Feral

Una película de terror que indaga sobre el uso y la importancia del lenguaje

La película Feral ha participado en el festival estadounidense Fantastic Fest y su premiere mexicana en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos –en donde ganó el Premio FIPRESCI y el de la competencia México Primero–, y en julio de este año se estrenó en la Cineteca Nacional y en otras salas en Ciudad de México, así como en Guadalajara, Monterrey, Toluca, Hidalgo, Tepoztlán y San Cristóbal de las Casas.

Ciudad de México, 26 de agosto (MaremotoM).- En 1986 el sacerdote Juan Felipe de Jesús documenta en docenas de videocassettes el duro proceso para reincorporar a tres niños salvajes a la sociedad. Sus buenas intenciones son interrumpidas por un trágico incendio que marca el destino de Juan Felipe y de los tres pequeños. Hoy en día, varias incógnitas rodean el caso y los pobladores que vivieron el suceso guardan un misterioso silencio. Esencialmente esta es la historia que nos cuenta la reciente película del director y escritor mexicano Andrés Kaiser, que se estrenó en cines en México durante este mes.

Sin embargo, Feral también es una indagación sobre el uso y la importancia del lenguaje a lo largo de la historia de la humanidad y de cómo el lenguaje es esencial para la convivencia humana. Feral es cinta de terror, construida como un falso documental, que nos da cuenta de la búsqueda de Juan Felipe, un sacerdote que se ha aislado en una inhóspita región montañosa, en donde mantendrá un contacto limitado con los habitantes del pueblo, que es una comunidad pequeña, desconfiada y muy controlada por el párroco local. Elemento que, por supuesto, nos da una clara referencia a Canoa, película esencial de Felipe Cazals de 1975.

En ese ambiente aislado, adonde ha llegado a vivir Juan Felipe de Jesús, se encontrará con un niño feral, un niño que ha vivido y sobrevivido en las montañas completamente aislado del mundo. Un niño que no habla, el cual Juan Felipe recogerá y tratará de educar y enseñarle a hablar, a comunicarse. Meses más tarde, Juan Felipe encontrará a dos niños más atrapados en una de las cuevas de la región. Estos tres niños empezarán a vivir en la cabaña en donde el sacerdote se ha aislado, y en donde intentará educarlos a su manera, tratando de incorporarlos a la vida que el sacerdote considera la más adecuada, la más civilizada.

Feral
Un niño que no habla, el cual Juan Felipe recogerá y tratará de educar y enseñarle a hablar. Foto: Cortesía

Sin embargo, los prejuicios, los miedos, se extienden por el pueblo y todo termina trágicamente. Todo esto se nos será contado por un grupo de documentalistas, de los cuáles no sabremos mucho, pero que intenta reconstruir la historia personal de Juan Felipe, y eso nos permitirá entender justo las preocupaciones y los miedos esenciales que habitan el alma de este sacerdote que está en búsqueda de la santidad y que terminará en medio de una lucha entre el bien y el mal.

La película Feral ha participado en el festival estadounidense Fantastic Fest y su premiere mexicana en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos –en donde ganó el Premio FIPRESCI y el de la competencia México Primero–, y en julio de este año se estrenó en la Cineteca Nacional y en otras salas en Ciudad de México, así como en Guadalajara, Monterrey, Toluca, Hidalgo, Tepoztlán y San Cristóbal de las Casas.

La película cuenta con las actuaciones de Héctor Illanes, Farid Escalante, Kari Romu, Erick Galicia y José Ángel García, entre otros y cuenta con más de 15 locaciones, Feral ofrece una de las representaciones más singulares y detalladas del horror rural en México, producto de las habilidades cinematográficas del equipo técnico y las auténticas interpretaciones del elenco, donde una mezcla de actores y no actores, tanto adultos como infantes, colocan a la audiencia en un universo de horror hiperrealista.

Feral ha cosechado un exitoso paso por festivales de cine en el mundo en donde además de los ya mencionados Fantastic Fest y Festival Internacional de Cine de Los Cabos, destacan también Hola México (Los Ángeles, EEUU), BiFan (Corea del Sur), Raindance Film Festival (Londres, Inglaterra), Scary Movies del Film at Lincoln Center (Nueva York, EEUU), Ravenna Nightmare Film Fest (Rávena, Italia), Macabro (Ciudad de México, México) y Feratum Film Fest (Tlalpujahua, México) y es una producción de Nicole Maynard Pino y Marco Antonio Salgado.

