Rubén Blades

Rubén Blades cree que Latinoamérica está en un proceso de evolución que todavía no termina

Mañana se presenta con la Big band de Roberto Delgado en el Auditorio Nacional, en el marco de su gira destinada a recrear el poderoso sonido de las orquestas de los ’50.

Ciudad de México, 19 de noviembre (MaremotoM).- La cita era a la 1 de la tarde. Iba a dar una conferencia de prensa el panameño Rubén Blades, quien a los 71 años todavía tiene cosas para decir y cantar. Fue al principio un reencuentro con viejos y destacados periodistas, como Rocío Macías (La Crónica), como Juan José Olivares (La Jornada), como Adriana Jiménez (Milenio), como Juan Carlos García (Reforma), en un mundo de muchos fotógrafos y gente que adora al músico, actor, abogado y ex Secretario de turismo de Panamá.

Rubén Blades
El concierto, mañana en el Auditorio Nacional. Foto: Cortesía

Precisamente mañana, Blades tocará en el Auditorio Nacional un concierto de su gira: “Rubén Blades con Roberto Delgado Salsa Big Band”, en la que además de interpretar sus grandes éxitos, estará enfocado en recobrar el poderoso sonido de las orquestas de los 50.

Dice que uno se deja morir y se vuelve viejo cuando pierde la curiosidad, algo que a él no le sucede y por eso también cantará con la banda de Kansas City Making Movies, de origen panameño, fundada por los hermanos Enrique y Diego Chi, también presentes en la conferencia de prensa. Juntos grabaron la canción “No te calles”, una letra de denuncia hecha por el célebre cantautor.

LA DISCOGRAFÍA

Rubén Blades, que esta mañana estuvo con los chicos de una escuela en Tepito, grabó entre enero y abril de 2017 el disco Salsa Big Band con la orquesta de su compatriota Roberto Delgado. Desde Maestra Vida (1980), cuando une el formato de la música clásica y la ópera con la salsa tradicional, pasando por su versión personal de los cuentos de Gabriel García Márquez en Agua de Luna (1986) y cuando lleva a cabo un disco compuesto, en su mayoría, por temas y sonidos estrictamente panameños en La Rosa de los Vientos (1996), Blades nos demuestra que siempre ha estado en un proceso musical de reconstrucción y evolución de un género que es parte de su vida.

Su experimentación continúa en proyectos tan íntimos como Tiempos (1999) y en ese recorrido por diversas patrias sonoras que es Mundo (2002). Con discos como Eba Say Aja (2012) con Cheo Feliciano, se toma en serio retomar canciones propias y pasarlas por otros registros. Esta línea de trabajo se amplía aún más cuando se atreve a transitar sus temas por rutas argentinas en Tangos (2014) para luego con Son de Panamá (2015) y Salsa Big Band volver a sus orígenes y a su amor manifiesto por la salsa.

Este concierto por México promete un recorrido por los éxitos de siempre y muchas sorpresas musicales y visuales. La Big Band dirigida por Roberto Delgado está compuesta por el propio Delgado (arreglos, bajo y coros), Juan Berna (piano), Marcos Barraza (congas y coros), Carlos Pérez-Bidó (timbales y coros), Raúl Rivera (bongó y campana), Ademir Berrocal (batería y coros), Luis Enrique Becerra (teclados y coros); Juan Carlos López, Alejandro Castillo, Roberto Ruiz, Emaus Montero (trompetas); Francisco Delvecchio, Avenicio Núñez, Idígoras Bethancourt, Higinio Flores (trombones), Carlos Ubarte (saxos barítono y soprano), Iván Navarro y Luis Carlos Pérez (saxos tenor); Carlos Agrazal y Miguel Arauz (saxos alto).

Más allá de la música, siempre es una excelente ocasión para que el panameño se encuentre con los periodistas mexicanos, a quienes les habló en principio de Latinoamérica, con un discurso un tanto político, sin hablar de Evo Morales ni de los actores que están dirimiendo una guerra feroz por el control del continente. Al contrario, cree Rubén Blades “estamos en un proceso de evolución, somos una criatura todavía. Panamá se constituyó en una república en 1903. Estamos en un proceso de evolución que no ha terminado todavía”, dijo.

