Aarón Cruz

“Todavía hay gente que le parece incomprensible Thelonious Monk”: Aarón Cruz

 A Love Electric es una banda establecida, ya tenemos nueve años juntos. A principios de año nos fuimos a Alemania, nos fue muy bien, nos recibieron en lugares nuevos, es una banda que viaja y busca abrirse puertas adonde sea que se pueda. Ahora nos encerramos, el disco ya se venía trabajando y tardamos un poco en sacarlo. Lo presentamos de a cachitos, el disco está terminado, se llama Permanent Immigrant. La producción es de Hernán Hecht, que se ha convertido en un productor extraordinario, además de un brutal baterista.

Ciudad de México, 6 de septiembre (MaremotoM).- Hoy que parecía que se había muerto Gary Peacock, ese contrabajista que adoro, donde ese tiempo zen parece sacado de una Caja de Pandora donde nosotros somos personas líquidas, aparece Aarón Cruz, probablemente uno de los mejores bajistas de México.

Nacido en 1970, acaba de sacar el primer sencillo “This is the time”, con su trío A Love Electric, integrado también por Hernán Hecht y Todd Clouser.

El álbum se llama Permanent Immigrant, es el cuarto disco de la banda y esta es una canción representativa del resto del disco.

“This is The Time nos representa a los tres y el riesgo que tomamos. Es una canción peculiar en lo musical y no es la más accesible del disco. El mensaje de “basta” en un sentido literario, significó una buena manera de introducir el contenido del disco”, ha dicho A Love Electric, en un boletín de prensa.

Escuchar el tema es trasladarse a ese universo que plantea A Love Electric, probablemente ahora mucho más evolucionado porque hace bastante tiempo que están juntos; son los tres muy diferentes, lo que permite nutrir al grupo con distintas energías y como verdaderos emigrantes tienen la raíz del disco en sus instrumentos.

A propósito de la salida del disco, fuimos a entrevistar a Aarón, un bajista de jazz como primera apreciación, pero él ha hecho un montón de otros géneros. “Más que un bajista de jazz, que es la música que siempre me llamó la atención, primero que nada quiero creer que soy un bajista, un músico”, dice.

“Respeto a los músicos de diversos campos y siempre he aprendido de ellos”, agrega.

Aarón Cruz
Hace nueva años que estamos juntos. Foto: Cortesía Jesús Cornejo

–¿Cómo dirías que está la música mexicana en estos momentos?

–Hay muchas cosas que están pasando. Ya definirla es difícil, están pasando por regiones muchas cosas, me gusta ver que sigue en movimiento aun con este tiempo tan crítico y de reclusión. La gente provoca encuentros virtuales y después de la cuarentena van a salir muchas cosas que se han creado en el encerramiento.

–Eso suena bastante optimista… Entre los músicos hemos lamentado muchísimo la pérdida de esos grandes ídolos del jazz ¿No hay en el medio como un limbo?

–Los procesos son muy lentos y la aceptación de lo que está pasando. Hay una cierta miopía y la gente tarda mucho en aceptarla. He estado dando clases y veo a una enorme cantidad de talentos, que están haciendo cosas importantes, pero para que esto llegue al público va a pasar mucho tiempo. Todavía hay gente que le parece incomprensible Thelonious Monk, hay gente que no comprende a Wayne Shorter, cuando hace la música que va al futuro. También hay necesidad nostálgica de lo que ya se conoce, que hay que atreverse a cambiar un poco.

Te puede interesar:  A un año de la muerte de Diego Maradona | Las imágenes del 10
Aarón Cruz
Mi labor como alguien con un poco más de experiencia es enseñar la conciencia histórica, escuchar a los grandes creadores. Foto: Cortesía Jesús Cornejo

–Las nuevas generaciones no han escuchado hablar del Holocausto, a las nuevas generaciones tienes que recordarle quién fue Charlie Haden

–Mi labor como alguien con un poco más de experiencia es enseñar la conciencia histórica, escuchar a los grandes creadores, ver el porqué de su sonido y verse reflejados en ellos. Ahora hay mucha información y eso genera mucha confusión. Cada individuo tiene una cantidad de asimilación diferente.

–Me pasa a veces, es cierto, estar muy confundida, tengo Spotify y creo que no tengo nada que escuchar…

–Bueno, cada uno reacciona de manera diferente. Me gusta sorprenderme con cosas nuevas, diferentes. Un sello disquero que sigo toda la vida es ECM, liderado por el contrabajista Manfred Eicher, que se ha dado a la tarea de seguir grabando música maravillosa. No sólo de jazz, sino barroca, clásica. Ya no tienes que ir a la tienda a buscar los discos que trajeron, ahora están todo en lo digital. Me dejo sorprender por músicos que no conozco y descubro enormes obras de arte. Me gusta oírlas enteras, soy un melómano, no la costumbre actual de oír un cachito. Este encierro nos recuperó la capacidad de estar en silencio, algo que me gusta y gracias a eso, escuchar música.

–¿Hay bajistas desesperados como antes, como Jaco Pastorius, como Flea?

–Hay búsquedas extremas del instrumento, tanto lírica como técnicamente, del español francés Renaud Garcia-Fons, que está llevando el bajo a un nivel brutal, está Adam Ben Ezra que baila y percute con el instrumento, que utiliza loops, se graba a sí mismo…Encuentra otros caminos posibles como instrumento solista. Uno de mis ídolos es Anders Jormin, a quien nadie conoce, el contrabajista del grupo de Bobo Stenson, en fin, cada quien va eligiendo a sus héroes. También hay muchas mujeres, extraordinarias bajistas.

–Tú estás casado con una poeta y tu bajo tiene un gran costado lírico ¿La poesía te influyó?

–Totalmente, podría decir por momentos que la poesía es más importante que la música. La comida, la vida, las amistades, todo eso nutre a la música. Hace poco en el twitter el escritor Guillermo Arriaga pone a una cantidad de hechos artísticos y al lado el hashtag #escribir así. Uno aspira a tocar así.

–Acabas de sacar un sencillo con A Love Electric, háblame de la banda

–Bueno, es una banda establecida, ya tenemos nueve años juntos. A principios de año nos fuimos a Alemania, nos fue muy bien, nos recibieron en lugares nuevos, es una banda que viaja y busca abrirse puertas adonde sea que se pueda. Ahora nos encerramos, el disco ya se venía trabajando y tardamos un poco en sacarlo. Lo presentamos de a cachitos, el disco está terminado, se llama Permanent Immigrant. La producción es de Hernán Hecht, que se ha convertido en un productor extraordinario, además de un brutal baterista.

Aarón Cruz
Uno de mis ídolos es Anders Jormin, a quien nadie conoce, el contrabajista del grupo de Bobo Stenson. Foto: Cortesía Jesús Cornejo

–Son tres músicos tan distintos ¿La banda ha evolucionado?

–Cada disco es una foto de la banda en ese momento. Hemos evolucionado porque este disco no tiene nada que ver con los primeros discos de la banda. Ha evolucionado en el sentido de que Hernán es el productor de los últimos tres discos, Todd Clouser sigue fortaleciéndose como un autor de canciones bellísimas y muy buenas, la sonoridad del trío se va aclarando.

Comments are closed.