C.Tangana

RESEÑA | C.Tangana, El madrileño (La sobremesa)

Toda esa inspiración se transmite en su totalidad en el disco, si lo has escuchado seguro lo notaste. Y con la inclusión de 9 cortes más, queda acentuada la idea. Sobre todo porque los ritmos que C. Tangana retoma son los adecuados para esta producción, hay flamenco, son cubano, rock, reggaeton, trap, norteña… es como si la intención fuera mapear la música iberoamericana, y de alguna forma lo logró.

Ciudad de México, 16 de marzo (MaremotoM).- Mucho se ha hablado de lo maravilloso que es este disco: colaboraciones de lujo, variedad de sonidos, una producción impecable y así. Pero cuando pensábamos que teníamos suficiente con eso llega una reedición de lujo, una versión que incluye el título La sobremesa, con más temas que hacen de este álbum una verdadera delicia.

Además, el nombre queda perfecto para esta nueva edición Tangana mencionó que cuando compuso este disco, lo hizo pensando que pudiera tocarlo en una tarde de bohemia, con guitarra y voz frente a sus amigos más cercanos. La Sobremesa es, siguiendo con el concepto, lo que sucede al término de una comilona, la charla que consecuenta y cantar frente a los comensales de forma intimista.

Toda esa inspiración se transmite en su totalidad en el disco, si lo has escuchado seguro lo notaste. Y con la inclusión de 9 cortes más, queda acentuada la idea. Sobre todo porque los ritmos que C. Tangana retoma son los adecuados para esta producción, hay flamenco, son cubano, rock, reggaeton, trap, norteña… es como si la intención fuera mapear la música iberoamericana, y de alguna forma lo logró.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

Probablemente este disco habría salido hasta ahora o después si no fuera por la pandemia. Esa burbuja de tiempo le dio a Tangana el tiempo suficiente para componer, contactar a los colaboradores, mostrarles los temas y ponerse de acuerdo en cómo grabar su parte para finalmente darle una producción general. No fue fácil, y conseguir a todos los talentos tampoco.

Todo eso es lo que engloba la primera edición de El Madrileño y no pretendo desviarme del tema, pero todo este contexto era necesario porque también aplica para los nueve piezas de la reedición, donde además de incluir algunas colaboraciones que quedaron fuera, hay mucho más para disfrutar.

C.Tangana
El madrileño /La sobremesa. Foto: Cortesía

Para empezar, los dos temas que grabó en el programa Tiny Desk del medio especializado en música, NPR: Los Tontos con Kiko Veneno y Me Maten con Antonio Carmona; La Culpa, que es la que incluye más invitados, en este caso Daviles De Novelda, Canelita y Omar Montes; las maravillosas aportaciones de Nathy Peluso en Ateo y Omara Portuondo en Te Venero; Bobo con Luis Segura y Un  Veneno con Niño De Elche; así como dos temas en solitario: Yate y Para Repartir.

Musicalmente, hay bachata, flamenco, trova latinoamericana, cumbia, que complementan la amplia lista de géneros abarcados en esta producción y que dista de otras qué ha hecho, como por ejemplo Ídolo.

Esta es la manera en que el urbano ha mutado, incluyendo y retomando sonidos de diferentes nacionalidades. C. Tangana los fusionó a su entero capricho dando por resultado una reversión delicada y fina que vas a disfrutar (otra vez) de principio a fin.

Comments are closed.