Ignacio Gómez Palacio

“Tengo una fascinación un tanto malévola por los francotiradores”: Ignacio Gómez Palacio

Lucio Abreu es un asesino singular, excéntrico y sorprendente. Antes de volarle los sesos a Juan Rosario, sólo había matado una vez. En aquel caso no usó arma. Este fue su segundo y último homicidio. La novela El francotirador en el Palacio Nacional, una novela negra y de aprendizaje.

Ciudad de México, 27 de agosto (MaremotoM).- “Un magnicidio, su planeación, su factura y culminación, en la época política parecida a la que México vive en la actualidad, ponen en marcha una trama de personajes originales, mal nacidos y perversos. Lucio Abreu es un asesino singular, excéntrico y sorprendente. Antes de volarle los sesos a Juan Rosario, sólo había matado una vez. En aquel caso no usó arma. Este fue su segundo y último homicidio”, esa es la sinopsis del libro El francotirador de Palacio Nacional, escrito por Ignacio Gómez Palacio.

Es una novela negra a cargo de este abogado, quien relata entre otras cosas el nuevo Sistema Penal de Juicios Orales en los tiempos actuales.

Ignacio Gómez Palacio
Es una novela negra a cargo de este abogado, quien relata entre otras cosas el nuevo Sistema Penal de Juicios Orales en los tiempos actuales. Foto: Cortesía

–Aquí en México no hay muchas novelas ligadas con la política actual, ¿no le parece?

–Sí, es un tema que se trata por los ensayistas, por los que hacen crónicas, meterse con las novelas, es otro tema.

–¿Cómo se le ocurrió a usted esta novela?

–Posee tres elementos: preparación jurídica que se agrega a haber sido uno de los realizadores de los Juicios Orales en México, estar ligado a la literatura, he publicado cuatro novelas y un libro de cuentos y un tercer elemento es mi fascinación un tanto malévola por los francotiradores. Son personajes muy especiales, es hasta increíble que se mantienen récords sobre los francotiradores. Hay uno que tiene el récord de distancia que mató a un talibán a 2400 metros de distancia. Por el lado de los francotiradores hay dos tipos. Uno que lo hace por un sentido nacionalista, ligado al ejército de su país, pero otro que lo hace por asesino y por el dinero. Quien lo hace en el segundo de los términos está obligado a un crimen perfecto. Este es el tipo de francotirador que está en mi novela. Tiene que ser un asesino muy pulcro: tirar de lejos y no dejar rastro.

–¿Cómo ha sido implementar el Sistema Penal de Juicios Orales?

Te puede interesar:  LECTURAS | Una casa llena de gente, de Mariana Sández

–La reforma era indispensable. Teníamos unos juicios horrendos, tomados de la Santa Inquisición. Se presumía la culpabilidad y la mayoría de los delitos obligaba a la persona a pasar sus días en la cárcel hasta que se celebrara su juicio. Un contador en una empresa fuera acusado por la Dirección General de robarse algo. Esta persona entra a la cárcel, ahí espera su juicio, que dura más de dos años, mientras tanto es sacado a la mesa de prácticas, una especie de jaula, con barrotes, donde lo fotografía la prensa, el hombre puede ser perfectamente inocente. Desde ese momento, los amigos y la familia están avergonzados de él. Cuando lo declaran inocente, tiene la vida absolutamente destrozada. Eso es terrible.

–¿Cómo es la vida de Lucio Abreu, su personaje en El francotirador del Palacio Nacional?

–Hay que preguntarse por Lucio Abreu cómo es que se hace francotirador. Cuáles son sus antecedentes familiares, cuál es su historia. Es un abogado que trabaja en Wall Street, en Nueva York, un abogado colombiano y americano, pero que busca a un cliente que le pague suficiente cantidad como para retirarse por el resto de su vida. Esos clientes existen. Los despachos representan a muchos países en su relación con la banca americana. Esa es una manera de contactar a quien tiene un interés en matar a un candidato presidencial. Llegan a ponerse de acuerdo, pero Lucio además es un abogado especialista en tributación internacional.

Ignacio Gómez Palacio
Hay que preguntarse por Lucio Abreu cómo es que se hace francotirador. Cuáles son sus antecedentes familiares, cuál es su historia. Foto: Cortesía

–Es difícil de todos modos encontrar a un francotirador en México

–Bueno, yo no los he buscado

–Tirarle al Presidente de la Nación sería muy fácil

–Es cierto. Andrés Manuel López Obrador está muy expuesto continuamente. Los francotiradores a eso se dedican. Surgieron en la Primera Guerra Mundial.

–¿Qué clase de novela es El francotirador del Palacio Nacional?

–Es una novela policial y al mismo tiempo en la parte final agregué una crónica de quienes iniciamos los Juicios Orales. A veces un puñado de gente o una sola persona son los que han hecho los grandes cambios de la humanidad. Es un puñado de gente decidida la que ha hecho el cambio de los juicios.

Comments are closed.