Evanescence

RESEÑA | The Bitter Truth, de Evanescence

En algún momento de 2009 Amy Lee reveló que quería reorientar a Evanescence hacia un nuevo sonido, más enfocado hacia el trip hop. Fue hasta 2016 que lo concretó y sin abarcar en su totalidad dicho género. Pero ahora, con The Bitter Truth retoman el camino, aunque con cambios notables.

Ciudad de México, 29 de marzo (MaremotoM).- La carrera de Evanescence ha sido todo menos plana o predecible. Y probablemente la última década ha sido la más diversa y dispersa, mucho ha sucedido desde su tercer álbum de título homónimo, en 2011: la salida del guitarrista Terry Balsamo, la batería quemada en el Knotfest, el coronavirus, pero tal vez lo más importante, el lanzamiento de Synthesis, un álbum con otro sonido al que nos tenían acostumbrados.

En algún momento de 2009 Amy Lee reveló que quería reorientar a Evanescence hacia un nuevo sonido, más enfocado hacia el trip hop. Fue hasta 2016 que lo concretó y sin abarcar en su totalidad dicho género. Pero ahora, con The Bitter Truth retoman el camino, aunque con cambios notables.

Evanescence
The bitter truth, el nuevo disco. Foto: Cortesía

Para empezar, ya no suenan tan oscuros en ningún sentido. Las distintas vivencias de Amy seguramente le dieron material para escribir doce canciones donde el amor, la protesta, el empoderamiento y la belleza dan un sentido distinto al que por años fue el característico.

Musicalmente, si bien hay una inclinación hacia el gothic rock, no es tan presente. Quizá en ciertas orquestaciones, pero nada qué ver con sus primeros discos. Ahora el metal sigue ahí, pero en un estado más puro, sin programaciones o fusiones del estilo. Eso sí, las baladas a piano prevalecieron entre tanto cambio. Ah, y la voz de Amy sigue sonando genial.

Este nuevo álbum presenta a una Amy madura, preocupada por su entorno, pero sin tanta negatividad, como lo retrataba en discos como Fallen y The Open Door. Ahora quiere hablar de salir adelante, ganar las peleas, ser mejor persona, empoderarse. Y no le viene nada mal tomar esa postura en estos tiempos.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

Hay perfiles muy bien definidos como “Far From Heaven”, “Broken Pieces Shine” o “Better Without You” que, aún con los cambios mencionados, dan excelentes indicios de que el Evanescence clásico sigue ahí. También hay cortes como “Feeding The Dark” que retoman el goth rock, siendo este el único caso en todo el disco.

Pero hay otras piezas como “Use My Voice” que busca provocar un cambio en la sociedad, alentando a salir adelante ante la adversidad, y me parece que su letra bien encajaría en temas sociales relacionados con el 8M. “Wasted On You” es un tema de amor, pero que por el sentido de su letra se le relacionó con la pandemia del Coronavirus y el confinamiento consecuente.

Finalmente “The Game Is Over”, “Blind Belief”, “Take Cover “o “Yeah Right” muestran a un Evanescence potente, pero también que acepta su lugar en la música y su búsqueda por un nuevo sonido.

Amy Lee debe DE estar convencida que este es el estilo y sentido que quiere reflejar en Evanescence, por lo que seguramente tomará la misma vía en el futuro. Bueno, me gustaría asegurar eso, pero nunca se sabe con ellos. Lo cierto es que cuando quiera experimentar con nuevos sonidos puede lanzar un disco solista y regresar por siempre a su banda matter para continuar el camino iniciado hace 25 años. Por lo menos aquí queda claro que tienen nuevos bríos y mucha energía para seguir vigentes.

Fuente: Cosas que no vienen al caso / Original aquí.

Comments are closed.