“Ser madre en un país como México es un acto revolucionario”: Brenda Navarro

“Inteligentísima, deslumbrante y profundamente humana. Así es la literatura de Brenda Navarro, la última gran noticia de las letras mexicanas. Casas vacías está destinada a convertirse en la obra fundamental sobre la realidad que se esconde bajo la idea que tenemos de la maternidad”, dice con gran entusiasmo Emiliano Monge.

Ciudad de México, 30 de octubre (MaremotoM).- ¿Hacer una novela que cuestione el sentido de la madre? ¿Analizar y ver qué posición tiene la mujer frente a la maternidad? Esa es Casas vacías, el libro que acaba de escribir la joven escritora Brenda Navarro, a veces con un sentido sociológico, pero siempre con una cuestión de género, que parece ser la gran lucha que llevan adelante las chicas de hoy.

“Inteligentísima, deslumbrante y profundamente humana. Así es la literatura de Brenda Navarro, la última gran noticia de las letras mexicanas. Casas vacías está destinada a convertirse en la obra fundamental sobre la realidad que se esconde bajo la idea que tenemos de la maternidad”, dice con gran entusiasmo Emiliano Monge.

Lo que es cierto es que la novela tiene ante todo una raíz humana. Es cierto que todas estas preguntas y estas reflexiones las hemos hecho mucho antes que las mujeres hoy salieran a pelear por el diálogo, el debate y por qué se reconozcan sus derechos, pero hay algo que tiene que ver con ser mujer que nos une a todas, más allá de la edad y del tiempo determinado.

Ubicada en un contexto de profunda precariedad física y emocional, la historia de estas dos mujeres, madres del mismo niño, que primero se llama Daniel y que después será rebautizado como Leonel y madres, además, de un mismo vacío, nos confronta con las ideas preconcebidas que tenemos de la intimidad, las violencias familiares, la desigualdad social, la soledad, el acompañamiento, el cuidado, la culpa y el amor.

Brenda Navarro nació en 1982 y Casas vacías es su primera novela. Es fundadora del #EnjambreLiterario, un proyecto editorial enfocado en publicar obras escritas por mujeres.

Brenda Navarro
Brenda Navarro en Casas vacías. Por Sexto Piso. Foto: Cortesía

–Has sacado una novela que ha dado mucho que hablar. Más que en contra de la maternidad, creo que es una novela en contra de la soledad

–Estoy totalmente de acuerdo contigo. La apuesta tendría que ir más allá de las ausencias, de lo que se nos está quitando, lo que se nos está imponiendo y la soledad que tenemos al enfrentar estas decisiones. No hemos podido socializarnos como mujeres, vamos por la vida un poco a tientas, a veces fregándonos la vida en ese intento.

–¿Cómo se te ocurrió esta novela?

–Se me ocurrió porque me parecía como muy importante desde mi posibilidad que es escribir, algo que me gusta mucho, poner en el centro el dolor de las personas que desafortunadamente tienen a personas desaparecidas. Quise hacer una especie de homenaje muy respetuoso a estas mujeres que están siendo olvidadas en el discurso oficial, en las reseñas. Son las grandes olvidadas de este conflicto, en esta guerra contra el Narco. ¿Cómo hacen para sobrevivir? Tendríamos que aprender de ella. Me quise acercar desde la ficción para empatizar con estas mujeres que nos necesitan tanto. En la novela no hablo de estos adultos desaparecidos porque podía ser muy cuestionable. No quería que juzgaran bajo ninguna circunstancia a una persona desaparecida.

Brenda Navarro
La maternidad, que casi siempre asociamos con la felicidad, también puede ser una pesadilla. Foto: Cortesía

–Que desaparezcan a un hijo el dolor siempre es el mismo, pero ¿qué significa un hijo para las clases bajas? Mi hijo logrará todo lo que no logré yo.

–No estoy segura de saber por qué estamos luchando. Las madres tener una vida digna o luchamos para saber si queremos ser madres o no o estamos luchando por todo al mismo tiempo. Creo que deberíamos escuchar a las mujeres que viven en pobreza, quienes a veces son madres porque no tuvieron una educación sexual, no estuvieron en prevención, creo que muchas madres que no tienen la oportunidad de ejercer sus derechos sexuales y reproductivos terminan siendo madres por obligación. No hay muchas alternativas y la maternidad se nos pinta como la cuna preciosa, esta felicidad como casi inventada que no existe en ninguna parte del mundo. Creo que está el objetivo de querer ser otra cosa vía un hijo que en lugar de querer ser madre como tal.

–¿Por qué tantos hijos desaparecidos? ¿Qué sienten esas madres, qué piensan ellas?

