Pericles Cavalcanti

Yayo González y Pericles Cavalcanti en el disco Sonando compassos

Componer al revés

Saltando compassos es un trabajo exquisito, por donde Pericles –creo yo- homenajea a la bossa nova, viene de ahí, como si fuera una mezcla de Joao Gilberto y Antonio Carlos Jobim, pero que al mismo tiempo lo equilibra con su voz salvaje, su voz coral, su voz moderna, donde el canto compite con la melodía y la armonía, haciendo un trío escuchable hasta el paroxismo.

Ciudad de México, 2 de mayo (MaremotoM).- El gran compositor y guitarrista Pericles Cavalcanti acaba de sacar un nuevo disco con canciones inéditas. Se trata de un acontecimiento trascendental, teniendo en cuenta no sólo la calidad de los temas (increíbles), sino también por la cantidad de artistas que ha invitado a la grabación.

Para nosotros, este álbum que replica un poco al primer disco del autor Cançoes (Universal, 1991), refleja cierto cambio como él mismo lo ha explicado en la nota Componiendo al revés.

Saltando compassos es un trabajo exquisito, por donde Pericles –creo yo- homenajea a la bossa nova, viene de ahí, como si fuera una mezcla de Joao Gilberto y Antonio Carlos Jobim, pero que al mismo tiempo lo equilibra con su voz salvaje, su voz coral, su voz moderna, donde el canto compite con la melodía y la armonía, haciendo un trío escuchable hasta el paroxismo. Vamos a ver lo que dice Cavalcanti de cada una de sus composiciones.

 “A Grande Jornada”

Hice esta composición que abre el álbum con referencia a los sensacionales doblajes de Lee Scratch Perry. Empecé grabando una base con programación electrónica con bajo, guitarra y guitarras, para luego desarrollar esta canción, cuya letra hace eco de los orígenes de la especie humana en África y de toda nuestra saga migratoria, que se mantiene hasta el día de hoy. En él toqué todos los instrumentos básicos, incluidas las percusiones ligeras y le tocó a Pipo Pegoraro grabar una guitarra folk inspirada, en algunos momentos del arreglo.

“Vai Dar Certo”

En este tema me acerco al género trap y su ya tradicional toma, con una melodía y una letra que, de hecho, también remiten a las canciones de Roberto y Erasmo Carlos, de los años 60 y 70. Aquí, también, toqué la voz central. instrumentos, y le tocaba a Pipo Pegoraro tocar las percusiones más ligeras (por cierto, ¡este es uno de los temas que más le gusta a Pipo, que también mezcló el disco!).

 “Maneira”

Este samba-choro se lo regalé a mi compañero de muchas canciones, Arnaldo Antunes, para que le pusiera la letra y lo hizo con una combinación perfecta entre letra y melodía, ¡como solo los verdaderos maestros saben hacerlo! En este tema, además de cantar, toco la guitarra, y el as Marcelo Monteiro, con sus saxofones, grabó las inspiradas armonías y solos.

Yayo González
Yayo González hace una canción maravillosa en el disco. Foto: Cortesía

 “Seja o Que For”

Esta bossa nova tenía la música compuesta por mi amigo Hilton Raw, quien me dio a escribir letras (¡cosa que rara vez hago!). Hilton, quien produjo este tema, seleccionó un hermoso cuarteto de cuerdas, arreglado por Fernando Forni, para acompañar mi canto de guitarra y esto le dio a la grabación un toque especial, sofisticado, de verdadera música de cámara, que me gusta mucho.

“Nossa Parceria”

Desde principios de los 90, Adriana Calcanhotto fue la artista que más grabó mis composiciones, algunas hechas especialmente para ella, otras, aún, que se encariñó y quiso cantar. Aunque ya había participado en la banda sonora que compuse para “Mil e Uma”, película de Susana Moraes, que se estrenó en CD en 1996, Adriana aún no había participado en un disco mío. Por eso compuse esta canción que habla de nuestra historia y la invité a cantar conmigo en este nuevo “SALTAANDO COMPASSOS”. Y con nosotros, en esta grabación, están Marcelo Monteiro al saxo tenor, y Pipo Pegoraro al piano, contribuyendo a dar color a esta bossa autobiográfica.

“Eso Que Tú Llamas Amor”

Soy fan de la banda pop argentino-mexicana “Paté de Fuá” y, a través de la periodista argentina, radicada en México, Mónica Maristain, me hice amiga del fundador, el cantante y compositor Yayo González, quien me dijo que él también era fanático de mis canciones. Así compuse la música de este bolero-bossa y le pedí que pusiera una letra en español, lo cual aceptó de inmediato. También lo invité a coproducir la canción y compartir las voces conmigo, lo que él, para mi deleite, aceptó. Además, Yayo toca guitarra, guitarra y teclados en la grabación, a la que siguieron, en la parte de coproducción brasileña, Marcelo Monteiro, saxo y flauta, Pipo Pegoraro, bajo, piano Fender Rodhes y percusión ligera. Y el bongo todavía lo tocaba aquí Igor Caracas. Por lo tanto, esta pista se convirtió en una superproducción internacional.

