Una madre perfecta

¿Una madre perfecta frente a una hija que miente y manipula?

Por el otro lado, la tragedia personal tiene que ver con el hecho de ser madre. Hélène viene de una madre mentirosa y manipuladora y quiere ser ella una madre perfecta, hasta que descubre que su hija es mentirosa y manipuladora.

Ciudad de México, 20 de junio (MaremotoM).- La verdad que vi esta serie por el actor Tomer Sisley (1974), un humorista francés de origen judeo alemán y que interpretaba a Largo Winch, personaje creado por el autor belga Jean Van Hamme y el artista gráfico francés Philippe Francq, en las adaptaciones cinematográficas del personaje.​

La verdad es que Tomer pasea su esbelta figura por la serie Una madre perfecta (Netflix), pero todo el peso dramático es para Julie Gayet, la compañera sentimental de François Hollande (y decimos esto porque en su país, Francia, fue muy difundido), una gran actriz y en quien se posa toda la serie, de cuatro capítulos.

Una madre convencida de la inocencia de su hija empieza a descubrir inquietantes verdades a medida que la línea que separa a la víctima del verdugo se desdibuja, en una adaptación de la novela de Nina Darnton, The Perfect Mother, publicado en español como Llamada a medianoche.

Hélène Berg acude muy pronto al llamado de su hija Anya (la hija de Hélène) cuando esta dice que un amante de ella amaneció muerto, al lado de la cama. Ella, al parecer, no tiene nada que ver, pero la policía la acusa.

Con la ayuda de Vincent, el abogado que supo tener amores con Hélène en su juventud y de la que ella se fugó por llevarse muy mal con su madre, comienzan a verse los dimes y diretes de la justicia que en términos prácticos termina creyendo que un inmigrante africano llamado Kamal es el verdadero asesino.

Te puede interesar:  Ese rostro que se negaba a envejecer, muere Héctor Bonilla

Anya va cambiando sus testimonios una y otra vez, hasta que demuestra que el fallecido, Damien Carnau un abusador, la violó.

Por el otro lado, la tragedia personal tiene que ver con el hecho de ser madre. Hélène viene de una madre mentirosa y manipuladora y quiere ser ella una madre perfecta, hasta que descubre que su hija es mentirosa y manipuladora.

Una madre perfecta
Julie Gayet, en un papel magistral. Foto: Cortesía

A la historia de Una madre perfecta (Bélgica) se van sumando más dudas en torno a lo que sucedió la noche del crimen, apareciendo también otros involucrados inesperados, dentro de ellos la hermana de Damien. A partir de ello Hélène comienza a confundirse sin encontrar salida ni qué pensar. Aquí comienza la fuerza de la madre del asesinado, que a pesar de que tiene pocas escenas, tanto ella como la madre de Anya, se encuentran en un punto: no conocen a sus hijos, tienen una idea idílica de sus vástagos y no ven la realidad.

En la última escena, que no vamos a contar para no espoilear, Hélène se queda parada lejos de su hija y lejos de Vincent. No sabe qué hacer. Y nosotros, los espectadores, menos.

La serie Una madre perfecta tiene de reparto a Julie Gayet, Tomer Sisley, Eden Ducourant, Andreas Pietschmann, Cyril Guei y Sylvain Dieuaide, entre otros. Está dirigida por Frédéric Garson, con un guión de Thomas Boullé y Carol Noble.

Comments are closed.