F.G.Hagenbeck

Un notable escritor, una excelente persona: Adiós a Paco Haghenbeck

Novelista, cuentista y creador de historietas, Haghenbeck escribió El diablo me obligó, una novela que adaptó para Netflix con el título de Diablero. Entre sus novelas más famosas se encuentran Trago amargo, Aliento a muerte, La primavera del mal, Querubines en el infierno y Matemáticas para las hadas.

Ciudad de México, 4 de abril (MaremotoM).- Hoy veía el noticiero. Todas esas masas comiendo mariscos al borde del mar en Veracruz, toda esta gente que alcanzó el 90 % de los hoteles en Colima, el helicóptero rondando las playas de Acapulco, donde la gente baila pegada y juega vóley o futbol al costado del agua que sin embargo no arrasa el coronavirus.

Recibo una llamada de mi amigo César Silva Márquez, casi llorando me dice que a la 1 le dio un paro cardíaco a F.G. Haghenbeck y que ha muerto su amigo, ese novelista que a todos nos tenía siempre sorprendidos. Por un lado, era un cultor de la novela negra, a la que le entregaba su sangre y su energía, pero al mismo tiempo a veces venía con esas historias sobre los alemanes, perseguidos y perseguidores, sobre los que tanto sabía y de vez en cuando escribía sobre Frida Kahlo con El libro secreto, donde hablaba de una pequeña libreta negra a la que llamaba “El Libro de Hierba Santa” con su colección de recetas de cocina dedicadas a la Santa Muerte. Esta se exhibiría por primera vez en el Palacio de Bellas Artes con motivo de la fecha de su natalicio. El día que se abrió la exhibición al público la libreta desapareció. F.G. Haghenbeck, uno de los escritores más aclamados en México, se inspiró en este hecho y escribió esta maravillosa novela, la cual trae una vez más a la vida a la famosa artista Frida Kahlo.

Siempre nos sorprendía y en su biografía había varios premios como el Bram Stoker y el Premio Nacional de Novela Una vuelta de tuerca, pero siempre aconsejaba que los escritores vieran a las televisoras como grandes empleadores. Era extremadamente solidario, una persona muy querida por sus pares.

Novelista, cuentista y creador de historietas, Haghenbeck escribió El diablo me obligó, una novela que adaptó para Netflix con el título de Diablero. Entre sus novelas más famosas, y que cualquiera que quiera sumergirse en un relato entretenido debe leer, se encuentran Trago amargo, Aliento a muerte, La primavera del mal, Querubines en el infierno y Matemáticas para las hadas.

“Desde antes de que me confiara la traducción de Trago amargo, éramos buenos amigos. La última vez que lo vi fue cuando me dio pases para el estreno de Coco aquí en Bellas Artes, porque sabía que a mi hijo le iba a gustar. Buen viaje, querido Haghenbeck. Te extrañaremos harto”, acaba de escribir la poeta y artista plástica Tanya Huntington.

Magali Velasco, la escritora y docente de Xalapa: “Así te recordaré siempre, tu voz calmada y mirada tierna. Tu conversación divertida y erudita, tu fuerza de espíritu que sostenía el cuerpo. Generoso, amoroso papá y esposo, no podíamos pedir mejor amigo que tú, apoyándonos en situaciones muy difíciles, dando consejos desde el amor y nunca jamás guardándote nada. Te lo dijimos muchas veces, te queremos muchísimo, te adoramos, gracias, gracias y gracias por todo lo que nos compartiste, a César Silva Márquez y a mí nos hiciste mejores personas y quiero pensar que también, escritores”.

Te puede interesar:  La programación del Festival Internacional Cervantino, Caifanes en la clausura

“Es un día muy triste para la literatura negra escrita desde México y disfrutada en todo el mundo. Falleció el gran Francisco Haghenbeck. Creador de uno de los detectives más excéntricos y divertidos que hayan surgido aquí: Sunny Pascal, norteamericano radicado en México”, dijo Martín Solares.

“Se ha muerto el gran Francisco G. Haghenbeck a los 56 años. Uno de los pilares de la novela negra en el país. En algún lugar continuará su aventura espiritual y su charla sobre tragos, detectives y tramas donde ganarán, sin duda, los buenos, como él”, ex la expresión de Jesús Ramón Ibarra, desde Sinaloa, donde extiende este abrazo por toda la República porque ha muerto un escritor, una buena persona y porque no podemos creer que se haya muerto.

Hace poco te hice una entrevista. Fue por Sangre Helada, donde narrabas los hechos de la Segunda Guerra Mundial, en 1943, que cómo consecuencia produjo un confinamiento de migrantes alemanes en la Fortaleza de San Carlos.

“Tú sabes que ahora hay un gran momento para la literatura del terror en todo Latinoamérica, creo que es porque nos ha servido para hablar de otros errores. Sangre helada es preguntarnos qué es peor, si el horror del racismo y la violencia o un horror paranormal, que es un horror con el que ha jugado la escritora Mariana Enríquez”, decías.

F.G.Hagenbeck
El escritor también hace series para Netflix. Foto: Cortesía Facebook

“Creo que la ficción se enfrenta a un exceso de realidad que abruma. Nunca hubiéramos imaginado a la gente muriéndose por millones. Es a través del horror, que nos miramos a través de un espejo. A nadie le gustaría leer un libro sobre la pandemia, sería un exceso. Si le interesaría leer un libro sobre el que escribe la mexicano-canadiense Silvia Moreno, que escribe sobre una casa gótica en Hidalgo: Mexican Gothic”, expresa.

“Los horrores que están ahora en México son terribles. ¿Los humanos no somos ya suficientemente tremendos para crear nuestro propio error?”, agrega.

“Hay muchos México en México, hay uno alemán, otro japonés, un chino, me gusta regresar a recordárselos por medio de la literatura. También somos un país de migrados y somos muy racistas”, afirma. “La literatura no la concibo, creo que la llamaría narrativa. Me gustan las narraciones de hombres, de personas, sin ponerles género, puede ser cualquiera. Quizás por eso ahora estoy trabajando en series de televisión. Me gusta la lírica de la narración”, afirmaba F.G. Haghenbeck. Hoy ha muerto. Como dijo la escritora Eve Gil: “Las cosas dieron un giro inesperado y doloroso…se nos fue Francisco Haghenbeck”.

Estas cosas que dan un giro inesperado y doloroso. Quisiera decir palabras graves y altisonantes. Mejor el silencio. Y la pena.

Comments are closed.