Octavia Spencer

¿Una mujer negra como Rockefeller?: Hecha a sí misma, por Netflix

Octavia Spencer maneja su cuerpo y su voz con una elegancia y una naturalidad increíbles y poco a poco nos inunda con su personalidad inmanente.

Ciudad de México, 31 de marzo (MaremotoM).- La actriz Octavia Spencer es un monumento a la actuación. Todos sus movimientos y sus actos nos van llevando por la historia de Madam C. J. Walker: la primera mujer negra que se volvió millonaria en los Estados Unidos y de la que Netflix ha estrenado una miniserie en cuatro capítulos.

Spencer es por cierto la punta de ese iceberg (cada vez menos real, por cierto) de ese sueño americano por el que mucha gente emigró a esa otrora gran potencia del norte.

Ese sueño por medio del cual tus acciones y tu vehemencia lograban que limpiaras todas las barreras de la realidad a tus intenciones es el nido de Hecha a sí misma, por medio de la cual esta mujer hija de esclavos se convierte en una empresaria del cabello y logra una mansión al lado del millonario John D. Rockefeller, a quien en una última escena le pide consejo de vecinos y él, tan abierto, le contesta como si fuera un sabio.

En fin, el guión no es lo mejor, porque esta mujer llamada Madam C.J. Walker lucha en un mundo hostil, con miles de agresiones a los negros en momentos en que esta raza buscaba un lugar en los Estados Unidos y por supuesto mucho más las mujeres negras, que sólo cocinaban y lavaban a la vera del río a cambio de algún centavo (cuando había un centavo). No habrá sido tan fácil ni tan novelesco su surgimiento, aunque es precisamente por eso que la historia cobra una dimensión extraordinaria.

Es interesante en esta serie como la Walker lucha por las mujeres negras y por las mujeres negras feas, aunque es complicado pensar así y decidir qué es feo o lindo, pero en varias oportunidades Octavia Spencer dice: “Soy una mujer fea” y con esa convicción sigue empeñada ya no sólo en tener una marca para el cabello (ella piensa que una de las condiciones de ser fea es no atender el cabello, tan importante para una mujer negra, en la época en que sufrían problemas de caída del cabello debido a los escasos hábitos de higiene, a la mala alimentación y al uso de productos como la soda cáustica en los jabones y productos para el pelo ), sino además de tener una gran fábrica, destinada a darle trabajo (muy bien pago) a esas mujeres olvidadas.

Te puede interesar:  Michael K.Williams revive con su propia voz en Escenas de mi vida
Octavia Spencer
Hecha a sí misma, una miniserie de Netflix. Foto: Netflix

Ella, huérfana desde pequeña, viuda y rechazada por casi toda la sociedad, encuentra en su propia patrona (Carmen Ejogo / Addie Monroe), una mujer negra pero con rasgos blancos, el desprecio total cuando no le deja vender su producto para el pelo, por no tener “a alguien con semejante apariencia ligada a mi negocio”.

Cada rechazo parece ser un obstáculo inmenso, pero para Sarah va pasando esas dificultades como si fuera un videojuego, en donde subir al propio nivel la hacía ponerse más en contento consigo misma.

A veces ese llegar al fondo posibilita realmente que el ser humano acceda a la cima. Como si sentirse descontenta consigo misma, pudiera ser el alimento con el que armar el terreno para que ella sea Madame Walker.

Es increíble, otra vez, Octavia Spencer. Maneja su cuerpo y su voz con una elegancia y una naturalidad increíbles y poco a poco nos inunda con su personalidad inmanente.

Su tercer matrimonio con Charles Joseph Walker, quien le diera el nombre para sus productos y su fábrica y su éxito, sumado al apoyo de este que tenía grandes conocimientos de publicidad, hicieron el gran camino de la futura millonaria.

Una mujer de todas maneras poco preocupada por el dinero, más interesada en demostrar su capacidad para salir adelante y luchar por su raza.

Octavia Spencer
La miniserie que consagra a la consagrada Octavia Spencer. Foto: Netflix

Todo no se puede en la vida, su esposo la engaña, se divorcian y ella dice algo que quedará en la memoria: “Pensé que eras diferente”.

Madam C. J. Walker murió en 1919 a causa de una insuficiencia renal y su hija Lelia (quien también debe luchar para ser aceptada como es) continuó su empresa.

Comments are closed.