Ella trató de encontrar en las drogas y en el alcohol una salida al dolor.

Laura Esquivel
Laura ya tenía elegido al dibujante. Ahora hace el guión para la película. Foto: MaremotoM

–De entrada nos muestras a una persona que ha matado a su hijo

–Yo sé que los primeros capítulos son difíciles. Es una mujer con esa problemática, con ese dolor. En ella vamos viendo otras facetas y la vamos acompañando, la vamos a ver tocar fondo y la vamos a ver sanar, eso forma parte de nuestra propia recuperación emocional.

–Jordi, ¿cómo ha sido construir una criatura que nada tiene que ver con los superhéroes?

Te puede interesar:  “Yo veo con enorme preocupación un absoluto rechazo a debatir”, dice Nicolás Alvarado

–(Jordi Castells) Fue un proceso difícil diseñar a Lupita. Es chaparrita, tiene sobrepeso, no tiene autoestima, se siente fea y me encanta que menciones a los superhéroes porque yo cuando era niño dibujaba a los superhéroes. Cuando aprendí a dibujar, me decían los libros que un superhéroe tenía que tener ocho cabezas de altura su cuerpo, las mujeres altísimas. La antítesis de Lupita. Cuando comencé a dibujarla y le tengo mucho cariño. Es muy atractiva y quería que se mostrara en su lenguaje corporal.

–De todas maneras tiene un gran componente de ternura

–Me encanta ese costado de tierna. Yo me veo reflejado en ella en muchas cosas, cuando siento que yo no soy adecuado, que no me siento parte de…me siento menos, no valgo, etcétera, pero luego salir y darse cuenta de que eres parte de todo. Le tengo mucho cariño a ese personaje, pasé muchos años con ella y me ha encantado.

Laura Esquivel
Con esta novela gráfica, Jordi Castells aprendió a usar la coloración digital. Foto: Cortesía

–Retratar a una mujer así es retratar al 80 por ciento de la mujer mexicana, ¿verdad?

–Así es. Creo que es una de las cosas que más me conmueven de Lupita, esta fortaleza que la ha mantenido buscando, a su manera, una paz. Está su súper amiga, Celia, otro personaje que adoro. Ellas dos hacen una pareja muy bella. Es más, en esta ocasión no me gusta repetir, pero me encantaría hacerles una historia policial y repetir a esa parejita, que fueran como Sherlock Holmes y Watson. Ellas tienen su manera de leer la realidad. Lupita la sabe leer más que nadie, porque toma signos que para los demás pasan desapercibidos. Lo mismo Celia. Ahora estoy haciendo la adaptación para cine, pero estamos pensando en hacer una serie con capítulos unitarios.

–Desde la joven que escribió Como agua para chocolate hasta ahora, ¿estás desesperanzada?

–No, nada que ver. Tengo más esperanza, he ido confirmando en la medida que he ido trabajando y aprendiendo, cómo funciona esto que consideramos realidad y que no es realidad. Cómo la interpreto, qué estoy viendo, en qué medida me considero parte y no parte, en qué medida estoy generando en función de lo que pienso. Qué pongo en mi día para que forme parte de estos genes colectivos que vamos generando, donde vamos poniendo información. Quiero vivir en un mundo amoroso. ¿Qué pensamiento amoroso has puesto en el día de hoy para integrar ese mundo?

–Lo que es cierto es que Lupita es una mujer más dura y con menos posibilidades que las muchachas de Cómo agua para chocolate

–En esta época, el reto era poner a una mujer así. Ojo, no le quitemos la brutalidad a la represión que sufre Tita, quien también era víctima y era objeto del deseo de la madre. Tita logra de una manera más rápida y romántica decir hasta aquí.

–¿Qué cosas te despiertan la marcha del 16 de agosto?

–El origen de por lo que salen a protestar es totalmente válido, pero lamento que haya habido infiltrados que trataron de desvirtuar la marcha.

–¿Jordi, cómo ha sido la creación de la oscuridad al color en la novela gráfica?

–Cuando empecé a hacer el color, quise que fuera un elemento muy importante de la narrativa gráfica. Los primeros capítulos fueron tan fuertes, tan difíciles de digerir, Lupita no tiene muchos elementos redimibles, usé colores apagados, grises y conforme ella va pasando la historia fui encontrando que la vida puede ser diferente. Los colores así son vivos que nos llevan hacia el final con la explosión de color. Fue un proceso muy interesante para mí porque fue la primera vez que hice color digital.

–Me parece que es una novela que puede leer cualquier persona. ¿Siempre escribiste para que te lea todo el mundo?

–Sí. Cuando escribo lo único que tomo muy en cuenta es que sea accesible, que la gente la pueda leer, disfrutar y de dónde sea que provenga, de cualquier nivel de preparación, me gusta compartir que se entienda. Que sea lo más simple y lo más fácil.

Comments are closed.