Hijos de nazis

Una historia que no es su historia, pero que los ha marcado para siempre: Hijos de nazis

Los hijos de Himmler, Göring, Hess, Frank, Bormann, Hess, Speer y Mengele vivieron durante el Tercer Reich rodeados de privilegios bajo la protección de padres todopoderosos. Desconocían los crímenes que habían cometido estos, pero años más tarde descubrirían su responsabilidad en los mismos.

Ciudad de México, 14 de marzo (MaremotoM).- Uno lleva despierto toda la noche pensando precisamente qué habrá sido de los hijos de los nazis. Parece ser el tema de una película, pero el Holocausto jamás se olvidará y todavía marca heridas y no cierra las que abrió en un contexto donde los neonazis están marcando su presencia en muchos estados de Europa y donde la ultraderecha vuelve todavía a establecer sus paradigmas.

Hoy mismo, mientras la ex presidenta de facto Jeanine Añez era detenida para que responda por las numerosas muertes sucedidas durante su mandato ilegal, denunciaba “ante Bolivia y el mundo, que en un acto de abuso y persecución política el gobierno del MAS me ha mandado arrestar. Me acusa de haber participado en un golpe de estado que nunca ocurrió. Mis oraciones por Bolivia y por todos los bolivianos.”

Hijos de nazis
Hijos de nazis, un libro que no alcanza a cerrar las heridas, pero que hay que leerlo. Foto: Cortesía

Veo la cantidad de fake news en el ascenso de los nazis en Alemania y cómo los medios hoy repiten una y otra vez esa maniobra. Claro, los nazis fueron mucho más allá: mataron a todos los opositores y a los medios a quienes no le gustaban los nazis.

¿Qué habrá sido de los herederos de los que ayer dominaban el mundo y luego fueron despreciados, muertos y pobres? Niklas Frank, precisamente, es hijo del hombre que, como gobernador general de Hitler en la Polonia ocupada (Hans Frank), fue responsable de los campos de exterminio nazi en ese país, ha enfrentado críticamente a su pasado, pero los alemanes no: “Falta coraje moral”, afirma.

Es de este hijo que habla la periodista y abogada Tania Crasnianski en Hijos de nazis, editada por La Esfera de los Libros. Historias que a veces parecen de ciencia ficción, crímenes absurdos que salen de la fantasía, pero no. Hasta 1945 sus padres fueron héroes nacionales. Después de la derrota alemana, pasaron a ser criminales de guerra. Los hijos de Himmler, Göring, Hess, Frank, Bormann, Hess, Speer y Mengele vivieron durante el Tercer Reich rodeados de privilegios bajo la protección de padres todopoderosos. Desconocían los crímenes que habían cometido estos, pero años más tarde descubrirían su responsabilidad en los mismos.

Te puede interesar:  La nueva máscara de las derechas en América Latina debilita a las izquierdas apoltronadas: ¿Kast, Milei y Camacho como paradigma?
Hijos de nazis
Mi padre era un demonio, dice Niklas Frank. Foto: Cortesía

Existen perturbadoras semejanzas entre la hija de Himmler, el cerrado burócrata, iniciador de la Solución Final y la de Göring, el Nerón del nazismo. Ambas siguieron adorando a sus padres, negaron sus crímenes y viven o vivieron la posguerra en Múnich”, dice la autora de este libro fundamental para aclarar la prosecución del mal entre los herederos: “Un libro magnífico sobre un tema particularmente difícil”, ha dicho Le Fígaro.

Hijos de nazis narra la vida cotidiana de los descendientes de altos jerarcas alemanes que sumieron a Europa en una terrible guerra total en la que fueron asesinadas cientos de miles de personas por su condición étnica, política, religiosa o social.

Esta es una obra que refleja con rigor, veracidad y franqueza los pensamientos de aquellos que convivían con los perpetradores del conflicto bélico más terrible del siglo XX a través de crudos testimonios e historias inéditas llenos de responsabilidad, culpa o, incluso, aceptación.

Hijos de nazis
La periodista y abogada Tania Crasnianski, en un libro riguroso y bien escrito. Foto: Cortesía

No sentí tener el derecho de dejar vivos a las mujeres y los niños judíos, de dejar crecer en esos niños a los vengadores que luego matarían a nuestros hijos y nietos. Eso me habría parecido una cobardía. Por lo tanto, la cuestión se resolvió con claridad”, decía con total tranquilidad el Reichsführer SS Heinrich Himmler. Su hija siempre adhirió y contribuyó a la ideología nazi, “una forma de rendir homenaje a la memoria de su padre”, dice Tania.

El libro cuenta los testimonios de ocho hijos de nazis: “Hijos de Himmler, Göring, Hess, Frank, Bormann, Höss, Speer y Mengele. Son hijos del silencio, hijas e hijos de los criminales responsables de las horas más oscuras de la historia contemporánea. Pero esa historia no es su propia historia”, afirma Crasnianski.

Comments are closed.