Violencia de género

VIOLENCIAS DE GÉNERO | “La cobertura de los casos es pésima”: Liliana Hendel

Liliana Hendel revisa los conceptos de ciudadanía, igualdad, feminismo, androcentrismo, femicidio y feminicidio para desenmascarar aquellas mentiras del patriarcado cuyo peso se sostiene aún en la actualidad.

Ciudad de México, 7 de marzo (MaremotoM).- En Violencias de género (Booket) se desarrolla una potente argumentación sobre las diversas formas de violencias físicas, económicas o simbólicas que se ejercen sobre las mujeres: brecha salarial, violencia en las relaciones de pareja, violencia obstétrica, entre otras, y su tratamiento en los medios masivos de comunicación. Esta obra brinda, además, entrevistas personales de la autora con personas que por su historia o compromiso se han convertido en referentes emblemáticos de estos temas.

“Hablar de ‘la mentira del patriarcado’ es hablar de la igualdad y la convivencia al amparo de los derechos humanos. El libro de Liliana Hendel abre las puertas al pasillo que hemos de recorrer para situar a la sociedad en la verdad y desplazar así la mentira y sus argumentos falaces que han impedido avanzar por el camino de la igualdad”, ha dicho Miguel Lorente Acosta.

La autora expresa en este texto su deseo de “que esté a mano en mesas de luz, dando fuerza a congéneres trémulas y que también se disponga en otras mesas donde resultan comunes los intercambios, en cocinas caseras, pero también en bares y salones festivos. Deseo que haga giros fuera de los estantes de las escuelas y de los colegios, pues su lugar son los pupitres y muy especialmente los escritorios de docentes y directivos. Y también que esté a mano en los lugares de trabajo de funcionarios, de fuerzas de seguridad y de operadores de justicia.”

Violencias de género
Un libro necesario. Foto: Cortesía

Liliana Hendel es psicóloga y periodista feminista. Fue docente titular en la Carrera Interdisciplinaria de Especialización en Violencia Familiar en la Universidad de Buenos Aires.  Diplomada  en  Género  y  Comunicación  por  el  Instituto  Internacional  de Periodismo  “José  Martí”(La  Habana,  Cuba).  Desde  1982  se desempeña  como columnista en  temas  de  género  y  asuntos  de  familia  en  noticieros  de  la  televisión abierta, problemáticas en cuya difusión masiva fue pionera. En la actualidad, escribe para diferentes medios gráficos y virtuales, y da charlas y talleres sobre estos temas. En 2011 recibió la mención Margarita Ponce de la Unión de Mujeres Argentinas (UMA) y el Premio Lola Mora a la trayectoria el año siguiente. Hasta 2015 se desempeñó como consultora externa para la Secretaría de medios y comunicación. Es coordinadora de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina (RIPVG-AR). Si bien  ha  recibido  una  enorme  cantidad  de  premios  y  menciones,  lo  que  más  la enorgullece  es  que  la  gente  la  reconozca  como  “la  periodista  que  defiende  a  las mujeres”.

Liliana Hendel es también socia de FOPEA y trabaja con la agenda de los derechos de las mujeres desde hace muchos años. Fue una de las fundadoras de la RED PAR y más tarde, con colegas de diferentes medios, dio inicio a la Red Internacional de periodistas con visión de genero en Argentina (RIPVG-Ar) que esta ligada a la red internacional. En esta entrevista con el Foro de Periodismo Argentino, Hendel habla de su nuevo libro, Violencias de género.

 -¿Cómo surgió la idea de escribir un libro sobre esta temática?

-La idea del libro surgió de PAIDOS PLANETA que se acercó a proponerme un texto que hablara de las violencias de género. Coincidió con la no renovación de mi contrato  en la televisión, por lo que decidí que era una gran oportunidad para dedicar todo el tiempo necesario para la producción de este libro, “Violencias de género. Las mentiras del patriarcado”.

Te puede interesar:  Más conflictos y niños soldado

-¿Sobre qué tipos de violencia trabajas en la publicación?

-La violencia hoy más conocida y, de hecho, la más extrema es el feminicidio. Sin embargo para que esa violencia sea posible y goce de tamaña impunidad en nuestras sociedades patriarcales muchas otras violencias son su requisito necesario: la ilusión de la igualdad,el amor romántico, la sacralización de la maternidad, las nuevas masculinidades y la responsabilidad de los medios que garantizan la vigencia de los estereotipos. Por ejemplo, la imposición de la belleza física modelo XS es un capítulos del libro que va desplegando una mirada macro para señalar que, mientras no cambiemos los paradigmas y las estructuras, vamos a seguir lamentando las consecuencias sobre la vida de las niñas y las mujeres. Como soy periodista cada capítulo tiene, además, una entrevista en primera persona. Creo que esas entrevistas ponen en contexto real, de la vida cotidiana lo que planteo desde la teoría. Me encanta la entrevista como especialidad, tal vez allí junto mi ser psicóloga con el oficio del periodismo. Me da mucho placer tejer esa intimidad y agradezco la confianza de quienes aceptaron ser parte.

-¿Cómo describirías la situación actual del periodismo en Argentina y Latinoamérica respecto a la cobertura de los casos de violencia de género?

-La situación es pésima. Hay profesionales con muy buena formación que sin embargo no están en los medios. Las coberturas son amarillas, no respetan la intimidad de las victimas  e impiden una reflexión adecuada, ya que los fuentes citadas no son -en general- idóneas para tratar estos temas. Los recursos de “opinión” de gente sin formación es muy grave y parece que estos temas son tan de sentido común que cualquier periodista se siente en condiciones de emitir un juicio de valor. Se alimenta un concepto punitivista desde los medios y no se visibiliza la responsabilidad de los organismos e instancias que debieron actuar y lo hicieron mal. Por otro lado, la escuela sigue enseñando roles del siglo XIX para ñiñeces del siglo XXI y los medios están también con dos siglos de atraso. Basta ver las novelas que, sin embargo, tienen alto rating. Ni siquiera la masividad del Ni Una menos ha logrado permear la decisión de quienes definen contrataciones a la hora de armar paneles o columnistas en los noticieros que, de hecho, es el ámbito en el que mas  trabajé por mas de 20 años.

Violencias de género
Sin embargo para que esa violencia sea posible y goce de tamaña impunidad en nuestras sociedades patriarcales muchas otras violencias son su requisito necesario. Foto: Facebook

–¿Qué consejos, comentarios y/o reflexiones podrías hacer para aquellos colegas que trabajan en esas coberturas?

–Hay manuales de excelencia, seminarios, cursos y redes a las que sumarse. En otros países se han implementado seminarios al interior de los canales y las radios para mejorar las coberturas. Acá, en Argentina, no lo hemos logrado aun. Es una pena que no se entienda que no hablamos de “cosas de mujeres” suponiendo que tal cosa exista… hablamos de democracia, de acceso a la información, de prevención. Las investigaciones periodísticas deberían ampliar su mirada y salir de las cuestiones donde sólo hay corrupción económica y entender que la corrupción también se instala en los organismos que no cumplen con la función para la que fueron creados. E incumplen con la debida diligencia haciendo posibles las violencias. Y que es función del periodismo denunciarlo.

Comments are closed.