Ajedrez

REYES DEL AJEDREZ | Fischer, Spassky, Najdorf y Maradona

La fusión del fútbol y el ajedrez argentino alcanzó un punto muy alto cuando el maestro Marcelo Reides recreó en un ingenioso problema el gol de Diego Maradona a los ingleses en el Mundial de 1986. Partiendo de la posición que muestra el diagrama, el peón blanco( Maradona) comienza una serie de jaques descubiertos hasta coronar dándole jaque mate al arquero inglés Shilton.

Ciudad de México, 7 de septiembre (MaremotoM).- Hace unos días Juan Pablo Csipka recordó en Página/12  en una excelente nota, el aniversario redondo, los 50 años el primer match entre Bobby Fischer y Boris Spassky. En plena Guerra Fría aquel match atrajo la atención del mundo entero porque se lo tomaba como un símbolo de la lucha entre los modelos contrapuestos del socialismo soviético y el capitalismo norteamericano, aunque los dos ajedrecistas se fueron alejando de aquellas posturas ideológicas.

El cruce tuvo como antecedente el final del Candidatura entre Tigran Petrosian y Fischer que se realizó en Buenos Aires en 1971. La Sala Casacuberta del Teatro Municipal San Martín, que recibía diariamente a unas 3.500 personas, fue el escenario de aquella contienda en la que el juego agresivo de Fischer arrasó con los planteos ultradefensivos de su rival. En términos futboleros eran equivalentes a Brasil e Italia del 70, que justamente habían jugado la final del Mundial un año antes. La venta de juegos de ajedrez rompió todos los records mientras se desarrollaba el match. Se recuerda mucho una foto publicada por el diaro La Nación en la que Fischer juega en una plaza con un grupo de pibes , algunos de los cuales vestían camisetas de Boca y River. Brillaban por entonces Miguel Najdorf, Oscar Panno, Miguel Angel Quinteros, Raúl Sanguinetti, Héctor Decio Rossetto (el papá de la actriz Cecilia Rossetto), Carlos Guimard y Carlos Bielicki entre otros.

Miguel Najdorf
Miguel Najdorf

Najdorf, nacido en Varsovia, tenía 29 años cuando el inicio de la Segunda Guerra Mundial lo sorprendió en Buenos Aires, hacia donde había venido como representante de Polonia para participar de la Olimpiada de ajedrez del 39. Se nacionalizó argentino.

Entre sus hazañas aparece en primer plano la de San Pablo, cuando jugó 45 partidas a ciegas con el objeto de producir una noticia de resonancia universal que le permitiera saber algo de sus familiares. En 1947 (hace 75 años, seguimos con los aniversarios) se enfrentó a 83 rivales porque cuando alguno se fatigaba era reemplazado. Por los parlantes le anunciaban la jugada del adversario y él respondía desde un micrófono de mano. El espectáculo duró 22 horas, 40 minutos. Cuatro médicos lo atendieron en todo ese tiempo (“la verdadera simultánea”, bromeaba él). Ganó 39, partidas entabló 4 y perdió 2. La noticia circuló por todo el mundo, pero sus familiares nunca se enteraron. Luego se supo que habían estado en el gueto de Varsovia y después en los campos de concentración de Treblinka y Auschwitz antes de que se les perdiera el rastro. Najdorf murió el 4 de julio de 1997 (se cumplieron hace poco 25 años).

Te puede interesar:  Qatar: antes, ahora y antes

En los 50 y 60 el ajedrez argentino era potencia mundial. Subcampeón en las olimpiadas de 50, 52 y 54; 4to en el 56; 3ro en el 58: 7mo en el 62, 9no en el 64; 5to en el 1966 y 7mo en el 68.

La tradición ajedrecística de Argentina era muy fuerte. En 1927 (se van a cumplir 95 años dentro de pocos días) se había disputado un match por el título mundial en Buenos Aires entre el cubano Raúl Capablanca y el ruso nacionalizado francés Alexander Alekhine. El genial Capablanca subestimó a su rival que se preparó rigurosamente y terminó ganado 6 a 3 al cabo de 34 partidas (no se contabilizaban las tablas). Más de dos meses duró la lucha, período similar al del primer Fischer-Spassky.

Hoy corren otros vientos. En la reciente olimpiada disputada en India, Argentina terminó en el puesto 33a entre los hombres y 34a entre las mujeres, aunque siguen surgiendo del semillero, de tanto en tanto, jóvenes ajedrecistas con gran futuro.

Tango D10S
El avatar de Maradona. Foto: Cortesía

La fusión del fútbol y el ajedrez argentino alcanzó un punto muy alto cuando el maestro Marcelo Reides recreó en un ingenioso problema el gol de Diego Maradona a los ingleses en el Mundial de 1986. Partiendo de la posición que muestra el diagrama, el peón blanco( Maradona) comienza una serie de jaques descubiertos hasta coronar dándole jaque mate al arquero inglés Shilton.

Así fue como Diego Maradona, de la mano de Reides, se coló en el Olimpo del ajedrez junto con cracks de la talla de Fischer, Spassky y Najdorf.

Fischer-Spassky, 1972, 6ta partida

1.c4 e6 2.Cf3 d5 3.d4 Cf6 4.Cc3 Ae7 5.Ag5 0–0 6.e3 h6 7.Ah4 b6 8.cxd5 Cxd5 9.Axe7 Dxe7 10.Cxd5 exd5 11.Tc1 Ae6 12.Da4 c5 13.Da3 Tc8 14.Ab5 a6 15.dxc5 bxc5 16.0–0 Ta7 17.Ae2 Cd7 18.Cd4 Df8 19.Cxe6 fxe6 20.e4 d4 21.f4 De7 22.e5 Tb8 23.Ac4 Rh8 24.Dh3 Cf8 25.b3 a5 26.f5 exf5 27.Txf5 Ch7 28.Tcf1 Dd8 29.Dg3 Te7 30.h4 Tbb7 31.e6 Tbc7 32.De5 De8 33.a4 Dd8 34.T1f2 De8 35.T2f3 Dd8 36.Ad3 De8 37.De4 Cf6 38.Txf6 gxf6 39.Txf6 Rg8 40.Ac4 Rh8 41.Df4 1–0.

Fuente: Página 12 / Original aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*