The Notorious Big

Un hombre gigante, cuya vida y muerte cabían en la palma de una mano: The Notorious Big

Es llamativo que toda su adolescencia ligada a las drogas, donde llegó a ser casi un “capo” no haya sido la causa de su muerte, sino precisamente las envidias y la culpabilidad (que él no tenía, obviamente) de que antes haya sido asesinado Tupac Shakur.

Ciudad de México, 5 de marzo (MaremotoM).- Una de las cosas que tiene analizar la corta vida de The Notorious B.I.G es ver cuánta influencia tenía de su origen jamaiquino. No es que haya nacido ahí, pero su madre sí y lo llevaba cada año en verano a recorrer esos paisajes y esa gente tan ligada a la música y a la libertad.

Es llamativo que toda su adolescencia ligada a las drogas, donde llegó a ser casi un “capo” no haya sido la causa de su muerte, sino precisamente las envidias y la culpabilidad (que él no tenía, obviamente) de que antes haya sido asesinado Tupac Shakur.

En el documental Biggie: I Got a Story to Tell, que transmite Netflix, aparece por supuesto Sean Combs (Puff Daddy) y a pesar de que no me cae mal, a veces pienso cómo ha sobrevivido sin nunca hacerse cargo de todo lo que pasaba alrededor. ¿Por qué no cuido a Biggie? ¿Por qué siempre él tan bien vestido, tan orgulloso de todo lo que ha logrado, no se ha manchado con nada de la sangre que se ha vertido cerca suyo?

¿O pasa que la música de la calle es lo que ha hecho ricos a Sean Combs y a Jay Z, sólo por nombrar a dos productores talentosos y exitosos?

¿Qué ha pasado con el rap en los Estados Unidos y por qué el asesinato de Notorious, hace ya 20 años, sigue sin estar resuelto?

“La broma corriente sobre los documentales es a menudo cuánto tardan en realizarse. Esta película estuvo a la altura de todos esos estereotipos y nos llevó cuatro años desarrollarla y hacerla.  Esos años estuvimos inmersos en Brooklyn en los 70 hasta los 90. Es fácil ver cuánto ha cambiado Brooklyn desde que Christopher Wallace era un niño, pero también está claro que muchas cosas sobre ser un joven negro en este país no han cambiado”, dijo el director, Emmett Malloy.The Notorious Big

Te puede interesar:  ¿La FIL debería asumir este carácter tan político que le vimos en esta edición?

Lo cierto es que este “gordo y gigante” tenía precisamente una inocencia tan marcada, andaba solo por el mundo diciendo cosas sobre la vida, pero nada sabía, con un carácter y una personalidad tan marcadas, tan generosas, que duele muchísimo su asesinato. Porque por otro lado, ¿por qué fue a Los Ángeles y nadie le dijo que por ahora se guardara, cuando la guerra estaba tan alta?

Biggie, famoso por éxitos que marcaron la historia como “Mo Money Mo Problems”, “Hypnotize”, “Juicy” y “Big poppa”, fue asesinado el 9 de Marzo de 1997 a los 24 años en medio de un tiroteo en Los Ángeles, tan solo 6 meses después de que Tupac Shakur muriera de la misma manera en Las Vegas.

La historia de Christopher Wallace, más conocido como “Biggie” Smalls o the Notorious B.I.G., líder del movimiento hiphopero de la zona este de Estados Unidos a fines del siglo pasado y uno de los raperos más icónicos de los ’90, tiene algunas cosas buenas, como la infancia y como el verlo tan chiquito en su gigantez. Fue un gran artista, fue un enorme ser humano, pero al mismo tiempo, toda su vida y toda su muerte cabían en la palma de una mano.

Decía en su éxito que estaba “listo para morir”, pero no era cierto.  Ready to die, el poderoso álbum debut de 1994, lo consagró como el número uno y fue, por supuesto, el King of Brooklyn.

En el documental faltan sus premios y el grado a qué llegó como artista, con tan sólo 24 años. La madre de Biggie junto con Sean Combs fueron los productores del documental y en ese sentido tampoco se aprecian los lados oscuros del rapero. Tampoco la guerra total entre California y Nueva York, que dejaron a dos de sus máximos ídolos muertos, sin que nadie haya caído preso.

Comments are closed.