César Gándara

Yo quería cantarle a varias cosas, a la amistad, a una época que se ya se fue: César Gándara

Durante la presentación, el escritor Vicente Alfonso, habló de que esta novela es de preguerra, teniendo en cuenta esa cruel y absurda Guerra del Narco, en la que Felipe Calderón metió a México, sin pedirle permiso y hablando de “daños colaterales”.

Ciudad de México, 3 de agosto (MaremotoM).- Hace poco presentábamos en La pulquería de Insurgentes el reciente libro de César Gandara, Escafandra, editado por Ediciones del Lirio.

Durante la presentación, el escritor Vicente Alfonso, habló de que esta novela es de preguerra, teniendo en cuenta esa cruel y absurda Guerra del Narco, en la que Felipe Calderón metió a México, sin pedirle permiso y hablando de “daños colaterales”.

La acción transcurre en Hermosillo, Sonora, y cuenta la historia de Palomo, un joven que aspira a ser boxeador, pero que trabaja en un tianguis vendiendo fayuca. Este joven ha sufrido muchas carencias en el pasado, pero ahora ha sido adoptado por la familia de Natalio, su mejor amigo, y siente que las cosas van mejor. Trabaja muy duro para cumplir sus sueños: comprar la Escafandra. Un vocho color dorado propiedad de doña Amelia, la madre de su amigo.

César Gándara
Editada por Ediciones del Lirio. Foto: Cortesía

Es precisamente a partir de ese objeto hoy vintage que César Gándara construye los deseos y las frustraciones de una sociedad a la espera y pensando que tal vez no se transformará, pero que al mismo tiempo está tranquila.

Esta novela, que fue ganadora de la Mención Honorífica del Premio Nacional de Novela Breve “Amado Nervo” 2020, anticipa una forma de vida también en decadencia, como el propio vocho dorado.

ENTREVISTA EN VIDEO A CÉSAR GÁNDARA

–¿Cómo ves tú a este vocho dorado?

–Creo que Escafandra es reflejo de todo México. Es la representación de la aspiración al progreso de una clase media baja. En los 80 y en los 90 era el carro más económico, era las piezas eran más baratas, era muy del gusto de la clase media baja. Muchas personas tuvieron el primer vocho y muchos mexicanos tuvimos un montón de aventuras, de experiencias y de vivencias.

–En el 2000 había vochos y en esa época México iba a ser el gran baluarte del cambio. A partir de ahí la decepción fue absoluta, Vicente Alfonso dijo que tu libro era un libro de preguerra…

–Yo estoy de acuerdo con esa definición. Es una época muy nostálgica de un tiempo en el cual el modelo económico apenas se alcanzaba a vislumbrar. La caída del PRI, el mercado neoliberal, ya se venían venir. La delincuencia aumentaba en una época que lo que vino después era absolutamente inimaginable.

Te puede interesar:  LECTURAS | La primera novela del universo de Heartstopper, Nick y Charlie

–Los poetas, los músicos, dicen que no todo tiempo pasado fue mejor, pero en tu novela se extrañan muchas cosas

–Yo considero que es importante visitar el pasado para hacer justo esa comparación en lo que se vivía y en lo que se vive ahora. Ayer tuve una charla en un taller de lectura, con alumnos que son grandes lectores y les llamaba la atención un universo donde no hubiera Facebook ni celulares. Eso los pone a repensar su realidad y ver cómo hubiera sido en otro momento. Los cambios son graduales…

–También es cierto que el cambio no fue gradual, fue muy veloz

–Fueron cambios muy abruptos. Yo vivía en Monterrey, luego me fui a estudiar a Barcelona y cuando regresé la ciudad era totalmente distinta. Todo ese sueño que nos habían transmitido con Monterrey, se vino abajo.

César Gándara
Vicente Alfonso fue uno de los presentadores. Foto: Cortesía Facebook

–¿Qué dirías de tu novela? Me pareció el gesto del gran melancólico

–Esta novela sí era como una canción. Yo quería cantarle a varias cosas, a la amistad, a una época que se ya se fue, y ese tono melancólico tiene que ver con el protagonista, con Palomo. Creo que es un personaje entrañable porque anda buscando a la familia. Encuentra en esta familia que lo adopta un espacio, una oportunidad.

–También es cierto que hablamos mucho en la presentación de tu oficio como guionista, pero la verdad es que no ligué ese trabajo, lo leí como la obra de un literato…

–Yo tengo muchos años trabajando haciendo guión y he aprendido muchos recursos para solucionar problemas narrativos. He aprendido de la literatura mucho también para el guión. Este diálogo me parece enriquecedor. Tampoco me preocupa mucho eso.

–La literatura también ayuda a construir una novela

–Son dos lenguajes diferentes. El audiovisual es un trabajo en equipo, en la novela tomas como autor y no negocias.

–Hacía bastante que no hacías una novela

–El trabajo me quita mucho tiempo. A la novela la maduro mucho tiempo, aunque ahora tengo una novela ya lista.

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*