Charly García

“Ya salió mi DVD con dibujos y música, cómprenlo porque necesito pagar la renta de mi avión privado”: Charly García, felicidades

Una vida vivida a tu compás. La existencia a veces destruida y drogada como la tuya, en otras oportunidades valiente, cínica y certera como tus declaraciones. Pero vivimos, Charly. Feliz cumpleaños.

Ciudad de México, 23 de octubre (MaremotoM).- Alguna vez dijo que él nos iba a enterrar a todos. Su previsión sigue cumpliéndose. Luego de sus grandes excesos, con la cadera rota, sin dientes y con ese gesto que guarda de su juventud, ese mirarnos a los otros como si él ya supiera todos los secretos de la vida, hoy cumple 69 años el legendario rockero argentino Charly García.

Todavía lo recuerdo cuando ofreció en el 2008, hace ya unos 12 años, un concierto en el 12° Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino. Fue el año en que también vino Jane’s Addiction y uno no tenía que mostrarse conservador a la hora de elegir o de ponderar la programación del Vive.

El creador de “Dinosaurios”, nacido en Buenos Aires en 1951, había dado una breve conferencia de prensa ante los numerosos medios acreditados y en la que manifestó su rechazo hacia la música que se realiza en la actualidad y su predilección por las canciones de antaño, sobre todo las compuestas en los 90 por la banda estadounidense Nirvana.

“Escucho todo lo realizado de Nirvana para atrás”, dijo Charly, quien también reveló que antes de salir al escenario cumple un ritual que consiste en maquillarse y en tocar una canción en el piano.

Eso era hace 12 años. Ahora, con esta edad, dijo en una entrega de los Premios Gardel: “Hay que prohibir el autotune”.

También es cierto, como dice la joven periodista Yumber Vera Rojas, de Silencio, que “aunque muchas cosas se pueden sentenciar sobre la extensa y variopinta obra de Charly García, hay dos que seguramente no darán posibilidad a la duda:

  1. Nunca hará un reggaetón.
  2. Es uno de los artistas que más impactó en el hip hop y hasta en la música dance argentinas”.

    Charly García
    Las ilustraciones de Say No More, en una página de Facebook. Foto: Cortesía FacebookMar

LOS RECUERDOS GARCÍA

Tengo muchos recuerdos-garcía en mi vida. Como aquella vez que dio una conferencia de prensa en Universal Music y le pregunté acerca de Calamaro y me contestó: “Es la influencia”. O esa foto que tengo al lado de él haciéndole una entrevista. Con mi vestido bordó y una campera de vaquero. Lo que no se ve en la foto es que estoy temblando, esa sensación que me producía cuando lo veía.

Bueno, si lo veo ahora, también tiemblo. Leo la crónica del 2008: “A las 19.40, García apareció en el escenario central del Vive Latino, enfundado con una chaqueta y unos pantalones de charro en blanco y negro, con un ostentoso sombrero de mariachi y una camiseta que hacía honor a la banda inglesa de los 70, The Who, con un letrero muy visible con la palabra “Quadrophenia”, título de la ópera rock compuesta por la agrupación liderada por Pete Townshend.

Los acordes de “Cerca de la revolución”, uno de sus temas más conocidos, compuesto en 1984 para el disco “Piano bar” y considerado una de las mejores canciones del rock argentino, se dejaron oír con un sonido impecable gracias a la calidad de los músicos que acompañan al legendario compositor sudamericano, entre ellos el virtuoso guitarrista Carlos García López.”

En esta pandemia veo muchos documentales del rock argentino. Lo recuerdo mucho al Negro García López. Veo a su hija en Vorterix, en una serie dedicada a homenajear a los músicos argentinos.

Una vez vino a la revista Playboy a ofrecerme no sé qué cosa, otra vez le hicimos una sesión de fotos mostrando su cuerpo unido a una guitarra, a una moto, a un auto… Él ya no está, Charly sí.

Otra vez actuó en el Salón 21. Fui dos veces. La hermosa y talentosa María Gabriela Epumer. Tú que te drogabas en el escenario. Ella ya no está. Tú sí.

LAS DECLARACIONES GARCÍA Y LAS ACTUACIONES EN MÉXICO

“Con los años y los excesos grabados en la piel, testimonio de una vida protagonizada siempre en el borde del abismo, un Charly tembloroso, falto de aire e impreciso, transitó los primeros minutos de su show, que fue de menor a mayor, merced a la fuerza de canciones como “Rock and roll y yo”, “Funky”, “Nos siguen pegando abajo” y “No toquen”, sin duda el punto más alto del concierto.

“Ya salió mi DVD con dibujos y música, cómprenlo porque necesito pagar la renta de mi avión privado”, ironizó el músico, para decir luego, muy emocionado, “Amor y paz para México, porque acá estamos como en casa”.

Era la época en que los boletines de prensa decían que “Jordy” Soler, “en lugar de estar escribiendo su nueva novela, escucha a Charly García”.

Charly García
La hija de la lágrima. Foto: Cortesía Facebook

Luego sus declaraciones: “El rock que se hace acá me parece una garcha atómica. Ya no te hablo de música, te hablo de ideología. No tiene ideología. Y no me refiero a peronistas o comunistas. Yo no quiero llenar el Colón de rockeros o de punks. Quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir, que no es incendiar un boliche con bengalas, que no es manifestarse como en una cancha de fútbol, que no es que la banda siga a la gente… La música sirve para curar”, dijo.

García, un tipo excéntrico y adorado, tiene un indudable talento no sólo para la música, sino también para analizar el oficio al que ha dedicado su vida. Con sus impresiones no ha hecho más que poner en claro una sensación que es unánime a lo largo de todo el continente: el rock ya no es el género más propositivo, arriesgado, emocionante que solía ser.

“Lo más difícil es mantenerte fiel a lo que querés ser. Es lo único que garpa (paga). A mí me internaron y me hicieron de todo… ¿Alguien puede creer realmente que yo soy un drogadicto o un alcohólico? ¿O que estoy loco? ¿A vos te parece que un loco puede hacer Clics modernos?

Yo tomé mucha droga, a veces para experimentar, a veces porque sí. Pero casi nunca afectó mi música. El loco y el artista se parecen, pero el artista tiene la posibilidad de hacer una obra. Eso lo salva. Excepto que se considere loco a alguien porque no le interesa el dinero o no sabe su número de teléfono, como yo. Lo que me cagó la vida fueron la psicología y la psiquiatría”, dice.

 Charly García
Nuestro Carlos adorado. Foto: Cortesía Facebook

“Muchos me preguntan por qué no hago más canciones. La respuesta es: porque estoy harto de la canción. Porque ya compuse cinco mil y todas buenísimas. Después de los Beatles, cualquiera puede escribir una canción. Le ponés un chumbo (un revólver) en la cabeza a un tipo y te escribe una canción”, le dijo a Mariano del Mazo para RADAR.

LA VIDA DISEÑADA POR CHARLY GARCÍA

Una vida vivida a tu compás. La existencia a veces destruida y drogada como la tuya, en otras oportunidades valiente, cínica y certera como tus declaraciones.

Pero vivimos, Charly. Feliz cumpleaños.

Comments are closed.