Conversamos con el director Andrés Kaiser y con el protagonista de la película, Héctor Illanes sobre esta nueva película mexicana.

–Andrés, es una película que pasa mucho por la palabra: por la religión, por la psicología, por la deconstrucción que hace el personaje. ¿Cómo fue construir un guion en donde vemos al personaje recorrer estos caminos de la palabra, del análisis personal?

Andrés Kaiser (AK): Fue muy complicado, porque sobre este tema hay muchas obras ya escritas, obras que son muy extensas, hay autores que solo para el tema del origen de la palabra hay miles de páginas escritas, entonces el dilema, era cómo reduces todas esas investigaciones, todas esas reflexiones a una sola imagen, a una secuencia, para que le quede clara la idea al espectador, entonces fue un proceso muy largo, muy difícil, y las primeras versiones del guion eran ladrillos enormes, entonces el reto fue construir una historia que tuviera ese balance justo, en donde se explicará suficientemente las bases teóricas, lógicas, pero que el drama fuera lo que dominará a lo largo de la película.

–Quería preguntarte sobre el uso de las cámaras Beta, que le dan justo a Feral el toque de género de falso documental, ya que me pareció muy importante, para darle el toque de regreso a los años 80, con toda esa tecnología que ya no vemos, pero al mismo tiempo, permite construir la historia de género de terror basado en el falso documental.

AK: Fue una cuestión de investigación, hasta que encontramos una Betacam de los 80 que funcionaba extraordinariamente, pero era la única, entonces cuando filmamos con esta cámara nos daba mucho miedo, porque si la cámara llegaba a fallar, ya no había un lugar en donde conseguir otra, ya no hay repuestos para esta cámara, porque es tecnología prácticamente obsoleta. Fue muy difícil encontrar las cámaras y encontrar la ruta de postproducción, encontrar el balance entre tener la seguridad en el set y al mismo tiempo tener un buen resultado en la película. También fue un proceso de mucha charla con el director de fotografía, con el equipo técnico, que tienen una gran influencia en el proceso de la película, ya que ellos proponían siempre con qué cámaras trabajar, para lograr ese contraste que le permita al espectador realmente ser transportado a diversos mundos.

Te puede interesar:  Fordlandia: la última aventura de Henry Ford

–Quería preguntarte sobre la construcción de la cabaña, que es el escenario principal, en medio del bosque que rodea a la Ciudad de México.

AK: Sí, se construyó en un lugar en donde se terminaba el camino, y fue un esfuerzo sobrehumano, porque había que llevar todo el material, y en alguna ocasión se nos quedó una camioneta varada, por ejemplo. Fue muy complicado, pero justamente eso también era parte de la idea, de que la cabaña estuviera diseñada para que tuviera una buena iluminación, tomando en cuenta el sol entonces hubo también un proceso muy largo de preproducción en el término de diseño de imagen, de cómo se iba a realizar, porque era una película compleja.

Feral
Póster de la película. Foto: Cortesía

–Héctor, quería preguntarte sobre el proceso de creación de este personaje, que se va degradando, pero al mismo tiempo va mostrando sus lados oscuros. Pero al mismo tiempo, se encuentra rodeado de un elemento de oscuridad entre otros personajes que lo rodean. ¿Cómo fue construir un personaje así?

Héctor Illanes (HI): Creo que en primer lugar yo recibí indicaciones muy claras y precisas de Andrés, de lo que él pretendía lograr con su película. Hubo un proceso largo de discusión, de diálogo, acerca de cómo veía a Juan Felipe, cómo vestían, cómo fue su niñez. Me daba muchos puntos para trabajar y eso me ayudó muchísimo, porque fue un proceso de investigación vivencial, y además conectar con esos lados oscuros del personaje, fue algo muy importante, porque todos los seres humanos los tenemos, el asunto es que hay algunos que los acepta y otros no, era conectar con eso, prestarle a Juan Felipe mi lado oscuro, para que él lo pudiera desarrollar, a través de su contexto, de lo que él había vivido, y a la vez identificar lo que tenía en común con Juan Felipe, con mis propias vivencias, y a partir de ahí que él caminará solo, que él empezará a transitar. Creo que algo muy bueno que sucedió, fue el poder estar en contacto con la naturaleza y estar alejado de todo, porque realmente estar alejado de todo, te permite pensar cosas, que pueden ser muy iluminadoras y muy oscuras.

