Antonio León

“Todo es una gran fiesta”, afirma Antonio León, autor de Consomé de piraña

La poesía mexicana ha alcanzado unos niveles extraordinarios y Antonio cree que “hay una atención a gente que no estamos produciendo en el centro, eso le multiplicidad de voces a la poesía”, afirma.

Guadalajara, 3 de diciembre (MaremotoM).- Consomé de piraña es uno de los mejores libros que se han hecho en el 2021. Probablemente no esté en ninguna encuesta de fines de año y muchos se lo queden sin leer, pero su autor, Antonio León, podrá mirar esos campos desérticos del lugar donde nació y llamarse a resguardo. Por un tiempo, él podrá ser llamado el gran poeta que siempre fue y ahora ha hecho uno de esos libros mundiales (como El impala rojo) que lo pueden hacer descansar.

Eso escribía hace un mes, en ocasión de hacerle la entrevista para la Casa Universitaria del Libro (CASUL) y ahora está en la mismísima Feria Internacional del Libro en Guadalajara para acompañar a su amiga Elma Correa (ganadora del Premio Juan José Arreola) y para presentar su enorme libro.

La poesía mexicana ha alcanzado unos niveles extraordinarios y Antonio cree que “hay una atención a gente que no estamos produciendo en el centro, eso le da multiplicidad de voces a la poesía”, afirma.

Antonio León
Antonio León, poeta del norte y disidente. Foto: Cortesía

“Participamos de un género que a veces es opaco, que va lento, ¿quién quiere eso en una sociedad que va premiando a lo que va en chinga? En ese contexto voltear a otros puntos del país para ver lo que estamos haciendo los pobladores del lenguaje, crea una diversidad. Este es un país de grandes poetas, me gusta pensar en una tradición de búsquedas, si nos vamos a quedar en comunicar o hacer poesía de lenguaje y todo eso causa una agitación”, agrega.

Te puede interesar:  Me hice artista fortuitamente, presenté mi trabajo y fue un éxito: Sergio Cruz Durán
Antonio León
Consomé de piraña, editado por Carruaje de pájaros. Foto: Cortesía

Lo que le digo a Antonio que últimamente han aparecido grandes y nuevos poetas. “Somos una generación de escritores que estamos escribiendo en nuestros tiempos muertos. Yo le digo a los poetas que no hay un tiempo especial para hacerlo. Ahora es el momento”, afirma.

“Tenemos que perderle el miedo a decir que la palabra tiene un valor y venimos de generaciones que ejercían su derecho a la palabra escrita. Mis abuelos escribían grandes cartas y usaban ese derecho, que se ha perdido mucho”, expresa.

Escribió este libro durante la carretera, en 2018, cuando fue invitado a un encuentro de escritores en Sinaloa, donde estuvo con el editor y poeta Fernando Trejo, quien le propuso publicar un libro.

“Fue un libro de poemas sueltos y salió este trabajo que Jorge Ortega lo nombró un poco bravucón. Para mí tiene una lectura nostálgica, está el humor, está el absurdo, pero tiene esa mirada que añora lo que no pudo ser. Hay una serie española que se llama Princesas, en donde uno de los personajes llora de lo bonitas que iban a ser esas cosas que ella soñaba y no se cumplieron”, dice Antonio.

Dice que la poesía no ayuda para nada, pero a él lo ha ayudado a ser eternamente joven. Tiene 44 años, pero parece de 30, hablando de que “compartir el lenguaje es algo increíble, yo soy un chico de un valle que se encontró la poesía en una biblioteca pública. Partiendo de ahí, todo es una gran fiesta”, concluye León.

Comments are closed.