Fórmula UNO

Verstappen puede ser el príncipe, pero la Ferrari SF21 es la princesa de las curvas lentas

“No haberlo visto tomar parte de la carrera después de la pole ha sido terrible, tanto para él como para Ferrari y para Mónaco”, lo sintetizó Toto Wolff. A los suyos les habría convenido claramente que el local superase a Max Verstappen en el Grand Prix…

Ciudad de México, 24 de mayo (MaremotoM).- Se ha escrito ya suficiente, en especial en redes sociales sobre lo ocurrido con Charles Leclerc en el Grand Prix de Mónaco, dónde buscaba revancha tras la amarga demostración de 2019 y la ausencia en 2020. No hay pruebas para sugerir que la maniobra tuvo el mismo origen que la de Michael Schumacher en 2006 o la de Nico Rosberg en 2016, ni tampoco para lo contrario. Como fuera, Leclerc sufrió un formidable castigo, sobre todo a la luz del resultado final.

La cuestión más llamativa, de todas formas, fue el rendimiento estelar de las Ferrari SF21, tanto la suya como la de Carlos Sainz, que el español acabó llevando al podio. Su constante tuteo con las posiciones de vanguardia a lo largo del fin de semana monegasco dejaron perplejos a muchos. ¿Qué explicaciones técnicas sustentaban ese momento?

 Fórmula UNO
Los ganadores en Red Bull. Foto: Cortesía

Leclerc marcó la primera pole de Ferrari desde México 2019. En su impacto contra el guardrail a la salida de la segunda curva de la Piscina, se sospechó que la caja de velocidades había quedado dañada. Todo indica que fue un semieje el que falló. Pero el equipo italiano no vio el problema en los incómodos boxes de Montecarlo. Cambiar un semieje no habría supuesto penalización alguna. En la semana se sabrá más sobre lo que realmente ocurrió.

“No haberlo visto tomar parte de la carrera después de la pole ha sido terrible, tanto para él como para Ferrari y para Mónaco”, lo sintetizó Toto Wolff. A los suyos les habría convenido claramente que el local superase a Max Verstappen en el Grand Prix…

La performance de las Ferrari en Mónaco supera lo que habían hecho en Barcelona, una pista en la que por primera vez vencieron claramente a McLaren en la particular lucha que mantienen los dos equipos más ganadores de la historia del Mundial por la tercera posición en la Copa de Constructores.

Esa vanguardia se amplió en Mónaco. Y Barcelona había dado la pista. La SF21 es la princesa de las curvas lentas.

Fórmula UNO
Carlos Sainz y la potencia de Ferrari. Foto: Cortesía formulauno.com

Vuelta para atrás por un instante: el sector 3 de la pista española congrega siete curvas en poco más de un kilómetros. Casi un anticipo de lo que dos semanas después es Montecarlo.

En ese tramo, Leclerc, que había sacado un vueltón de su galera para asegurarse el cuarto puesto de largada, había perdido cuatro décimas de segundo respecto al poleman Lewis Hamilton.

Cuatro décimas parece mucho, pero en agosto de 2020, con la recalcitrante SF1000, la diferencia en ese sector había rondado el segundo…

Esta SF21, que tiene un aceptable nivel de drag (resistencia al avance) y una potencia que, se estima, todavía está 30 HP por debajo de lo que eroga el motor Mercedes, posee una característica singular: un encomiable nivel de downforce en curvas lentas. Hasta el escondedor de Mattia Binotto lo aceptó: “el auto va muy bien a baja velocidad, tiene gran nivel de ‘carico’ (downforce) ahí, es el tipo de carico que es difícil desarrollar”.

Fórmula UNO
El jovencísimo Lando Norris. Foto: Cortesía formulauno.com

En este gráfico se comparan las vueltas de clasificación de Leclerc y Verstappen, al final vencedor del Grand Prix de Mónaco (elaborado por el ingeniero Federico Albano para Formula Passion): Hubo apenas 230 milésimas de segundo entre el monegasco y el holandés. Pero la gran diferencia a favor de la Ferrari fue el segundo sector, que comprende las curvas lentas en torno a la horquilla de la vieja estación de tren (luego Loews, ahora Fairmont), y en la aceleración a la salida de Portier.

