Alonso Arreola

“Tenemos a un presidente enamorado de los símbolos y se le olvida por completo la condición humana”: Alonso Arreola

“El arte ayuda mucho a transformar cómo vemos la vida”: Denise Gutiérrez, de Hello Seahorse!

Lo miramos ir y partirse en cada cosa que hace. Incluso habla de haberse convertido un poco en restaurantero por BistrotM, la casa de comidas que tiene su mujer, Marión Díaz, para sacar adelante ese negocio en tiempo de pandemias y eso nos conmueve.

Ciudad de México, 15 de septiembre (MaremotoM).- Hacer una entrevista en el Día de la Independencia a un amigo leal tiene un poco el sabor personal, pero lo cierto es que Alonso Arreola, además de alguien querido, es todo un profesional que siempre nos enseña.

Lo miramos ir y partirse en cada cosa que hace. Incluso habla de haberse convertido un poco en restaurantero por BistrotM, la casa de comidas que tiene su mujer, Marión Díaz, para sacar adelante ese negocio en tiempo de pandemias y eso nos conmueve.

Siempre las cosas que hace nos conmueven. Ahora está haciendo un podcast con Denise Gutiérrez, la talentosa cantante de Hello Seahorse!, alguien muy amiga de él y que comparte algunas de sus obsesiones.

El trabajo es inmenso en una cadena que terminará en una casa que ayuda a los animales y pienso en todo lo que estará haciendo para Bajo a voz, en ese contexto inquieto, impulsivo y siempre obsesivo para que las cosas salgan bien.

En este confinamiento donde todo es efímero, donde uno tarda en encontrar las cosas placenteras o entretenidas, Alonso piensa precisamente en esto “pasajero y fugaz”.

“Cuando los conciertos se llevan a cabo en vivo, son presenciales y en realidad son fugaces, pero causan una verdadera grieta en ti. Al ser presenciales y al obligarte a ir a un lugar, el convivir con otras personas, es profundo”, dice.

“Ahora, en la virtualidad, pensamos en esa grieta por acumulación, aunque, sin embargo, su permanencia es mucho mayor. Muchas de las cosas que se producen tienen la espontaneidad del vivo y como se ven a través de una pantalla no causan esa grieta. Hay que tener mucho cuidado precisamente por eso, de pronto mucha gente se está lanzando a crear contenidos sin pensar que se va a quedar mucho tiempo allí”, agrega.

Los cantantes y los músicos, apenas iniciada la pandemia, se largaron a hacer conciertos desde su casa. Fue bueno por un lado y no tan bueno por el otro. Fue Jorge Drexler el encargado de apuntar un concierto por todo lo alto, haciéndolo virtual, pero sin desconocer el sonido, las luces, esos nervios que también son protagonistas cuando uno hace un concierto. Alguien decía, pero yo vi el concierto de Drexler y se equivocó bastante, claro, no significa que no se tenga que equivocar, porque eso pasa en todos los conciertos presenciales, sino el tener una actitud profesional para la música.

Te puede interesar:  Maroon 5 vuelve en marzo al Foro Sol
Alonso Arreola
Agustín Fernández Mallo y Alonso Arreola, se presentarán en el Centro Cultural de España, en el marco del ciclo Bifronte. Foto: Collage

“Hay que tener cuidado, vamos a infravalorar lo que hacemos, aunque está bien que haya quien lo haga. Hay quienes tuvieron una actitud genuina, de generosidad y eso está bien. Pero hay necesidad de irse más lentos, es fácil reaccionar sin darte cuenta de las consecuencias que eso va a tener a futuro”, expresa el escribajista, como le gusta llamar.

“Ahora están tratando de hacer shows virtuales cobrados y es algo más difícil, están los que se hicieron en casa y es un material de acumulación con muchas vidas que puedas tener”, afirma.
Puesto a defender las políticas públicas de cultura, Alonso Arreola está bastante disconforme con el Gobierno actual, más preocupado por los símbolos que por las expresiones creativas de los habitantes. “Tenemos a un Presidente enamorado de los símbolos y se le olvida por completo la condición humana, llena de su propia naturaleza inconsciente y compleja en su propia sociedad”.

“Está claro que este gobierno tiene una visión artística que apela a los ’60, aunque Claudia Sheinbaum ha ido marcando poco a poco su distancia del Gobierno Federal, había iniciativas muy importantes, como el festival Radical Mestizo. Ojalá este tiempo nos sirva para hacer planteamientos de más largo aliento”, agrega.

Es probablemente uno de los mejores bajistas de México (tiene un impulso para tocar pocas veces visto en muchos músicos) y cuando escribe no lo hace mal. ¿Cómo hará para hacer las dos cosas, desde un lugar siempre de calidad?

Alonso Arreola
Tengo una pulsión primaria que podría haberse manifestado en cualquier actividad. Foto: Cortesía

“En realidad siempre las hago desde el mismo lugar. Tengo una pulsión primaria que podría haberse manifestado en cualquier actividad. Ahora, por ejemplo, en la pandemia, nos tuvimos que concentrar mucho en la supervivencia del restaurante de Marión. Para mí todo tiene que ver con la construcción”, describe.

“El bajo se convirtió en el primer gran vehículo que me hizo entender parte de esa personalidad y me hizo expresarme. Yo considero igual mi quehacer literario algo inferior a lo podría haber hecho. Quiero refinar más mi parte literaria, son como explosiones y la ventaja es que ahora perdí la vergüenza. Antes por obsesivo, este falso perfeccionismo que es una inseguridad malsana, ya no me impide mostrarme”, agrega.

Ahora va a hacer un espectáculo con el escritor Agustín Fernández Mallo (“De una brillantez pasmosa”, dice Alonso), para el ciclo Bifronte, organizado por Rocío Cerón, el martes 29 de septiembre, a las 20 horas.

Comments are closed.