Francis Ford Coppola

Toda la fe del cinéfilo está en Francis Ford Coppola: ¡Viva El Padrino III!

Para que el cine vuelva tendremos que rezar a Coppola y hacer que vuelvan directores tan geniales y escritores como Mario Puzo y actores como Al Pacino y todos los que hicieron los padrinos.

Ciudad de México, 27 de febrero (MaremotoM).- Volver a ver el Padrino III es algo que le deseo a cualquier cinéfilo aburrido. Si estamos por comprender El reverendo, con ese siempre excelente actor que es Ethan Hawke y cada vez nos molestamos más por Descuida, yo te cuido, hay que bañarse en agua pura y rezar a nuestro dios Francis Ford Coppola y volver a creer.

El Padrino III
Sofia Coppola tenía entonces 19 años y hoy vemos su gran trabajo en El Padrino III. Foto: Cortesía

El Padrino, incluso III, es un acto de fe cinéfila absolutamente infalible. Recuerdo que cuando se estrenó yo estaba estudiando en esa gloriosa institución la Universidad del Cine, allí en San Telmo y éramos unos sabiondos.

¿Te pasa que cuando Coppola hace algo empiezas a opinar como si hubieras participado en ella?

Algo de eso había en El Padrino III. Que si estaba cansado, que cómo va a poner a la hija, qué bueno que está Andy García (¡con 34 años!), que él va ser el próximo padrino, porque Francis siempre piensa en el futuro.

La verdad que entonces y hoy lo vuelvo a comprobar, no me molesta nada las pretensiones del director ni las circunstancias que rodearon a la filmación de la película. Es una historia que cierra el periplo de los diferentes padrinos y hay gestos sublimes del genio que es Coppola.

El Padrino, incluso III, es un acto de fe cinéfila absolutamente infalible

Siempre que hablo de su genialidad recuerdo que una vez el BAFICI, que cuando la invitaron a la directora de cortometrajes Sofia Coppola, ella dijo que si podía venir con el papá.  “Me acuerdo que Disney lo único que nos pedía era una gran comida en su casa con Francis Ford Coppola. Y así fue, entonces lo de Coppola a mí me permitía negociar otras instancias y yo ya sabía que eso aumentaba mucho el costo del festival. Lo de Coppola, que pareció aumentar mucho, en realidad, facilitó mucho, porque entró como carta de negociación. De repente se me abría el Hotel Plaza. Todo potenciaba el sistema de convenios”, recuerda Ricardo Manetti, el creador del festival, en una entrevista realizada por Beatriz Urraca, de la revista Imagofagia.

El Padrino III
Andy García, el nuevo padrino, en un papel genial e inolvidable. Foto: Cortesía

Más allá de recordar la estada de Coppola en Buenos Aires, regreso a El Padrino III, con esos hechos que quedarán siempre en la memoria del cine. Como cuando Al Pacino (con unos 50 años flamantes, con una capacidad actoral increíble) dice: “Yo quería salirme y de pronto me vuelven a meter”. Como cuando Andy García acepta que ya no puede ver más a su amada prima y llora para adentro en un acto público. La tía Connie, esa que sabe la traición del viejo Altobello (con ese ya desaparecido Eli Wallach -1915-2014), le regala una caja de cannolo, ese viejo postre siciliano: un pequeño tubo de pasta frita relleno de una crema de queso ricotta o mascarpone aromatizado con vainilla, chocolate o pistacho y el viejo traidor muere. Ni que hablar de la escena cuando muere la hija de Corleone (culpable entre otros de haber matado a Fredo, su hermano), en la puerta de la ópera.

Te puede interesar:  Nacho Vegas presenta "El Don de la Ternura"

Claro, hay una nueva versión que había querido Francis Ford Coppola que viéramos entonces: “Mario Puzo’s The Godfather Coda: The Death of Michael Corleone es un reconocimiento del título que Mario y yo preferíamos y de nuestras intenciones originales sobre lo que se convertiría en El padrino: parte III. Para esta versión del final, he creado un nuevo principio y desenlace y he reorganizado algunas escenas, planos y fragmentos musicales. Para mí, con estos cambios  y este metraje y sonido restaurado, es una conclusión más adecuada para El padrino y El padrino: parte II y estoy agradecido a Paramount y Jim Gianopulos [CEO de Paramount] por permitirme revisitarla”, ha dicho Francis Ford Coppola.

Lo que es cierto que he visto la vieja versión, con una desaparecida de la actuación Bridget Fonda y con una muy solvente Sofia Coppola en ese papel que tuvo que hacer merced a la renuncia por enfermedad de Wynona Rider.

El Padrino III
Connie y Altobello. Foto: Cortesía

“Ella muestra cómo sería una hija si tuvieras a este tipo como tu padre, el jefe de una organización criminal. No estaba tan segura de sí misma y está un poco callada. Un poco embrujada. Pensé que estuvo fantástica”, dijo Diane Keaton.

“Creo que si la gente vuelve a ver esta película, verá una interpretación muy honesta, profunda y conmovedora de Sofia. Creo que hay una gran tragedia en el personaje, una actuación muy valiente y estoy muy orgulloso del trabajo que hicimos”, dice Andy García.

Para que el cine vuelva tendremos que rezar a Coppola y hacer que vuelvan directores tan geniales y escritores como Mario Puzo y actores como Al Pacino y todos los que hicieron los padrinos.

Comments are closed.