F.G.Hagenbeck

Sangre helada es preguntarnos qué es peor, si el horror del racismo o un horror paranormal: F. G. Haghenbeck

El destino de los alemanes en la fortaleza está en peligro y el de los pobladores de Perote también. Con esta novela F.G. Haghenbeck regresa al género del horror, donde no se sabe si lo más terrible es la parte fantástica o la histórica.

Ciudad de México, 21 de noviembre (MaremotoM).- F. G. Haghenbeck vuelve con Sangre helada y vuelve también a sus temas alemanes, luego de El código Nazi (Planeta), para narrar los hechos de la Segunda Guerra Mundial, en 1943, que cómo consecuencia produjo un confinamiento de migrantes alemanes en la Fortaleza de San Carlos.

Se los acusaba de espías y no se los dejará salir sino hasta terminado el conflicto bélico. Este hecho real se entreteje en una historia donde los personajes ahí recluidos y los pobladores de Perote, Veracruz, han de unir fuerzas para evitar el despertar del dios mexica, Xipe Tótec.

Es un dios prehispánico, un gigante desollado, considerado la parte masculina del universo, la deidad que no muere, solo tira la piel y echa a dormir, esperando renacer y causar el mal.

F.G.Hagenbeck
Sangre helada, editada por Océano. Foto: Cortesía

El destino de los alemanes en la fortaleza está en peligro y el de los pobladores de Perote también. Con esta novela F.G. Haghenbeck regresa al género del horror, donde no se sabe si lo más terrible es la parte fantástica o la histórica.

“Los alemanes eran una comunidad muy grande, tenemos fábricas muy grandes, todas las cafetaleras de Chiapas son alemanes. El tema es que se hicieron varios campos de concentración para japoneses, para alemanes, para chinos. En Perote juntaron 500 personas y los encierran en la Fortaleza de San Carlos, en Veracruz”, cuenta F. G. Haghenbeck.

Claro que están quienes no están encerrados por la corrupción.

“Tú sabes que ahora hay un gran momento para la literatura del terror en todo Latinoamérica, creo que es porque nos ha servido para hablar de otros errores. Sangre helada es preguntarnos qué es peor, si el horror del racismo y la violencia o un horror paranormal, que es un horror con el que ha jugado la escritora Mariana Enríquez”, afirma.

Francisco Haghenbeck nació en la Ciudad de México en 1965. Se ha desempeñado como novelista, cuentista y creador de comics. Fue coescritor y cocreador de Crimson, así como creador y escritor de Alternation y es el único mexicano que ha escrito una versión de Superman para DC Comics. En 2006 recibió el prestigioso premio Otra vuelta de tuerca de novela policiaca; en 2013 fue reconocido con el prestigioso Gourmand Award, de Francia y el Nocte a la mejor novela extranjera en España, también obtuvo el premio José Rubén Romero del INBA en 2014. Es autor de El diablo me obligó, adaptada por Netflix como “Diablero”, Apesta a teen spirit, Querubines en el infierno y Matemáticas para las hadas. Ha publicado Trago amargo, El caso Tequila, Por un puñado de balas, El libro secreto de Frida Kahlo y Deidades menores.

También está el horror de la estupidez. ¿Cómo una persona que tenga el apellido alemán estará conectada con los nazis?

Te puede interesar:  Un grupo cripto compra por más de 3 millones de dólares la copia de un libro de Jodorowsky para realizar una serie (pero algo sale mal)

“Creo que la ficción se enfrenta a un exceso de realidad que abruma. Nunca hubiéramos imaginado a la gente muriéndose por millones. Es a través del horror, que nos miramos a través de un espejo. A nadie le gustaría leer un libro sobre la pandemia, sería un exceso. Si le interesaría leer un libro sobre el que escribe la mexicano-canadiense Silvia Moreno, que escribe sobre una casa gótica en Hidalgo: Mexican Gothic”, expresa.

“Los horrores que están ahora en México son terribles. ¿Los humanos no somos ya suficientemente tremendos para crear nuestro propio error?”, agrega.

“Hay muchos México en México, hay uno alemán, otro japonés, un chino, me gusta regresar a recordárselos por medio de la literatura. También somos un país de migrados y somos muy racistas”, afirma.

F.G.Hagenbeck
¿Los humanos no somos ya suficientemente tremendos para crear nuestro propio error? Foto: Cortesía Facebook

La Segunda Guerra Mundial sigue llamando mucho la atención en los libros, aunque no en libros mexicanos. “Parece que México no haya tenido presencia en esa guerra, pero la tuvo y fue en ese momento que nos volvimos modernos, de ser campiranos a ser modernos”, habla Paco.

“El mal y los secretos están en Sangre Helada. El mal es un dios prehispánico, es una manera de decir que siempre tenemos miedo a lo ajeno, pero el mal está en nosotros”, dice.

“También es cierto que el concepto de maldad no existía en el mundo prehispánico. Los dioses son tan poderosos que ven a los humanos como hormigas y por eso las matan. Eso da más miedo porque es amoral”, agrega.

F.G.Hagenbeck
El escritor también hace series para Netflix. Foto: Cortesía Facebook

“En el caso de Xipe Tótec era terrible, porque mataban a niños, los desollaban para ponernos encima de las esculturas de piedra. También es la pérdida de identidad”, expresa.

“La literatura no la concibo, creo que la llamaría narrativa. Me gustan las narraciones de hombres, de personas, sin ponerles género, puede ser cualquiera. Quizás por eso ahora estoy trabajando en series de televisión”, afirma F.G. Haghenbeck.

“Me gusta la lírica de la narración”, concluye.

Comments are closed.