William Hurt

Un actor con la eternidad en el rostro, muere William Hurt

William Hurt se me hacía eterno. Una de las cosas que yo siempre veía en su rostro es esa eternidad del tiempo, en un hombre que no fue nada fácil. Bebía mucho. Incluso llegó a tener alguna denuncia por abuso sexual de parte de su compañera de elenco, la actriz Marlee Matlin, quien de todos modos dijo al enterarse de su muerte: “Hemos perdido a un gran actor y trabajar con él en el set de Children of a Lesser God siempre será algo que recordaré con mucho cariño. Me enseñó mucho como actor y fue único”, afirmó.

Ciudad de México, 14 de marzo (MaremotoM).- Las cuatro personas que hicieron esa película Los besos de la mujer arañan están muertos. No está vivo Manuel Puig, el autor del libro. No está vivo Héctor Babenco, el director. No está vivo Raúl Juliá y ayer, el 13 de marzo de 2022, acaba de morir William Hurt.

Tenía 71 años y lo recuerdo sobre todo en Estados Alterados, esa película que creo yo me llevó al cine por primera vez, una fantasía de Ken Russell, por medio de la cual colaríamos muchas de nuestras capacidades de ciencia ficción, de estar en otra dimensión, precisamente, de volar hacia otros espacios porque en ese entonces la dictadura estaba a cada paso.

William Hurt se me hacía eterno. Una de las cosas que yo siempre veía en su rostro es esa eternidad del tiempo, en un hombre que no fue nada fácil. Bebía mucho. Incluso llegó a tener alguna denuncia por abuso sexual de parte de su compañera de elenco, la actriz Marlee Matlin, quien de todos modos dijo al enterarse de su muerte: “Hemos perdido a un gran actor y trabajar con él en el set de Children of a Lesser God siempre será algo que recordaré con mucho cariño. Me enseñó mucho como actor y fue único”, afirmó.

“Con gran tristeza, la familia Hurt lamenta el fallecimiento de William Hurt, amado padre y actor ganador del Oscar, el 13 de marzo de 2022, una semana antes de cumplir 72 años. Murió en paz, entre la familia, por causas naturales. La familia solicita privacidad en este momento”, publicó en un comunicado Will, el hijo del intérprete.

Te puede interesar:  Nerio Barberis, sonidista seleccionado para integrar la Academia de Hollywood

La vida te golpea con estas muertes. Son muertes que como ha dicho Will, aparecen por causas naturales, pero los actores tienen una incidencia en la vida de los otros totalmente inesperada e invaluable.

William Hurt era para mí el cine. Desde su interpretación de Luis Molina en El beso de la mujer araña (1985), hasta sus interpretaciones, todas dignas de la candidatura al Oscar: Detrás de las noticias (1987), Te amaré en silencio (1986) y Una historia violenta (2005), en la que sólo aparecía en pantalla diez minutos.

El intérprete también tuvo papeles destacados en Cuerpos ardientes (1981) Gorky Park (1983), Alice (1990), Hasta el fin del mundo (1991), Cigarros (1995) y Perdidos en el espacio (1996).

En este siglo, Hurt trabajó en Inteligencia artificial (2001), La aldea (2004) y El buen pastor (2006). Como sucedió con varios actores que pasaron a interpretar roles secundarios, el universo Marvel fue tentador para él: interpretó a Thaddeus Ross en Hulk: el hombre increíble y apareció en Capitán América: Civil War, Avengers: Infinity War, Avengers: Endgame y Black Widow. El teatro también fue campo para el talento de Hurt, que actuó en piezas de Shakespeare como Enrique V, Ricardo II y Sueño de una noche de verano. En 1985 recibió una nominación a los premios Tony por Hurlyburly.

“No tengo la intención de perder el tiempo o mi vida. Necesito sentir algo, encontrar un sentido a mi trabajo y la única forma de hacerlo es aceptando proyectos que abordan temas reales que no tienen nada de superficial. En la industria del cine nos enfrentamos continuamente al artificio teniendo en cuenta la esencia de nuestro trabajo. Por eso buscamos la verdad y también comprender mejor las cosas, porque necesitamos comprender la realidad para ser actores”, dijo en una entrevista a propósito del estreno de Late Bloomers, película dirigida por Julie Gavras.

“Me impresionó que la directora, Julie Gavras, cruzase el Atlántico sólo para hablar conmigo”, dijo entonces.

Comments are closed.