Trino Camacho

Trino Camacho: “El humor nos puede salvar”, entre los podcast y el Hay Festival

Trino es otro de los invitados en el Hay Festival, donde junto a otros ilustradores dibujará el 8 de septiembre en una exquisita interacción con el público.

Ciudad de México, 25 de junio (MaremotoM).- El humor de este artista insustituible, verdadera figura de la cultura mexicana contemporánea, no depende más que de sus ganas de hablar de determinadas cosas o personas.

Trino puede hacer humor con lo que se le ocurra, porque su pluma y su capacidad de hacer hilarante cualquier situación cotidiana gozan de una pureza propia de quien ha dibujado ya mucho, ha escrito ya lo suficiente.

Lo suyo, lo realmente suyo, es aflojarnos las mandíbulas y las dentaduras en un ejercicio que, si bien no evitará que el planeta se haga trizas, al menos nos otorgará un mejor semblante cuando todo esto, finalmente, acabe.

Defiende a Andrés Manuel López Obrador, porque al fin y al cabo por él votó, sin por supuesto abandonar el espíritu crítico que lo domina y liberarse un poco de ese dibujante político en el que no cree ni exacerba.

Trino Camacho
Con su amigo Jis. Foto: Facebook

Se ha peleado con algunos escritores, en momentos que ya no está para pelearse con nadie, tiene muchas cosas en la semana (un podcast para Netflix, la tira para El Financiero y un programa de YouTube con Jis, donde dan un poco el radar de su cultura, de las cosas en las que piensan) y se le ha dado por hacer vinos. Tiene el Propio y pronto el In-Propio, en una aventura que lejos de hacerlo millonario le da algunos dolores de cabeza.

Estará en el Hay Festival de Querétaro, donde se presentará el 8 de septiembre, junto al Dr. Alderete, Elisa Arguilé, Bef, Renata Martínez Fonseca y Trino, aceptando el desafío de improvisar dibujos e ilustraciones en vivo, creando con la pluma y las palabras un ambiente abierto a interacción con el público.

“Entre los temas de su obra, las vivencias de la cotidianidad, las ocurrencias del momento y las sugerencias del público, se irá ilustrando la tarde”, anuncia el festival.

–Supongo que andarás con mil novedades, ¿verdad?

–No tantas. Estoy haciendo ahora podcast para Netflix, en donde platicamos las series. Estoy con Luis Pablo Beauregard y Mariana Linares Cruz. Digo si me gustó tal o cual serie, se puede escuchar en iTunes, Spotify y en la aplicación Así Como Suena. Me estoy yendo a México a grabar una vez por semana y me la paso muy bien. Me gusta mucho la Ciudad de México.

–La radio es genial

–Ya vamos en el episodio 11, hemos hablado de muchos documentales, series, algunas muy buenas, otras bastante malas, pero está muy bien el sistema.

–Todas estas nuevas formas de comunicación y que establecen una comunicación directa con el público

–Yo la verdad es que estamos buscando un patrocinio para La Chora TV, lo hacemos en radio, en la Universidad de Guadalajara, pero también lo hacemos en YouTube, ya llevamos una temporada de 14 episodios. Jis y yo visitamos a amigos nuestros, también estamos ahí incursionando en algo totalmente diferente. No nos gusta estar en un canal de televisión porque te censuran o nos dicen qué cosas tenemos que hacer. Acá hablamos de lo que nos gusta, de drogas, de sexo, hemos entrevistado a gente interesante. Es el proyecto en el que estoy muy metido y lo que hago en el periódico El Financiero, que son mis tiras, de lunes a viernes. Las fábulas de policías y ladrones. Con eso tengo suficiente chamba en la semana.

–Cuando teníamos 20 años no queríamos jefes, ahora que tenemos 50 no queremos jefes

–Exactamente. Lo del Hay Festival, iré de gira con este libro de Luigi Amara, que acabo de hacer, El paraíso de las ratas (Sexto Piso), el que escribió él y yo ilustré. Es mi segundo proyecto que hago con Luigi, ya había hecho con él el libro dedicado al bullying. Con El paraíso de las ratas, quisimos tocar el tema de la corrupción, queríamos salir un poco antes de las elecciones para insistir en no querer regresar a ese tema, pero no salimos. De todas maneras, no importa que haya cambiado el gobierno, la corrupción todavía sigue. La corrupción es algo endémico para México. Es un libro que me gusta mucho porque habla de ratas de cañería, los que siguen robando se están cayendo, los están descubriendo. Me gustaría que el Gobierno, por eso voté por Andrés Manuel López Obrador, sí meta a la cárcel a los rateros. Estoy esperando a ver a Enrique Peña Nieto tras las rejas. A todo el séquito de rateros de cualquier partido, al PRI, a Morena, al PRD. Todos los que sean corruptos, a la cárcel.

Trino Camacho
Jis y Trino, en jam de escritura. Foto: Cortesía

–Estos meses de Andrés Manuel López Obrador, ¿cómo ves el Gobierno?

