Halsey

RESEÑA | Halsey – If I Cant Have Love, I Wan, ser madre no es fácil

Ahora, la música. ¿Cómo comunicar toda esa serie de sentimientos encontrados? La producción tenía que ir acorde al concepto y solo había un equipo capaz de entenderlo y materializarlo. Sobre todo porque las ideas iniciales ya estaban maqueteadas e incluían pop contemporáneo, rock duro, industrial y R&B.

Ciudad de México, 29 de enero (MaremotoM).-Si bien para muchas mujeres es una ilusión ser madre en algún momento, la realidad es que también tiene su lado oscuro, como todo en la vida. Ahí es donde Halsey se instaló para crear esta nueva producción rica en detalles musicales y explícita en líricas: el vaivén del embarazo y parto. Dos etapas en la vida que, por lo general en películas, series y hasta la farándula y periodismo del corazón suelen mostrar como algo hermoso, aunque también es sano mostrar la parte complicada.

Ese concepto lo ideó la cantante estadounidense  al conseguir un embarazo -y vivirlo- tras sufrir varios abortos espontáneos. La idea es clara y ella lo explica perfecto:

Este álbum es sobre las alegrías y los horrores del embarazo y el parto. Para mí era muy importante que la portada transmitiera el sentimiento de mi viaje durante los últimos meses. La dicotomía de la Virgen y la Puta. La idea de que yo como ser sexual y mi cuerpo como recipiente y regalo para mi hijo son dos conceptos que pueden coexistir pacífica y poderosamente. Mi cuerpo ha pertenecido al mundo de muchas formas diferentes en los últimos años, y esta imagen es mi medio para recuperar mi autonomía y establecer mi orgullo y fuerza como fuerza vital para mi ser humano.

Y la portada y el poderoso título capturan perfecto todo el concepto. Ser madre no es fácil, se sufre, se abandona a sí misma para dar todo al ser nacido. El cuerpo cambia, los sentidos se alteran, todo se ajusta a una nueva forma; y ni hablemos de vivir en pareja o dejar sus propios sueños laborales. Es complicado, pero también tiene sus satisfacciones.

Ahora, la música. ¿Cómo comunicar toda esa serie de sentimientos encontrados? La producción tenía que ir acorde al concepto y solo había un equipo capaz de entenderlo y materializarlo. Sobre todo porque las ideas iniciales ya estaban maqueteadas e incluían pop contemporáneo, rock duro, industrial y R&B.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura
Halsey
Este álbum es sobre las alegrías y los horrores del embarazo y el parto. Foto: Cortesía

En 1998 leí un reportaje en una revista que decía así: “imagina que es 2020 y escuchas en la radio a un locutor decir: ‘vamos con lo nuevo de…’ ¿quién podrá ser?” Y abundó con algunos proyectos que seguirían vigentes hoy día, entre ellos Smashing Pumpkins, Garbage, The Chemical Brothers, Nine Inch Nails, entre otros. Esa revista se llama Eres y mencionó a NIN como un grupo que permanecería activo, pero sobre todo produciendo artistas. Y en este caso son sus líderes, Trent Reznor y Atticus Ross quienes llevaron la batuta en el álbum de Halsey.

Ellos lograron crear las atmósferas adecuadas, las sensaciones precisas en capas densas, contundentes y por momentos dulces, guiando a Halsey por el camino que ella trazó, pero sin salirse de la línea.

El álbum tiene una variedad increíble. El eclecticismo impresiona: en los primeros acordes de The Tradition notas la influencia de NIN y también sabes que escucharán un álbum de Halsey muy diferente. Easier Than Lying es la más poderosa del disco, riffs rápidos predominan, sobre todo en la segunda mitad del tema. La contratarte llega en Darling, una dulce balada acústica.

Otras sensaciones se perciben en Honey, Girl Is A Gun, The Lighthouse, Whispers y la que da nombre al disco, que muestra mejor de qué va toda esta producción. Además, a principios de enero salió una edición especial con tres temas inéditos: Nightmare, que previamente lanzó en 2017; una versión reprise de ese tema y People Dissapear Here.

Sin duda una etapa difícil merece una catarsis en un concepto que sea exactamente igual. Desde la portada te das cuenta que estás ante un álbum distinto, probablemente el mejor de Halsey a la fecha, pero lo mejor de todo es que marca un antecedente al arriesgarse como artista pop y demostrar que no tiene que estar atada a los viejos esquemas del pop. Y el título indica perfecto la etapa en que se encuentra luego del éxito de esta producción: no tuvo el amor y ahora tiene el poder.

Fuente: Cosas que no vienen al caso / Original aquí.

Comments are closed.