El David Aguilar

“Si hay algo en México, son cantautoras”: El David Aguilar

A veces cuesta seguirle el tren a David, sobre todo porque presenta adelantos de discos, un EP, un “antiálbum”, es decir, se las ingenia para dar a conocer sus canciones que evidencian la estatura de un artista prolífico.

Ciudad de México, 17 de julio (MaremotoM).- El David Aguilar es uno de nuestros compositores más talentosos y a la vez más movidos del mundo. Acaba de hacer una gira con su colega y amigo Caloncho, ahora presenta Reciente, un álbum de 15 canciones en donde el primer sencillo es “Agradecer”.

A veces cuesta seguirle el tren a David, sobre todo porque presenta adelantos de discos, un EP, un “antiálbum”, es decir, se las ingenia para dar a conocer sus canciones que evidencian la estatura de un artista prolífico.

Reciente es un álbum en donde Aguilar se abrió más a producir y grabar sus propios temas en un modo “hazlo tú mismo” desde su cuarto y también hay otros productores involucrados como Alexandre Cassin, Ulises Hadjis, Pere George, Lucio Mantel, Carles Campi Campón (productor de Jorge Drexler, Natalia Lafourcade, Vetusta Morla), por mencionar algunos.

“Agradecer” lleva una dedicatoria, a Juan Luis Guerra y a Jorge Drexler, en un video dirigido por Cynthia Blanco, especie de falso documental que muestra al hombre más agradecido del mundo.

–¿Ha ido muy bien tu gira con Caloncho?

–La pasé muy bien trabajando con él. Ahora estoy confinado en la colonia Narvarte, en mi casa.

–¿Qué es Reciente?

–Es un álbum de quince canciones y por lo único que están conectadas es que soy el autor. Por la autoría y por la grabación, que ocurrió en los últimos cuatro meses. De ahí en fuera, son canciones multitemáticas, de distintos estilos musicales, estético, hay tantas canciones separadas en el tiempo ahora en un disco.

–¿Qué es agradecer para ti?

–La ruta más corta a la felicidad. Hicimos un video primero, el resto de las canciones también tendrá un video, cada dos o tres semanas lo tenemos previsto. Estoy teniendo una oportunidad de tener una trayectoria como cantautor, bastante luminosa, en el sentido de que tengo acceso a varios artistas que me han inspirado primeramente. Somos herederos de un folclore latinoamericano, de los brasileños, de Atahualpa Yupanqui, de Chabuca Granda…

–También eres de Culiacán

–Ahí hay mucha tradición del canto, aunque yo me considero chilango, llevo 20 años acá. Amo profundamente a la Ciudad de México y obvio que también amo a Sinaloa. Uno puede sacar mucho material para escribir.

El David Aguilar
Reciente, un disco con 15 canciones de diferentes épocas y estilos. Foto: Cortesía

–Sinaloa tiene mucha mirada al sur del continente latinoamericano

–Calculo que debe de haber muchas coincidencias. Como hay coincidencias con Colombia, cuando las mujeres hablan con esa melodía sudamericana.

–¿De qué cosas hablas en tus canciones? En la película Ya no estoy aquí, se escucha mucha música que normalmente no escuchamos…

–Me encantó esa película…A mí me llaman la atención las cosas que tienen que ver con la gente. La estructura de letras son las personas. Desde una perspectiva íntima y los demás discos que considera los fenómenos, promover ideas que necesitan ser propagadas, la sociedad, me encantaría inspirar a los demás.

Te puede interesar:  Andry Kiddos presenta el sencillo Con otro

–La inspiración no es lo que has enseñado en el Colegio Berklee sobre la composición de canciones…

–Yo siento que lo que hay que aprender de la canción es ser honesto y decir las cosas sin muchos rodeos. La canción no se presta para perder der el tiempo. Decirlo rápido y en concreto, es difícil condensar un universo en 3 minutos. La canción es un camino infinito y no tiene academia, para la canción nunca vas a ver una licenciatura. La canción es milenaria y popular. Por eso me atrae tanto, porque es muy difícil de descifrar.

–Además ingresa también el oyente. ¿Cuándo sabes que una canción le va a pegar al auditorio? El otro día escuchaba la canción “Mandolín”, de Príncipe Pena y es increíble cómo está traspasando fronteras…

–Gustavo Pena me encanta. Nadie sabe lo que va a pasar con una canción. Un maestro mío siempre decía: “Una canción me dejó un departamento en la Nápoles y me hizo perder toda mi familia”.

–Le dedicas a Juan Luis Guerra y a Jorge Drexler

–Las canciones de hipocondríacos y que son bailables me encantan de Juan Luis Guerra. Tienen mucho humor, mis canciones se inspiran en él. Y Drexler tiene más que ver en el tema de la letra. Por eso los veo tan presentes en la canción “Agradecer”.

El David Aguilar
Agradecer es la ruta más corta a la felicidad. Foto: Cortesía

–¿Hay alguna intención de hacer contactos con la canción brasileña?

–Hay un cantautor de Río de Janeiro que se llama Rubel y lo estuve escuchando mucho. Me encanta su disco, es de mi generación, me siento muy identificado, acabo de descubrir que él me había escrito. Estoy planificando hacer un viaje por Latinoamérica, pararme en cada capital y quiero pasar a Brasil, para relacionarme con algunos artistas que me interesan mucho. Está, aparte de Rubel, Clarice Falcão, que es de San Pablo…la música brasileña la tengo muy de cerca. Sí quisiera hacer un vínculo con Brasil. Con Natalia Lafourcade tenemos algunas canciones con estilo “bossanova”, porque tenemos influencia de Joao Gilberto, de Chico Buarque, de Caetano Veloso.

–Has nombrado a varias cantautoras mexicanas, ¿tienes predilección por las cantautoras?

–Si hay algo en México, son cantautoras. En bandas de rock, son los varones, pero entre las cantautoras, las mujeres solistas, México es lo que más ha sacado. Háblame de algún cantante que tenga la carrera de Carla Morrison, de Julieta Venegas, de Ximena Sariñana, de Natalia Lafourcade, actualmente. Ahora las mujeres se han hecho solistas y tengo a muchas cantautoras que me parecen genias totales. Una de ellas es Vivir Quintana, tiene una canción que se llama “Canción sin miedo”, es una especie de Chavela Vargas, con infuencia de la música norteña antigua, muy talentosa. Otra que me gusta mucho es Laura Murcia, una cantautora de Iztapalapa, que trae una música que ni siquiera sabes de dónde sale.

Comments are closed.