Te puede interesar:  Tik Tok hace alianza con ONU Mujeres para crear conciencia sobre la violencia de género

–Está muy dubitativo. Me gustaría que Andrés Manuel hiciera una plática semanal, creo que es muy desgastante todos los días. Obviamente, veo que hay una muy buena intención de él pero hay ciertas partes que no me gustan. No me gusta el tema de la cultura, el de la ciencia, que es donde debería apoyar, en donde encuentro menos problemas de corrupción. Llegó con una tijera de recortes. Ahora es muy pronto para juzgarlo, tengo todavía la esperanza de que tome un buen rumbo y que hable menos, que sea más eficiente todo. Ahí va. No es tiempo de juzgar, pero sí es tiempo de criticar. Claro que voy a criticar, porque el poder siempre es criticable. Es el poder que tenemos los caricaturistas, de ser críticos, aunque yo no soy un caricaturista político. Como persona, opino, desde la base del humor, la crítica y seguir siendo críticos. Voy de ladito viendo las cosas y nunca pierdo el sentido del humor, eso es básico.

–A mí lo que me preocupa es la salud. Con el tema de la cultura, he optado por no opinar porque me ha traído muchos problemas

–A mí también. Las redes sociales en vez de ser un camino que se veía interesante, se volvió un juicio sumario de lo que pongas. Enseguida van a tu yugular, es increíble. Tengo mucho respeto a las redes sociales y no pongo casi nada, además no tengo la edad para pelearme con nadie. Tengo una vida leve, a gusto, los enemigos que ya tengo que se queden ahí y mis amigos a los que quiero mucho no quiero perderlos por una opinión. Soy muy cambiante, al otro día puedo pensar de otra manera.

Trino Camacho
Trino en interacción con el público. Foto: Cortesía

–¿A qué personas entrevistaste con Jis?

–Hemos hecho un scouting con nuestros amigos galeros. Hay gente muy interesante, como Paco Barrera, que tiene como un museo. Fuimos a ver la exposición de Guillermo del Toro, hemos entrevistado a artistas emergentes que están haciendo cosas buenísimas, en un futuro ellos serán los que llamen la atención, casi todo es una visión tapatía, porque son los que tenemos más cerca.

–Por otro lado son una fuente de información, poder saber lo que piensan a partir de las notas que hacen

–Sí, hay músicos, hay un personaje que nos encanta que se llama Cornelio García, que tiene un programa en Jalisco que se llama De kiosco en kiosco y él es ranchero, artista y grabador sensacional, que mantiene la esencia del mariachi original, de principios del siglo XIX. Él va de pueblo en pueblo, es muy chistoso, muy ocurrente. Hicimos otro programa con Lynn Fainchtein, es nuestra amiga y hablamos sobre la música en el cine. Siempre hablamos desde el punto de vista personal, lo que se me hace muy divertido, porque tenemos otras preguntas que no tiene el reportero, tenemos la confianza a hablarle de ellos.

–¿Qué piensas de Oribe Peralta, que se fue a las Chivas?

–(risas) Mira, es algo que me tiene sin cuidado. El futbolista ya no es como antes, un amor a la camiseta real, yo no vería a las grandes figuras del Atlas en las Chivas. En realidad, eso ha cambiado muchísimo. Me importa mucho que hayan vendido al Atlas a otro grupo que no es Televisión Azteca.

–¿Cuáles serían tus etiquetas firmes?

–Sigo creyendo en la amistad, en el Atlas, a pesar de los dueños que tuvieron (creo que ahora podrán hacer algo, siempre seré “atlista”), sigo creyendo en el humor, que la gente no pierda ese sentido del humor y esa crítica. Sigo creyendo que tenemos que dar un pasito atrás y ver a este nuevo Gobierno con la crítica. El humor nos va a salvar.

Trino Camacho
Trino en Jam de escritura. Foto: Cortesía

–¿Cuáles son tus historias con las bebidas?

–Tengo un vino que se llama Propio, es un vino que lo hacemos entre Paulina Jarero, una somelier y Toño Alaviaga. Hice la etiqueta, es un vino de Ensenada, un vino razonable, económico, para el diario. Cuesta alrededor de 290 pesos.

–Qué bueno, los vinos mexicanos están carísimos

–Este es un vino para abrir una botella en la noche, tomarlo mientras comes una hamburguesa, una pizza. Y ahora voy a sacar otro que se llama In-Propio, es un vino más potente, de precio más alto, un muy buen vino, estamos experimentado eso. La gente a veces me dice, uy, estás en lo del vino, ya eres millonario, al vino mexicano le cobran muchísimos impuestos y competimos con los vinos argentinos, con los chilenos, con los americanos, con los españoles. Aquí en México debería ser al revés, más baratos los mexicanos para poder entrar en la competencia con estos grandes vinos.

Comments are closed.