Superproducción histórica en la TV UNAM: ¡Estrena hoy!

TV UNAM estrena la serie documental El eterno festín, un recorrido por la historia, los barrios y los lugares que se han convertido en emblema culinario de esta capital y como erigir la memoria de una ciudad que tiene un enigma, una vibra, para todos los que viven en ella.

Ciudad de México, 24 de marzo (MaremotoM).- Sergio Muñoz está un poco furioso. El Estado invierte en lo que él considera una superproducción, pero luego no la promueve. Hubo una sola conferencia de TV UNAM, donde presentaron a 10 series, entre ellas “la gastronómica”, aunque no es así, El eterno festín es una serie histórica, que recorre la memoria de una ciudad fascinante.

El programa tiene diez capítulos recoge testimonios históricos, sabores, aromas y anécdotas de lugares emblemáticos de esta ciudad, como Café La Habana, Restaurante Miguel, El Danubio, La Faena y El Barba Azul, entre otros.

La serie es una coproducción de TV UNAM, SPR y Gravedad Cero Films y se transmitirá por la señal de TV UNAM los domingos a las 21:00 horas, con repetición los martes a las 18:30 horas.

La emisión del primer programa, La Rambla, ciudad imaginada, habla de las loncherías, consideradas comúnmente como populares expendios de almuerzo a bajo precio y de muchas otras cosas.

“Esta serie de documentales urbanos busca dejar un testimonio casi arqueológico de una ciudad que está a punto de desaparecer como la conocemos hasta ahora y conllevan la recopilación de imágenes, documentos y entrevistas nunca antes hecha para una serie documental en México”, dice el boletín.

Rafael Catana, uno de los entrevistados para el Café La Habana. Foto: TV UNAM

“Para recopilar la historia pública, política, social y personal que se escribe en los restaurantes, bares, cantinas, merenderos y fondas, los realizadores buscaron lugares con más de ochenta años de funcionamiento a través de los cuales se puede contar, a manera de microhistoria, un periodo histórico que va de la Revolución Mexicana al Movimiento Estudiantil del 68”, agrega.

1.La Rambla, ciudad imaginada. Loncherías, consideradas comúnmente como populares expendios de almuerzo a bajo precio.

2.Seps, embajada del tiempo. Joseph Freyermuth logró salir de su país en la Segunda Guerra Mundial y puso en México un restaurante que se volvió un clásico para políticos, artistas, empresarios, creativos y bohemios.

3.Miguel, las mil y una noches. Un lugar de comida siria, libanesa y árabe.

4.La flor de manzanares. Una pulquería legendaria que hoy ofrece ricos curados del pulque, la bebida sagrada de la cultura mesoamericana.

5.Café Gabi´s, ya se van los gitanos. Un café donde se reunían los gitanos andaluces.

6.Danubio, confesión de parte. El Danubio, fundado por españoles republicanos que llegaron a México con el exilio, nutrió de cultura y de gastronomía a México.

Bar Barba Azul, las leyendas del Barba Azul. Foto: TV UNAM

7.Bar Barba Azul, las leyendas del Barba Azul. En el medio siglo XX de la Ciudad de México todo era una fiesta, un lugar emblemático para los hombres de la época.

8.Café La Habana, de infras y revolucionarios. Un lugar mítico que forma parte de la arqueología urbana.

9.Mi fonda, conflagración mundial. La primera cocina económica instalada en el primer cuadro de la Ciudad de México.

10.La Faena, ¿A dónde irán las memorias? Después de España, el país más taurino es México.

Además de los lugares, se buscó a los personajes que representan la historia de dichos espacios, como Gitanos Platino y Sylvia Pantoja, Carla Ripey, Rafael Catana y Antonio del Conde, El cronista taurino, Katia Tirado, Abraham Castillo, Rafael Costero y los astrónomos del Observatorio Astronómico de Tonanzintla, Armando Ramírez, Jaime Escaba, la bailarina fichera Lucina, los pulqueros de La Merced y la familia Freyermuth, entre otros.

Con una producción de primer nivel, conformada por profesionales de la industria del cine y la mayoría egresado de las escuelas CCC o CUEC y la música de Leoncio Lara Bon, la serie documental El eterno festín se estrena hoy.

Es una serie histórica, más que gastronómica. Foto: TV UNAM

–¿Tiene sentimientos ambivalentes por el estreno de El eterno festín?

