Élmer Mendoza

Sé que tengo 1000 lectores y tal vez ese premio me haga obtener el 1001: Élmer Mendoza

Los premios animan. Son como esas palmadas decididas. Hola, chico, vas muy bien. En ese sentido, creo que tienen influencias en un mundo de incertidumbre. Sé que tengo 1000 lectores y tal vez ese premio me haga obtener el 1001. Los reconocimientos que he recibido siempre me los tomo así, pues si alguien me ha dado un reconocimiento le voy a demostrar que no se equivocó.

Ciudad de México, 2 de septiembre (MaremotoM).- La FUL 2021 entregará el Premio Juan Crisóstomo Doria a las Humanidades 2021 a Élmer Mendoza, destacado escritor mexicano en cuyas obras retrata el crudo mundo del narcotráfico en México. El también catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) inició su carrera literaria en 1978, su primera novela Un asesino solitario fue publicada en 1999, el testimonio en primera persona del sicario “El Yorch” nos adentran en la violencia, política, poder y conspiración envueltas en uno de los magnicidios que conmocionó al país.

Esa es la motivación del premio a uno de nuestros máximos escritores, para el que los premios “son un elemento para aceptar que mi trabajo está siendo reconocido, además de mis lectores, por personas que piensan que la literatura de un país merece ser impulsada. Hace muchos años mi ciudad me dio una estatuilla, no me acordaré el nombre de ese premio, una persona me dijo entonces que el premio era como una ofensa para mí, Por supuesto que no, imagínese, mi ciudad me reconoce, le contesté”, afirma.

–Te hago esta nota cuando acaba de salir un reportaje en The Guardian hablando precisamente de Philip Roth, un escritor magnífico pero también un poco inseguro

–Espero que tenga elementos esa nota, porque Roth era hipocondríaco, pero también el poeta Walt Whitman se autopromocionaba también, escribía críticas de sus libros de poesía. Era ingenioso. Yo nunca lo haría, pero la poesía no se lee, así que es el autor el que tiene que decir que es un libro maravilloso.

Elmer Mendoza
Los premios animan. Son como esas palmadas decididas. Hola, chico, vas muy bien. En ese sentido, creo que tienen influencias en un mundo de incertidumbre. Sé que tengo 1000 lectores y tal vez ese premio me haga obtener el 1001. Los reconocimientos que he recibido siempre me los tomo así, pues si alguien me ha dado un reconocimiento le voy a demostrar que no se equivocó. Foto: Cortesía

–El otro día leí Salido, de Eduardo Milán, un libro imprescindible, creo yo y tendría que difundirse mucho más

Te puede interesar:  La programación del Festival Internacional Cervantino, Caifanes en la clausura

–Yo he leído a Eduardo Milán, voy a buscar ese libro

–¿Tienen influencia sobre la literatura los premios?

–Animan. Son como esas palmadas decididas. Hola, chico, vas muy bien. En ese sentido, creo que tienen influencias en un mundo de incertidumbre. Sé que tengo 1000 lectores y tal vez ese premio me haga obtener el 1001. Los reconocimientos que he recibido siempre me los tomo así, pues si alguien me ha dado un reconocimiento le voy a demostrar que no se equivocó.

–Este reconocimiento viene de la FUL

–Yo he estado muchas veces en esa feria. Mi universidad ha sido invitada. Ellos han conseguido crear una atmósfera universitaria y yo he firmado libros a jóvenes universitarios, a jóvenes sonrientes, a jóvenes esperanzados. A jóvenes que nunca me habían leído y que alguien los había convencido de que no era una mala idea leer un libro de Élmer Mendoza. Eso me gusta mucho. También me gusta mucho esa ciudad. Cuando yo estudiaba en la Ciudad de México, iba mucho a esa ciudad. No sólo para comer barbacoa, sino que siempre me impactó ese reloj en el medio de la plaza. La primera vez que vi comer a un campesino un taco de gusanos de jumil. Los gusanos se le salían por la boca y yo pensaba: ¿Cómo puede comer eso?

–Ahora están carísimos los gusanos, son de Gourmet

–El campesino me ofreció, pero no lo quise. Comer barbacoa no está tan mal, tampoco.

–Este libro Ella entró por la ventana del baño ha ido muy bien

–Sí, el libro ha entrado en espacios nuevos, las mujeres, por ejemplo, me escriben. Todo lo que tiene que ver con el erotismo, recibí mensajes de mujeres mayores de 60 años que se sintieron jóvenes por la parte de la pelirroja. No es algo que yo haya calculado, pero cuando pasa eso, la literatura tiene sentido. Es una propuesta estética que se convierte en una provocación para las buenas almas y a lo mejor llegué hasta el lector 1002.

Comments are closed.