Fabiola de la Fuente

Salto de Fe, unos vinos refrescados, dispuestos para los paladares exquisitos

“Le hicimos un refresh, con una manito un poco más moderna. Lo padre de este proyecto es que no es estático. Salto de fe equivale a romper los propios paradigmas”, dice en entrevista.

Ciudad de México, 15 de febrero (MaremotoM).- Unas etiquetas “refrescadas”, un vino con ciertos aires nuevos y el divertimento de Fabiola de la Fuente para llevar adelante un negocio que poco a poco se está convirtiendo en una vocación, al punto de que podemos hablar de este tema durante mucho tiempo y ella dirá, por ejemplo, que “Georgia es una zona donde se descubrieron los primeros vinos”, obsesionados como estamos con esa región del planeta.

¿Qué pasa en este 2020 con los nuevos vinos de Fabiola, Salto de fe?

“Le hicimos un refresh, con una manito un poco más moderna. Lo padre de este proyecto es que no es estático. Salto de fe equivale a romper los propios paradigmas”, dice en entrevista.

Es la misma idea, el vino con música y palabras, pero ahora es un vino un poco más moderno y la botella está un poco modificada. Está cercano a cierto público más juvenil de espíritu, en un caldo que está pensado para adultos contemporáneos.

¿En qué se habrá basado ese refresh?

“Nos adaptamos a lo que la tierra nos da. Por los cambios climáticos, por los calores, nos adaptamos a cómo viene la uva. En 2018 fue un año muy bueno en cuanto a clima, pero tuvimos que cosechar un poco antes para evitar esa ola de calor que vino. Son vinos muy frescos y tiene otra imagen ahora”, cuenta Fabiola.

Los vinos son Tomo 8 y Grapho, con ciertos cambios en la etiqueta, obedeciendo a que De la Fuente es una persona muy inquieta y no le gusta estar estática. “Es un vino de mucha calidad, un vino boutique, apostamos por eso, con este concepto que es único para nosotros”, agrega.

Te puede interesar:  Esther sin h, de Alejandra Islas, ganó el premio a Mejor largometraje documental mexicano 2021 en la XVII Muestra Internacional de Mujeres en el Cine y la TV

¿Cómo relacionas el vino con el negocio?

“Yo me guío mucho por cómo vibro. Le traigo mucha fe al 2020 y en el aspecto de negocio, el 2019 fue como turbulento. Nosotros llevamos ya seis años en esto, le apostamos a la marca y me parece que la redondez del año va a ocurrir en nuestro negocio”, afirma Fabiola de la Fuente.

“Eso de andar sembrando y sembrando, poco a poco vamos a empezar a cosechar. Ya la gente pide el vino, lo cual representa todo un lujo. Esa es la diferencia, andar colocando para que lo quieran, a que te lo pidan porque lo quieren”, agrega.

Expandirse a nuevos lugares es el desafío de la marca y ese desafío encuentra a Fabiola mucho más tranquila.

“Cuando adopté a mi perra, yo estaba muy necia, su entrenamiento me requería mucho tiempo, no nos adaptábamos, era un desastre. Platicando con alguien me dijo, un día algo va a ceder y en ese espacio se van a reencontrar y va a volver a fluir. El año pasado fue muy complicado para el vino, tuvimos muchos cambios y al empezar el 2020 me tuve que reinventar para cambiar la energía”, dice.

Sigue siendo un proyecto chico, con 9 mil botellas en el mercado y encuentra en su hacedora ya no la persona con una visión totalmente romántica de vino, “sino con una visión también de negocios”, afirma.

Comments are closed.