Te puede interesar:  LECTURAS | Prólogo de José Emilio Pacheco a su traducción de De profundis, de Oscar Wilde

Con velocidades máximas similares (287 km/h), la ventaja de Leclerc fue de 366 milésimas en ese tramo. Claramente, la Ferrari transitaba más firme allí.

No solo eso: como Montecarlo no cuenta con largas rectas, el equipo de Maranello extremó allí una técnica que viene probando en otras pistas: la potencia híbrida, esa energía eléctrica que se recupera en el MGU-K, la está aplicando preferentemente a baja velocidad, a la salida de las curvas lentas…

En esos tramos, el SF21 es superior al chasis MCL35M de McLaren. Con esa lindísima  y legendaria decoración celeste y naranja, Lando Norris llevó al coche inglés al podio a causa de distintas circunstancias, pero no habría podido con el Mercedes de Valtteri Bottas en condiciones normales.

En las zonas lentas probablemente el McLaren sufra más un understeer implícito, que provoca un atroz sufrimiento a Daniel Ricciardo. Esa tendencia se agravó cuando Norris puso las gomas duras en la vuelta 30 y solo las características del circuito lo pusieron a salvo del asedio de Sergio Pérez: el mexicano, esta vez con estrategia acertada y un overcut majestuoso en el giro 35 (dejando atrás a Sebastian Vettel, Pierre Gasly y Hamilton)

A la SF21 todavía le falta downforce en curvas rápidas, pero entre el bajo nivel de drag y el rendimiento en las curvas lentas, Ferrari sobresale en este tipo de circuitos. Seguramente será candidata al triunfo una vez más cuando lleguen al Hungaroring, dentro de dos meses, pero mientras tanto…

Fórmula UNO
Valteri Vottas tuvo que abandonar. Foto: Cortesía formulauno.com

En el Grand Prix, Sainz se encontró de golpe con una oportunidad y una responsabilidad superpuestas. La desgracia de Leclerc abría su camino rumbo al podio, pero la esperanza estaba completamente puesta sobre su tarea. “Tenía ritmo como para haber señalado la pole”, se lamentó.

El madrileño siempre fue Top-10 corriendo en Mónaco y no decepcionó, pero nunca estuvo en los planes abocarse a presionar a Verstappen hasta el ahogo. Que haya hecho una vuelta rápida 28 milésimas más veloz que la del holandés (1m14s621 contra 1m14s649), solo muestra lo cómodo que corrió el nuevo líder del Mundial.

“La carrera para mí fue un poco cuidar as cubiertas y encontrar una buena ventana para la detención. Los otros pararon antes y me facilitaron la tarea, pero tuve siempre todo bajo control”, señaló Max al cabo de las 78 vueltas.

Los papelones de Mercedes en los pits le ahorraron a Sainz algún apuro a la hora de la detención obligatoria. Por una vez, los estrategas del equipo de Brackley olvidaron que el undercut no funciona en Mónaco, una pista con bajísimo nivel de desgaste de los neumáticos: así, prácticamente no hay diferencia entre una vuelta con gomas blandas usadas y otra con duras nuevas.

Lo pagaron caro: perdieron la vanguardia de ambos torneos. Ahora, Verstappen vence a Hamilton 105 a 101 y RedBull supera 149 a 148 a Mercedes. Con un cuarto de temporada casi completa.

¿Se mantendrá este nivel de Ferrari? “No creo que en Baku (el GP de Azerbaiján, la próxima carrera, en dos semanas) vayamos a ser los mejores en esa larga recta pero, al mismo tiempo, si podemos hacer el tiempo en la parte trabada atrás, tendríamos que estar bien”, razonó Sainz. No sería raro, entonces, que allí los McLaren vuelvan a prevalecer sobre los coches italianos, con esos 30 HP de diferencia en su motor Mercedes

-Lando lo va a poner en la pole – bromeó Verstappen.

-Lo único que sé es que voy a estar delante de Carlos-remató el joven inglés.

Verstappen, Sainz y Norris conformaron el segundo podio más joven de la historia de la Fórmula 1.

Lo arruinó Carlos -sugirió el holandés con el mejor humor, apuntando a la edad (26) del español, en comparación con la suya (24) y la del inglés (22)

Pero Sainz estuvo lejos de arruinar nada…

Fuente: Pablo Vignone / Original aquí.

Comments are closed.