Prensa Argentina

Si les queda algo de respeto al periodismo, aflojen o serán sepultados por el lodo de la historia

Un análisis de cómo los “periódicos hegemónicos” manejan la información de acuerdo a su conveniencia. En México, pasa exactamente lo mismo. ¿Qué hacer frente a las noticias falsas, a la omisión de noticias, a la basura periodística?

Ciudad de México, 25 de octubre (MaremotoM).- La tergiversación de las noticias que llevan a cabo Infobae, Clarín y La Nación en estos días está llegando a extremos que superan ampliamente el “periodismo de guerra” que llevaron a cabo contra el gobierno de Cristina Kirchner.

La Nación afirma en su titular que quisieron limpiar el mural de Néstor Kirchner en las Ramblas de Mar de Plata y las arruinaron. En realidad, el fascista que gobierna la ciudad intentó borrar el mural y fueron sus empleados los que estropearon todo.

Ni hablar de la manipulación descarada que están llevando a cabo con el caso de las tierras que pertenecen a Dolores Etchevere en Entre Ríos. Presentan como un caso de “toma de tierras” lo que en realidad es una cesión de su legitima heredera de esas tierras a una cooperativa de trabajadores rurales que quiere explotarlas de forma agroecológica.

La justicia no sólo le dio la razón a la propietaria de ese campo, sino que ordenó a su hermano, el ex ministro macrista y dirigente de la Sociedad Rural, que no se acercara a la propiedad, cosa que él violó ya que se cree por encima de la ley y es un fascista recalcitrante.

Te puede interesar:  Almudena y mi mamá

Ayer se lo pudo ver movilizando su séquito de ultras para cerrar el campo, dando órdenes a la policía cual patrón de estancias del siglo XIX y patoteando a todos, incluyendo amenazas de muerte a su propia hermana, a la que le llegaron al extremo de ofrecerle “un salvoconducto” para que saliera de SU propiedad sin daños físicos. Y luego se enojan cuando el gobierno pone en marcha un observadorio, un simple observatorio, de noticias falsas para que el público damnificado por las mentiras pueda tener al menos un lugar donde quejarse.

Esta es la única libertad de prensa que defienden: la de poder mentir sin límites para manipular a una opinión pública que tiene pocos instrumentos en sus manos para defenderse de semejantes canalladas.

Todavía no han rendido cuentas por la cantidad de operaciones basadas en noticias truchas que realizaron durante el gobierno de CFK. Y ahora ya han perdido el poco decoro que les quedaba, después de haber protegido con un manto de silencio todas las salvajadas que llevó a cabo el gobierno de su protegido, Mauricio Macri.

Se nota demasiado, muchachos. Si les queda algo de respeto al periodismo, aflojen o serán sepultados por el lodo de la historia.

Comments are closed.