11M

Un presidente mentiroso, en un documental sobre un atentado que podría haberse evitado

En esa sonrisa sarcástica que tanto ha identificado el rostro de Aznar puede verse la claridad de este documental, basado en el libro 11-M. La venganza de Al-Qaeda, de Fernando Reinares, experto en terrorismo, el documental revela además las motivaciones de los atentados e identifica a un alto cargo de Al Qaeda, Amer Azizi, como su autor intelectual.

Ciudad de México, 24 de febrero (MaremotoM).- Netflix estrena el documental 11M, en donde entre otras cosas se ve cómo José María Aznar (que no quiso participar en la película), ex presidente de España, es como Mauricio Macri es como Donald Trump, esos hombres que llegan al poder en forma circunstancial y desde ahí mueven los hilos para sus oscuros intereses y para los de su clase.

Siempre, por supuesto, es la clase dominante. Jamás harán nada por el pueblo, tanto así que el atentado del 11 de marzo en Madrid, en la que murieron 192 personas y más de 2000 quedaron heridas, podría haberse evitado si el gobierno de entonces hubiera resguardado al país, haciendo investigaciones y obrando en consecuencia, contra los crímenes terroristas que acciones suyas, sin ningún poder del pueblo, no se hubieran cometido.

En esa sonrisa sarcástica que tanto ha identificado el rostro de Aznar puede verse la claridad de este documental, basado en el libro 11-M. La venganza de Al-Qaeda, de Fernando Reinares, experto en terrorismo, el documental revela además las motivaciones de los atentados e identifica a un alto cargo de Al Qaeda, Amer Azizi, como su autor intelectual.

“Mi investigación de años sobre los atentados de Madrid, culminada siendo miembro del Real Instituto Elcano, proporciona evidencia concluyente sobre la conexión de los terroristas con el mando central de Al Qaeda. También revela que la voluntad de vengarse de España emanó de una gran operación policial contra Al Qaeda llevada a cabo en el país y no fue resultado directo de la Guerra de Irak. El documental captura todo esto espléndidamente y proyecta la verdad que con tanto derecho merecen las víctimas de las bombas en los trenes de Cercanías y que con tanta serenidad necesita el conjunto de la ciudadanía española”, afirmó el autor del libro.

Aunque todo ocurre tan rápido, parece que fue ayer el 11 de marzo del 2004, cuando todo un tren de Madrid fue hecho añicos por bombas accionadas desde teléfonos, contratados por una célula de Al Qaeda, destinada a tomar venganza por el grado de adhesión, como el presidente de Reino Unido, Tony Blair, a la política de George Bush, contra Irak y contra los árabes.

Escrita y dirigida por José Gómez y producida por Villa Lunera Films, Sirius Pictures y Rogue Films, con Kevin Macdonald (ganador de un Oscar y de un BAFTA) junto con David van der Gaag y Jose Gómez como productores ejecutivos, el documental muestra una por una las grandes mentiras del gobierno de Aznar, en momentos que las víctimas trataban de sobrevivir y nada se sabía de los atentados, ni de los que iban a venir, felizmente fracasados por las fuerzas de seguridad.

José María Aznar decía que el atentado del 11M lo había hecho ETA. A partir de allí, durante mucho tiempo (aún hoy, Pablo Casado pone en dudas a los autores del ataque), todo giró alrededor de eso.

¿Qué papel juega la mentira en la alta política? Eso es lo que revela este documental.

Entre los papeles que acaba de entregar a la Fundación Pablo Iglesias, el ex dirigente José Bono, que fuera también candidato a la Secretaría General del PSOE, hace pública una confesión del exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) José Dezcallar a su sucesor, Alberto Saiz, por la cual relata que el Gobierno de Aznar le pidió en el 11M que “dijese que ETA era la autora del atentado”. Así lo relata el periódico Público.

“Yo lo hice pero con la cautela de añadir ‘con toda probabilidad’. Fue un error, pero ellos lo alargaron hasta el día de las elecciones, cuando ya tenían en su poder la furgoneta, la cinta del Corán y habían detenido a tres árabes. Al CNI no nos lo dijeron a su tiempo, toda la información nos llegaba con retraso”, reconoció Dezcallar a Saiz.

Te puede interesar:  López Obrador llama a empezar la campaña para desmontar la Estatua de la Libertad si EE.UU. no indulta a Julian Assange

En esta línea, ha salido a la luz una nota urgente del director del CNI al entonces ministro de Defensa, casi dos meses después de los atentados en Madrid, en la que alertaba que durante el año anterior el Gobierno de Aznar recibió “abundante información” sobre la amenaza terrorista de origen islámico. “Gran parte de la información estaba referida a un peligroso terrorista argelino llamado Alekema Lamari”, quien resultó ser el jefe de la célula terrorista.

“El atentado del 11M se produjo 18 meses después de su puesta en libertad por error. Ya en febrero de 2003 se advirtió que las amenazas que contenían los mensajes de Bin Laden se iban haciendo efectivas y que el nivel de riesgo para España se incrementaba por causa de la posición de nuestro país respecto a Iraq y en marzo el análisis llega más lejos y se alerta al Gobierno de que existen indicios que hacen pensar que la organización de Al-Qaeda puede cometer actos terroristas que tengan relación con el conflicto de Iraq”, reza la misiva enviada por el director del CNI a Bono.

11M
Una película que deberías ver. Foto: Cortesía

Las mentiras se van produciendo una tras otra, al punto de que la TVE, en ese tiempo dominada obviamente por el gobierno derechista, no pasó una entrevista de George Bush, quien fuera con su esposa a brindar solidaridad por el atentado a la embajada de España, porque en el medio decía que según sus servicios de seguridad no era ETA la autora del atentado.

Luego de que el propio servicio de seguridad de España diera cuenta de los árabes, trataran de detenerlos, pero en el medio los terroristas se suicidaron y se llevaron a un policía, el gobierno trató de hacer ver las relaciones que existían entre la célula yihadista y los miembros de ETA. Una gran mentira.

¿Qué papel juega la mentira en la alta política? Eso es lo que revela este documental.

Como bien dice la periodista Angels Barceló: “Siguió mintiendo tras las elecciones que ganó el PSOE, para el PP un gobierno ilegítimo por las circunstancias en las que llegó al poder. Y siguió mintiendo mucho tiempo después ayudado por una parte de la prensa, que elaboró día a día la teoría de la conspiración, despreciando a los muertos y a sus familias, despreciando el dolor de miles de personas. Y no solo no pasó nada entonces, sino que algunos de los artífices de aquella gran mentira, desde la política o desde algunos medios, siguen repitiendo el argumento y regando el odio, cuya semilla se plantó hace quince años”.

Por eso es necesario ver este documental, donde hablan las familias de las víctimas, los servicios de emergencia, los funcionarios en activo y múltiples periodistas y académicos.

El resto, es mentira.

Comments are closed.