–Sí, así es. Lo apresurado del estreno y la poca difusión que hacen las instituciones a productos en los que ya invirtieron el capital, tenemos una parrilla de directores, de ambos géneros y de todas las edades, somos un equipo de producción bastante amplio. Un poco la sensación que tenemos todo, pasa como en el cine –venimos de ahí-, se hacen las inversiones con dinero público, nosotros también ponemos un 10 por ciento y resulta que como en el cine no hay difusión. No hay preparación, no hay campaña, no se genera audiencia y el propio Estado es el mismo que pone el dinero en el boiler. Si tratas así el producto no generas ninguna expectativa.

Te puede interesar:  Ted Bundy no era un genio, era un pobre hombre y un psicópata

–Lo vimos recientemente con Roma, donde el presupuesto de publicidad fue tanto o más que en la película

–Es un desprecio muy grande al trabajo de todo el equipo de producción, que es un trabajo que duró un año. Si tengo una sensación muy ambivalente. Por un lado el estreno y por el otro que no se hizo nada. El Estado mismo tiene medios, el IMER, por ejemplo, Radio Educación.

–¿No se hizo una conferencia de prensa?

–Se hizo una conferencia de prensa a la que no fuimos convocados y se hizo cuatro días antes del estreno. Eso no es un lanzamiento de medios, por supuesto. Hemos hecho otras cosas con verdaderas presentaciones de prensa, con preguntas-respuestas, llevamos los protagonistas y los directores, con los que se hace una dinámica de trabajo. En este caso hicieron una presentación sólo de TV UNAM, a medios, en la que presentaron como 10 series, que se pierden.

Es una serie sobre la memoria y la nostalgia acerca de una ciudad que ya casi desapareció. Foto: TV UNAM

–¿Cómo es El eterno festín?

–En principio no es una serie gastronómica como quisieron venderla. Es una serie histórica, pero más que eso, es una serie sobre la memoria y la nostalgia acerca de una ciudad que ya casi desapareció. Es la ciudad del medio siglo XX mexicano. Una ciudad cosmopolita, donde estaba la industria del cine latinoamericano más fuerte, la industria del teatro musical, la industria del disco, de la radio, una ciudad tan vibrante y tan atroz al mismo tiempo. Una ciudad que atraía a escritores, a músicos, a poetas, de todo el mundo. Para triunfar en Latinoamérica, los cantantes y las orquestas debían pasar por México. No sé en qué consiste esta atracción extraña que ejercen la ciudad de México a los extranjeros, que crean aquí obra.

–Me acuerdo mucho de Roberto Bolaño…

–En el café La Habana. Aunque antes que él estuvo Fidel Castro, tomaba sus cafecitos, furtivamente porque estaba en la clandestinidad aquí. Esas historias las contamos, en el capítulo que dirigió Luciana Kaplan. De hecho, está ahí el hijo de un viejo armero en la ciudad de México, el padre de este armero fue soldado en el ejército que defendió a Madero. En esa armería reparan armas, que es un ejercicio micromético y este hombre recibe a un cliente que comienza a hacerle preguntas. Nace una amistad entre ellos y el hombre le dice que necesita tantas armas y tengo que resolver cómo me lo voy a llevar. El armero recuerda a un yate que estaba destruido, pero era propiedad de él, lo arregla, lo reconstruye, le hace una ingeniería por dentro, ese hombre era Fidel Castro y se va con el Che Guevara a hacer la Revolución en Cuba.

Miguel, un restaurante libanés. Foto: TV UNAM

–¿Qué capítulo veremos hoy?

La Rambla, ciudad imaginada, a lo largo del capítulo, aparecen un montón de fantasmas y de figuras y es el primer capítulo porque es una especie de resumen del siglo XX mexicano. Empieza en los 20 y termina con la inauguración de los Juegos Olímpicos de ’68, 10 días después de la matanza de estudiantes en Tlatelolco. La UNAM se puede ver sin tener cable y el canal 14, del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, que dirige Jenaro Villamil, se ve espectacularmente bien y por ahí también se pasará. Ojalá pueda gustarle al público. Nosotros, en este concepto empresarial que estamos haciendo en Gravedad O, estamos haciendo una propuesta cinematográfica para televisión, de calidad mundial. El año pasado nos seleccionaron en el encuentro INPUT, que es un encuentro muy exclusivo, con una de nuestras series y este año, el mes que entra estaremos en Bangkok, con nuestro programa que se llama Maestros olvidados y en ese encuentro estamos con la BBC, con las televisiones nórdicas, con la de Japón, somos la única casa productora de México que hemos estado cuatro veces en este prestigioso encuentro de trabajo.

Comments are closed.