“Cuando salió mi primer disco, en 1969, estaba la canción ‘Juan González’, un guerrillero asesinado por el ejército, por supuesto que no iba a encontrar difusión en un continente donde había 15 dictaduras. Hemos visto a la izquierda ganar elecciones en el sur del continente, hemos visto a un presidente negro en los Estados Unidos…va a haber más cambios. Uno de nuestros graves problemas es que estamos trabajando con modelos obsoletos de administración pública, necesitamos un nuevo paradigma de administración y por otro lado la gente esta muy consciente en la necesidad de participar en una forma cívica”, agregó.

Te puede interesar:  Argelia Fragoso, la voz de oro de Cuba, se presenta en el Foro del Tejedor  

Acerca de la pregunta que todo el mundo le hace de si será el candidato a presidente de Panamá, puso en duda la pregunta. Él ya fue durante cinco años el Secretario de Turismo de la Nación, para “servir a mi país”. Algo que lo hizo “mejor persona”, pero para ser presidente “yo tengo 71 años, en cinco años más, si todo va bien, tendré 76, hay que ver cómo están las cosas, pero el servicio para el país no es sólo presentarse para ser presidente. No sé qué voy a hacer”, afirmó.

A propósito del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Blades dijo ser una persona “racional”. “En mi opinión no debe ganar, pero no creo que él represente al país en forma electoral. Ahora mismo hay un malestar general, pero no quiero decir nada, ya me equivoqué una vez, aunque creo que la situación está mucho más difícil para él”, dijo.

Rubén Blades
“Yo creo en la gente, creo en la bondad, creo que al final se impondrá eso. No creo que el mundo está creado para el mal”, refrendó. Foto: Cortesía

“Yo creo en la gente, creo en la bondad, creo que al final se impondrá eso. No creo que el mundo está creado para el mal”, refrendó.

Artista de carácter independiente, no dudó en criticar los contratos leoninos de las disqueras cuando él era joven y consideró que el artista “hoy vive su mejor momento”.

“¿Ustedes saben lo que significa ser familiar de Héctor Lavoe y no ser dueña del material que él grabó? ¿O de Ismael Rivera, cuyo talento era de él y no del señor disquero? Es de una injusticia increíble, que nunca se corrigió. Nos daban un adelanto para hacer el disco, se cobraban todo el material invertido y luego se quedaban con el disco. La canción “Pedro Navaja” es mía, pero el master con el que la grabé no. Lo que yo hice fue grabar todos mis temas yo mismo, para tener mis propios master y cuando me muera dejárselo a quien se me dé la gana. Fue un periodo difícil, nos pagaban 2 centavos por cada canción, nos daban la posibilidad de la distribución, pero por el otro lado no tenías la posibilidad de disfrutar tu trabajo y tu familia terminaba siendo despojada”, reveló.

“Ahora mismo a lo que hay que cantarle es las cosas que nos hacen seres humanos. Cantarle a la solidaridad, a las posibilidades, denunciar las cosas que están mal, cantar a la gente que se cree sola y seguir haciendo la crónica de la ciudad, que también tiene humor”, dijo.

Los chicos de Tepito le hicieron preguntas excelentes, fue algo extraordinario, dijo Blades, al tiempo que consideró que a su edad, cada vez le llegan menos papeles de Hollywood, salvo el de abuelo para decir cosas de abuelo.

“Yo tuve una carrera como actor un poco inesperada. He trabajado con gente buenísima, mucho mejor que yo, he ganado tres Emmy, he tenido una vida en cine que no sé cómo se produjo. Ahora mismo estoy trabajando en una serie que va por la sexta temporada, Fear the Walking Dead e hice una película ahora, aunque cada vez es más difícil conciliar el cine con la música que hago actualmente, pero por lo menos tuve la satisfacción de trabajar con Robert de Niro, de quien soy muy amigo”, afirmó.

Comments are closed.