–Así es. Es el tema del niño desaparecido en la novela, pero también hay una madre que ha perdido a su niño en un accidente de trabajo. En una manera muy respetuosa traté de ver qué sentiría yo si se me perdiera un hijo y el resultado es este trabajo de ficción. Te lo digo como lectora de esta novela editada por Sexto Piso, ¿qué tal si viéramos no sólo lo que sienten las madres, sino los padres, las hermanas y eso nos lleva a ir por el mundo a ciegas?

Te puede interesar:  Tik Tok hace alianza con ONU Mujeres para crear conciencia sobre la violencia de género

–Está Nagore, que no es hija, es hijastra

–Nagore fue concebida como una esperanza. Ser madre en un país como México es un acto revolucionario. Sostener a un hijo en este país es la cosa más complicada. Los hombres están muy ausentes. Hay muchas madres jefas de familia. Sin embargo, Nagore viene como víctima de la muerte feminicida de su madre, tiene esperanza y pregunta. Y eso a mí me parece la cosa más esperanzadora que hay, cuando alguien quiere respuestas hay un cambio.

Brenda Navarro
Esta mujer se sentía tan dañada que vertía su odio en esta chiquilla. Foto: Cortesía

–La narradora tiene hacia ella sentimientos bastante encontrados, ¿verdad?

–Sí, claro. Creo que cuando tienes dolor no estás buscando quién te lo hizo sino quién te la pague. Esta mujer se sentía tan dañada que vertía su odio en esta chiquilla.

–El tema de la pareja no existe casi…todo es de a uno

–Exactamente. La ausencia de la pareja, aunque esté presente, es determinante para que ella no pueda salir del dolor. Lo importante es el sustento pero cero conexión emocional, es súper doloroso. Esos atisbos de cariño que se tienen el uno al otro, te hace pensar que de pronto se quieren, pero están tan metidas estas violencias estructurales que no saben cómo relacionarse el uno con el otro. Así nos pasa a todas. Somos muy feministas, pero no sabemos cómo relacionarnos sin que medie el tema del poder. ¿Cómo nos desmontamos el poder para relacionarnos con otras personas y tener relaciones nos hagan sentir satisfechas?

–Sacaste el libro donde la madre es sagrada y al mismo tiempo la más atacada

–Hay un amor odio en México hacia la maternidad. Porque eres madre, ya eres mamá y cuando no tienes hijo, no eres madre. Todavía estamos socialmente buscando al padre redentor. Son las mujeres de carne y hueso, contradictorias o no, buenas y malas al mismo tiempo, las que están sosteniendo a este país. Hay un gran menosprecio porque seguimos buscando a este padre que parece que perdimos quién sabe dónde en la Conquista.

Brenda Navarro
¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de ser mamá? Foto: Cortesía

–¿Hay deseo de ser madre?

–Me lo están poniendo súper difícil y existe este deseo irracional es la pregunta que todas nos hacemos. ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de ser mamá? La mayoría son desventajas, sin embargo, ahí vamos. No sabemos por qué. Esa toma de decisiones es revolucionaria en un contexto como el mexicano.

–La toma de decisiones se tiene que dar en un contexto de todos los derechos adquiridos

–Sí, tienes razón. Ese es el punto, que la decisión no esté condicionada al contexto político, social o cultural. Hay muchas mujeres que ni siquiera se lo plantean y no quieren librar esas batallas. Son batallas en las que siempre sales perdiendo si eres mujer. Luego vienen los hijos y te dicen cosas como “yo no pedí nacer”. Aquí, las mujeres son las más empobrecidas.

–El tema laboral es terrible

–El Estado debería generar las oportunidades para ser madres jóvenes y cuando ya eres una mujer con mayor conciencia de ti misma no tengas que tomar esa decisión. Puedas disfrutar la vida. Muchas mujeres ahora están invirtiendo dinero para ser madres a los 40, a los 50. No está pensado este mundo para que se ejerza la maternidad.

–¿Hay más derechos ahora?

–¿Quiénes tienen acceso a estos derechos? Te diría que estamos muy estancadas. Tenemos algunas la fortuna de conversar como lo estamos haciendo tú y yo, pero mucha gente no tiene esa fortuna. Hay que buscar en otros lados, estamos muy lejos de ejercer los derechos.

–No hemos hablado de literatura…¿Casas vacías es una buena novela?

–Creo que Casas vacías en el momento en que salió a la luz, ya no es mi novela. Creo sinceramente que ha sido una novela bastante independiente y que ha ganado muchas lectoras por sí misma. Es una novela que ha sabido conversar muy bien con las lectoras. He aprendido muchas cosas de mi lectora y es lo que me motiva a seguir escribiendo.

Comments are closed.