–Quería preguntarte sobre la relación que tiene Juan Felipe con la palabra, al ser sacerdote tiene una relación muy importante con el discurso, y a partir de ahí intenta enseñarles a los niños a hablar. La escena en donde le enseña el sonido que sale de nuestra garganta, nos dice mucho sobre la importancia que tiene el lenguaje para lo que somos nosotros, como seres humanos.

HI: Una de las tesis que maneja Juan Felipe tiene que ver con qué nos diferencia a nosotros con los animales, y eso es la palabra, la posibilidad de comunicarnos, ese es el signo máximo de la civilización, pero, además, si lo vemos en el contexto religioso es que en el principio no había nada, solo había la palabra, es una gran conexión.

AK: Es la palabra del ser humano y la palabra de un Dios, que es lo que dice San Agustín, de que la palabra está ahí independientemente del tiempo, la palabra está por encima del tiempo, tanto la palabra de Dios, como la palabra del ser humano. La palabra es una proyección del ser humano.

HI: Si, y ese es el rasgo distintivo del ser humano, y por eso es que es tan evidente y relevante que cuando Juan Felipe quiere educar a Cristóbal, insiste en la palabra, independiente de todo lo demás, de asearse, de vestirse, es la palabra por, sobre todo.

Feral
Recibí indicaciones muy claras y precisas de Andrés, de lo que él pretendía lograr con su película. Foto: Cortesía

–El tema del aislamiento es otro elemento central de la película: La soledad como un elemento de deseo, pero que conlleva riesgos, ya que nos puede llevar a un estado feral, salvaje. El aislamiento como una cuestión que te puede liberar pero que, al mismo tiempo, nos puede degradar.

AK: Yo creo que somos seres sociales, y el éxito de nuestra especie es justamente el hecho de trabajar en comunidad, nunca hubiéramos tenido ese éxito si no fuera acompañado con una enorme capacidad social, entonces el aislamiento como también visto en el caso de los ermitaños o desde el lado espiritual, es algo antinatural en el sentido de cómo el ser humano ha construido sus relaciones sociales, y al final del día, lo antinatural puede salir trunco.

HI: Sí, completamente de acuerdo, el cómo aislarte de tus pares, te puede llevar a estos lados de oscuridad, pero sí creo también puede llevarte a una afinidad personal muy interesante. De alguna manera es cómo el sabio de la montaña existe un sabio al que le vas a preguntar y que funciona como un oráculo. Ahora me acuerdo de los monjes tibetanos, los Lamas, que están aislados de todo, pero al mismo tiempo viven en comunidad.

Feral
Es la palabra del ser humano y la palabra de un Dios, dice Andrés Kaiser. Foto: Cortesía

–El tema de la religión también cruza toda la película, pero que creo puede generar una supuesta superioridad moral: hay imposición por parte de Juan Felipe hacia los niños, es alguien que parece sentirse mejor y eso es algo que se puede cuestionar.

AK: Creo que vivimos en una sociedad en donde básicamente se trata de heredar o imponer nuestras ideas culturales a la siguiente generación; el Dios en el que creemos, el país en donde vivimos. Es muy complicado, porque justamente estas herencias culturales a través de los años se van haciendo más rígidas, hasta que tienes grupos de poder establecidos, bien estructurados, que hablan desde la religión, que tienen una agenda muy clara, para todos los ciudadanos y que pueden influir a la legislación, para escribir o impedir que se escriban leyes, para decidir quién puede tener derechos y quién no, y podemos pensar que eso es una lucha del pasado, pero sigue sucediendo y es una lucha constante, porque cuando eso triunfa tienes un estado religioso, que existen en el mundo, y para mí eso es la idea más terrorífica que pudiera experimentar.

HI: Ese es el terror, pero puede ser desde lo religioso, lo moral, lo ético, cuando dejas de conectar empáticamente con otro ser humano, y que todos tenemos errores, pero cuando te empiezas a sentir superior a otras personas, es lo más horroroso que puede pasar, porque precisamente estas anulando al otro, desde una superioridad, y entonces ya no hay un entendimiento ni comunicación.

Fuente: LJA / Original aquí.

Comments are closed.