Viggo Mortensen

Viggo Mortensen recibirá el Premio Donostia 2020 del Festival de Cine de San Sebastián

El premio del prestigioso festival de cine europeo reconoce las más de tres décadas de trayectoria profesional del actor estadounidense. Viggo Mortensen es el primer nombre confirmado de los que recibirán este galardón en la edición número 68 del Festival de San Sebastián.

Ciudad de México, 26 de junio (MaremotoM).- Se dice que cuando a Viggo Mortensen (Nueva York, EE. UU, 20 de octubre, 1958) le surgió la oportunidad de interpretar a Aragorn en la saga El Señor de los Anillos (EE. UU./Nueva Zelanda, 2001-2003), la idea no le atrajo demasiado. Embarcarse en el proyecto de la adaptación cinematográfica de la mítica novela de J.R.R. Tolkien a las órdenes de Peter Jackson suponía pasar mucho tiempo alejado de los suyos. Sin embargo, convencido por la lectura del libro acabó entregándose a una de las historias más exitosas en taquilla de las últimas décadas.

Gracias a las películas de El Señor de los Anillos, Mortensen pasó de ser un semidesconocido, al menos para el gran público, a ser un icono de la cultura popular. Además de estar presente en las pantallas de todo el mundo, su rostro ha formado parte de todo tipo de merchandising, videojuegos e incluso juegos tragamonedas, que han ido mutando a lo largo de la historia hasta tener versión online. Según publicaba Fox Business el pasado 25 de marzo -National Tolkien Reading Day en EE. UU.-, las películas de Jackson han generado $2,935,233,850 a nivel mundial, pero si hablamos de merchandising, videojuegos y otros juegos oficiales, se estima que la franquicia ha generado entre 10 y 15 billones de dólares en beneficios.

Viggo Mortensen
Auditorio Kursaal. Foto: Cortesía Pixabay

Imposible para Viggo Mortensen escapar de Aragorn, aunque tampoco parece que desee hacerlo; de hecho, él es uno de los actores que se tatuaron la palabra “nueve” en lenguaje élfico para celebrar el fin del rodaje de la última película de la trilogía. Aun así, Mortensen ha sido lo suficientemente hábil en su carrera para no reducirse a un solo personaje, ni siquiera a uno tan icónico como es el de Aragorn. El actor ha sabido labrarse una excelente trayectoria que incluye trabajos muy diversos con algunos de los mejores nombres de la industria.

Su debut cinematográfico se produjo en 1985, a las órdenes de Peter Weir, en la película Testigo en peligro (EE. UU., 1985). En ella se le puede ver interpretando a uno de los miembros de una comunidad amish y compartiendo mesa y miradas con Harrison Ford.

Desde entonces, los créditos de Mortensen incluyen intervenciones en producciones dirigidas por Brian de Palma (Carlito’s Way, EE. UU., 1993), Jane Campion (Retrato de una dama, Reino Unido/EE. UU., 1996), Ridley Scott (Hasta el límite, EE. UU., 1997) o Gus Van Sant (Psycho, EE. UU., 1998). Además, hay que tener en cuenta que su primer trabajo en el cine fue en La rosa púrpura del Cairo de Woody Allen (EE. UU., 1985), aunque finalmente sus escenas no fueron incluidas en la película.

Te puede interesar:  La ilusión viaja en tranvía, una función al aire libre

Mención aparte merece su colaboración con el canadiense David Cronenberg, que se inició con Una historia violenta (EE.UU., 2005), donde Mortensen demuestra que es capaz de llevar el peso de la película extraordinariamente bien. En ese filme coincide con el actor Ed Harris, que le dirigiría un tiempo después en el western Appaloosa (EE. UU., 2008).

La jugada junto a Cronenberg se repetiría con Promesas del este (Reino Unido/Canadá/EE. UU., 2007), que le valió su primera nominación al Oscar a Mejor Actor. En su tercera película bajo la batuta de Cronenberg, Un método peligroso (Alemania/Reino Unido/Canadá, 2011) interpreta al psicoanalista Sigmund Freud. Curiosamente, al año siguiente, da vida a otro personaje real, en esta ocasión el escritor William S. Burroughs (En el camino, Walter Salles, Brasil/Francia/Reino Unido/EE. UU., 2012).

Otros trabajos destacados de Viggo Mortensen son la fantástica adaptación de la novela de Cormac McCarthy, La Carretera, dirigida por John Hillcoat (EE. UU., 2009) o la más reciente Capitán Fantástico de Matt Ross (EE. UU., 2016), con la que consiguió su segunda nominación al Oscar.

Su tercera candidatura a Mejor Actor le llegó con Green Book (EE. UU., 2018). La película de Peter Farrelly se llevó la estatuilla a Mejor Película y Guion y su compañero de elenco, Mahershala Ali, sí ganó como Mejor Actor de Reparto. Sin embargo, Viggo Mortensen se tuvo que ir a casa con las manos vacías por tercera vez.

En el Festival de San Sebastián, el premio está asegurado. Mortensen, criado en Argentina y residente en España desde hace algunos años, es un actor verdaderamente internacional que, sin embargo, ha sabido mantener la integridad que demuestra también como ciudadano y establecer una marca personal en todos sus trabajos.

Merecidísimo Premio Donostia para una carrera impecable de un actor versátil que demuestra una entrega total sea el proyecto que sea, sin importar su envergadura. Lo recibirá en la ciudad de San Sebastián, al norte de España, en una edición que se celebrará entre el 18 y 26 de septiembre. Además, Mortensen presentará en el festival su primera película como director, Falling (Canadá/Reino Unido, 2020), que también ha escrito y protagonizado.

Comments are closed.