Valeria Gallo

Valeria Gallo: “La madurez de mi estilo tiene que ver con que encontré un discurso”

La famosa ilustradora saca un libro en el Fondo de Cultura Económica, llamado Nosotras/Nosotros, junto a la escritora Ana Romero.

Ciudad de México, 12 de mayo (MaremotoM).- Valeria Gallo (México, 1973) es una ilustradora tan famosa como Alejandro Magallanes (México, 1971). Su transcurrir tiene muchas ideas y muchos conceptos. Dice defender lo social, aunque muchos la identifiquen como “una dibujante feminista”.

Ahora, gracias al Fondo de Cultura Económica ha sacado, junto a la escritora Ana Romero, un libro maravilloso, que se llama Nosotras/Nosotros.

“Hace mucho tiempo se nos prohibían montones de cosas. Había verbos peligrosos a los que no podíamos asomar la nariz. Ni los ojos. Tampoco la boca”, dice ella. “Hace mucho tiempo nos obligaban a hacer montones de cosas. Había verbos que ejecutar con urgencia para mantenernos alejados de las peligrosas emociones”, dice él. Un diálogo poético y reflexivo sobre lo que significa ser “hombre” y “mujer”.

Estos textos breves, pero de gran profundidad, nos llevan a experimentar diferentes emociones y a cuestionarnos sobre los prejuicios que muchas veces reproducimos en nuestro trato con los otros. Los dibujos, con un trazo diferente a lo que ha venido haciendo, reflejan una madurez y un saber estar con los nuevos desafíos, algo que conmueve mucho.

–Poder hacer un libro para las mujeres y para los niñas

–Sí, también para hombres, porque es Nosotras/Nosotros. Estaba estudiando la maestria hace dos años y mi tema de investigación tiene que ver con la mujer y cómo se relaciona la mujer con el material textil. Mi investigación empieza desde la historia del feminismo y para una materia me pidieron un proyecto de libro que tuviera que ver con mi investigación. Ana Romero, que es escritora, puso un post que me encantó. Hablaba de todas las prohibiciones que habíamos tenido las mujeres y lo usé para el libro de la maestría. Lo platiqué con Ana y desarrolló las dos partes. A las mujeres se le prohibieron muchas cosas, pero al hombre también. A partir de ahí salió la idea del libro y lo llevamos a ofrecer al Fondo de Cultura Económica. En esa época estaba Socorro Venegas, a cargo del área infantil, la editora era Angélica Antonio. A las dos les gustó muchísimo. Lo volvimos a trabajar, no tanto desde cero, pero si desde el concepto inicial, con las editoras.

Valeria Gallo
Un trazo maduro y social. Foto: MaremotoM

–Tu trazo ha evolucionado mucho

–Gracias. Lo siento mucho y me gusta que me lo digas porque mucha gente me dice que reconoce mi estilo. Es una propuesta como completa que tiene que ver con lo que queremos decir. Los dibujos no tienen fondo y es adrede, se maneja esta idea de que hace mucho tiempo pasaba esto, pero sigue pasando. La idea de las ilustraciones sin fondo es como querer remarcar esta idea atemporal. Tristemente es muy actual, es algo sobre lo que tenemos que seguir trabajando para que deje de ser así. Si te fijas, también la narrativa gráfica, va aparte del texto, que son frases. Hay relación entre los personajes, hay como guiños que metí, aparece Oscar Wilde, Malala, Virginia Woolf, Gandhi, son como personajes que al final han hecho las cosas de manera diferente.

–El formato es espectacular. Tiene además páginas expandidas…

–Sí, hay un encarte en medio que es donde se juntan ellas y ellos. Eso fue una idea desde el inicio. Fue muy difícil esa parte del encarte, lo trabajamos mucho con la editora Angélica. El diseñador hizo un trabajo excelente. Se llama Miguel Venegas. Batalló mucho el pobre, porque no es un libro fácil.

Te puede interesar:  Creo que hace falta esa idea de encontrarnos y luchar contra el racismo, contra la intolerancia: Cristina Fuentes

–¿Cómo te sientes como una ilustradora feminista?

–Me gustaría más llamarme como una ilustradora más social. Ahora trabajo dos proyectos que se me hacen muy importantes, uno es el que estoy trabajando con la beca del Sistema Nacional de Creadores, una novela gráfica sobre la historia del feminismo y el otro es un libro que habla más bien como de tolerancia. La historia es un papá que se viste de mujer y el hijo del padre cómo le afecta. Lo estoy empezando a trabajar. Sí creo que en mi estilo se ve como cierta madurez, tiene que ver con que encontré un discurso. Me costó muchos años encontrar ese discurso, para no ser una ilustradora equis, que no dijera nada con mis dibujos.

Valeria Gallo
“Cuando empiezas a tener una conciencia social, es ya difícil hacerte como que no te importan las cosas”, dice Valeria. Foto: Facebook

–¿Esta búsqueda también ha sido personal?

–Ha sido muy personal. A partir de lo que sucedió con Ayotzinapa, la iniciativa de los ilustradores con Ayotzinapa, lo que decía una vez José Saramago es muy cierto: cuando empiezas a tener una conciencia social, es ya difícil hacerte como que no te importan las cosas. Me han ido cayendo veintes, no me puedo quedar callada. A veces con un dibujo, con un libro, crees que puedes ayudar a que algo pase.

–¿La novela gráfica la escribes y la dibujas tú?

–Sí. Totalmente. Me siento feliz, me está encantando. La historia es un poco original. Agarré un poco de inspiración con el cuento de Navidad de Charles Dickens. Mi personaje principal es Camila, la hija de mi hermana Irma Gallo, que es una persona absolutamente original, maravillosa, la agarré de personaje. Tiene diálogos con diferentes mujeres de la historia, representantes del feminismo. Tiene su propio drama y sus conflictos que va resolviendo a partir de los diálogos que mantiene con esta serie de mujeres. Me cuesta mucho trabajo, pero me encanta escribir.

–¿Qué pasa con el feminismo y el machismo en tu profesión?

–Sigue habiendo diferencias, no tanto como en el pasado. Hay muchas españolas que están diciendo cosas importantes. Paula Bonet es mi ilustradora favorita. Su obra tiene que ver con el feminismo. Ana Peñas, que es una ilustradora súper joven, sus temas son sociales. Honestamente en México todavía falta decir más cosas. Creo que estamos a nivel individualista. No estamos pensando en colectivo.

–¿Cuándo fue que te convertiste en ilustradora?

–Desde que me acuerdo, dibujo. Cometí errores en mi vida y por eso no estudié la carrera saliendo de la preparatoria. Pero en cuanto pude estudiar una carrera fue muy natural elegir arte, diseño. Estando en Diseño, me gustaba mucho la animación. Me encantan los niños. Fue algo muy natural, la primera persona en mi vida que me dijo que existía la posibilidad de vivir de la ilustración, fue mi madre. Ella estudió en San Carlos y hacía trabajos publicitarios. Yo recuerdo verla en las noches, los dibujos que hacía para Johnson, los laboratorios médicos y me encantaba. Mi padre también hace historietas, así que vengo de ese medio. No me imagino haciendo otra cosa.

One Comment

  1. “tan famosa como Alejandro Magallanes”?? Qué, tambien abusa de estudiantes???