“Psicose”

Arrigo Barnabé ya había participado en grabaciones de mis discos y yo ya había participado en su disco “Façanhas”, pero nunca habíamos grabado una asociación nuestra. Y, cuando sucedió, fue de la manera más insólita, porque en esta canción yo escribí la música y le di a Arrigo que escribiera la letra, lo cual hizo de inmediato, escribiendo sobre un tema mitad psicoanalítico, mitad “noir” que sorprendió y agradó. En esta grabación, además de mi guitarra, bajo y voz, está la brillante participación del vanguardista guitarrista Felipe Ávila.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

“É Hora Do Jantar”

Hace unos años comencé a planificar y escribir canciones para un musical que, cuando parecía que empezaba a desarrollarse, tuvo que ser interrumpido por la pandemia del Covid. En este tema, el único de este disco, en el que estoy solo, cantando y tocando la guitarra, interpreto una de estas composiciones, que trata sobre una de las terribles consecuencias, aún tan vigentes entre nosotros, de siglos de esclavitud. Es un “Moaning blues” y se inspiró, como punto de partida, en “Suppertime”, canción escrita por el gran Irving Berlin, a principios de los años 30, para el musical “As miles cheer”.

Pericles Cavalcanti
Pericles Cavalcanti, el gran compositor brasileño. Foto: Cortesía

“Hino Pascalino”

Esta es otra de las canciones que escribí para este proyecto musical al que me refería, pero que aquí fue ligeramente adaptado para formar parte de este “Saltando os Compassos”. Fue compuesto básicamente como si fuera un evangelio, teniendo como referencia principal la filosofía agnóstica del francés Blaise Pascal (siglo XVI), que también compartía en parte mi padre, que entendía a Dios como una Fuerza. Pero fue la participación fundamental de mi hijo Leo Cavalcanti, haciendo con sus voces toda la base armónica de la grabación, lo que le dio el profundo “ambiente religioso” que imaginé que podía tener esta canción. Y creo que mi padre, si viviera, estaría de acuerdo conmigo.

“Depois da Terra”

Esa fue la canción que escribí recientemente que me dio el ímpetu para empezar a pensar en un nuevo álbum de nuevo material. Habla tanto de este “Himno Pascalino” como de “El Gran Viaje” sobre los orígenes y el destino de nuestra especie. Y en su grabación, en la que, además de la voz, toqué guitarras, bajo y teclados, conté con la participación fundamental de Cláudio Faria, en la trompeta flautín, quien le dio dimensiones cósmicas a mi canto filosófico e irónico.

“This Little Song”

Esta es una de las pocas canciones que he escrito en inglés y, en cierto sentido, se hace eco de algunas de las que escribió Paul McCartney con un “toque anticuado” de la música de los años 30, como “Honey Pie” o “Martha my dear”. ” Y para esta grabación pensé pronto en invitar a una de las mejores revelaciones recientes de la cantautora, la carioca Ana Frango Elétrico, para, precisamente, establecer un contraste entre generaciones, la mía y la suya, y entre estilos musicales, lo antiguo y lo antiguo. moderno. Y ella, además de cumplir con mis expectativas, también me proponía otras dualidades, como, por ejemplo, entre mi canto suave (naturalista) y su voz áspera (distorsionada). Además de eso, incluso hizo el solo de guitarra sobre mi teclado, bajo y coros.

“Choro Alegre”

Fue la reciente lectura de una biografía del gran Jacob do Bandolim, que me hizo, una vez más, escuchar sus bellas composiciones y me motivó a componer en este riquísimo género de la música instrumental brasileña (que había probado, algunas veces, antes) el llanto. Y en este caso, uno de tipo clásico, en el que Jacob es uno de los máximos representantes. Pero lo que hizo más creíble esta incursión mía fue la participación, en esta grabación, de Marcelo Monteiro, con su saxo y su flauta, ¡extraordinario en la comprensión y en las habilidades de esta gran tradición musical!

“Afrocanto”

Para esta pequeña canción de exhortación a luchar por la libertad, individual y colectiva, me inspiré en esos estilos de tocar riffs de guitarra, de la maravillosa música pop contemporánea de muchas naciones africanas. E invité a Marietta, una cantautora de São Paulo, a quien conozco desde hace muchos años y con quien tengo muchas afinidades, a dialogar conmigo en este breve tema, al punto que ella ha colaborado conmigo en otros , grabaciones anteriores. Y además de mis guitarras y bajo, Pipo Pegoraro le dio un toque sutil a esta grabación con sus percusiones y melódica, enriqueciendo y más que completando la atmósfera que imaginaba darle.

“Saltando Compassos”

El tema que, a la vez, da nombre y cierra el disco, fue compuesto de una manera que nunca antes había experimentado. Mi compañero de tantas grabaciones y shows, Marcelo Monteiro, me pidió que le hiciera una base armónico-rítmica para que él le pusiera una melodía y así hiciéramos una pareja instrumental. Pues lo hice, se lo mandé a él que hizo su parte y me mandó de vuelta (todo esto, en la pandemia, por internet). Sucede que cuando escuché la gran y vivaz melodía que había compuesto, inmediatamente me sugirió algunas palabras que encajaban allí perfectamente. Así nació “Saltando Compassos” que, en la grabación, además de los saxofones de Marcelo y mis voces, ganó el bajo, la guitarra y la excitante percusión de Pipo Pegoraro, más el piano Fender Rodhes de Marcelo Castilha, que tiene la particularidad de haber sido grabado en Portugal.

Comments are closed.