Jorge Luis Borges

Significa que soy, después de todo, argentino: El misterio esencial de Jorge Luis Borges

Este libro rescata las conversaciones en universidades de los Estados Unidos, con edición y fotografías de Willis Barnstone, nacido el 13 de noviembre de 1927, poeta, helenista, hispanista​ y traductor estadounidense. Es catedrático emérito de Literatura Comparativa, Lengua Española y Portuguesa de la Indiana University.

Ciudad de México, 9 de agosto (MaremotoM).- –Borges, como recordará, hace algunos años tuvimos una conversación en la que usted me dijo algo muy desconcertante. Me dijo: Voy a abandonar la literatura.

Borges: ¿Yo dije eso?

–Sí, eso fue lo que me dijo

–Borges: Bueno, eso me desconcierta a mí

–Permítame recordarle las circunstancias. Estábamos en Oklahoma. Al parecer usted había decidido que iba a dedicarse a buscar petróleo o algo así.

Borges: Ah, sí, claro. Ese es, sin duda, uno de mis hábitos. Es algo que hago continuamente.

–Y luego usted me dijo que iba a dedicar el resto de su vida al estudio de Spinoza y de las sagas escandinavas. Lo cierto es que desde entonces, además de estar tan productivo como siempre, ha escrito también algunos de sus poemas y cuentos más admirables. Ahora bien, la pregunta principal es esta: ¿Sería tan amable de contarnos qué es lo que Borges está haciendo ahora?

Borges: Lamento informarles que sigo escribiendo cuentos y poemas. Y también pienso escribir un libro sobre Swedenborg, no sobre Spinoza. Aunque ambos nombres empiezan con “S”.

­–Sí, pero ¿podría explicarme qué significa su nostalgia por esa llave, por esa puerta en Buenos Aires?

Borges: Significa que soy, después de todo, argentino, un mero argentino, así que extraño a mi país, aunque me siento también muy feliz aquí en los Estados Unidos.

–No, no, discúlpeme, usted está evadiendo la pregunta. No hay segunda intención en lo que digo. ¿Tiene usted alguna declaración que hacer acerca de su estética actual o de su poética actual?

Te puede interesar:  Al sur, una crónica de un lugar mágico, al lado de un cerro encantado

Borges: No, lamento decir que no sigo ninguna estética. Sólo puedo escribir cuentos y poemas. No tengo ninguna teoría. No creo que las teorías sirvan para nada, francamente.

Este es uno de los tantos diálogos antológicos que ha sabido tener Jorge Luis Borges, uno de los escritores más importantes del mundo y que en la década final de su vida emprendió una gira por los Estados Unidos con el fin de participar de una serie de conversaciones organizadas por las universidades más prestigiosas de esa nación (Chicago, Indiana, Columbia y el M.I.T., entre otras).

Una de las cosas que siempre se destaca por la gente que estudia a Borges es precisamente esa capacidad para las respuestas a veces delirantes, humorísticas, otras cargadas de ironía y cuando no de malicia.

Jorge Luis Borges
Editó Lumen. Foto: Cortesía

Este libro Borges: el misterio esencial rescata las conversaciones en universidades de los Estados Unidos, con edición y fotografías de Willis Barnstone, nacido el 13 de noviembre de 1927, poeta, helenista, hispanista​ y traductor estadounidense. Es catedrático emérito de Literatura Comparativa, Lengua Española y Portuguesa de la Indiana University.

Con traducciones de Martín Hadis, el recorrido de este libro editado por Lumen traza una cartografía inquietante: Borges conversa sobre el sentido del universo con un astrofísico, sobre misticismo con un experto en cábala y sobre el difuso límite entre realidad y ficción con escritores y poetas. Asiste a un encuentro en el PEN Club de Nueva York y concede incluso una entrevista a una personalidad televisiva: Dick Cavett. A lo largo de estos encuentros, el escritor argentino evoca sueños y pesadillas, sagas nórdicas, frases del inglés antiguo, la presencia del “otro” y el doble y varios de sus autores favoritos, entre otros temas. El placer intelectual de la conversación lleva a Borges (por lo general renuente a las confidencias) a revelar el significado de símbolos y tramas de varias de sus obras.

Comments are closed.