Gabriela Riveros

Yo soy escritora de literatura y quería hacer una novela abierta, al estilo de Umberto Eco: Gabriela Riveros

Olvidarás el fuego es la primera novela que narra la entrañable historia y tragedia de Luis de Carvajal, alias “Joseph Lumbroso” y de la suerte que corrieron sus manuscritos y memorias hallados en 2016 en una casa de subastas en Nueva York, tras haber sido robados del Archivo General de la Nación.

Ciudad de México, 10 de junio (MaremotoM).- La historia se cuenta en novelas y en ficciones, más allá de los tratados de la materia. En estos tiempos, México ha decidido ver de manera distinta a su historia y sacar a personajes olvidados, a situaciones que se dejaron pasar, a los detalles que hacen a la gran historia y a descubrir nuevas cosas en el pasado.

Olvidarás el fuego es la primera novela que narra la entrañable historia y tragedia de Luis de Carvajal, alias “Joseph Lumbroso” y de la suerte que corrieron sus manuscritos y memorias hallados en 2016 en una casa de subastas en Nueva York, tras haber sido robados del Archivo General de la Nación.

Gabriela Riveros
Editó Lumen. Foto: Cortesía

La autora es Gabriela Riveros, que ha hecho una unión entre la erudición y el escribir con pasión, para contar la historia silenciada a lo largo de cuatro siglos del éxodo sefardí de España y Portugal y de los esfuerzos para sobrevivir a migraciones, epidemias, huracanes, guerras, intolerancia, torturas, intrigas políticas y traiciones.

ENTREVISTA EN VIDEO A GABRIELA RIVEROS

La autora nos lleva a 1596, año en que un espectáculo atroz fue presenciado por miles de personas en la Alameda Central de la Ciudad de México: tras ser perseguido y torturado, el joven poeta, comerciante y líder religioso Luis de Carvajal, alias “Joseph Lumbroso”, fue quemado en la hoguera junto con su madre, dos de sus hermanas y cinco miembros de su comunidad, condenados por la Inquisición como herejes judaizantes.

“Estos cuatro años y medio de estar escribiendo, de encontrar partes del rompecabezas, me hizo ver que alguien tenía que contarlo. Tiene cuatro años y medio de silencio”, afirma Gabriela Riveros.

“Yo antes que nada me considero escritora de literatura y quería hacer una novela abierta, al estilo de Umberto Eco. No sólo es importante qué se nos cuenta, sino también cómo se nos cuenta. Que no sea una novela que nos cuente una sola historia, sino que traiga muchas voces. La novela que hable de nosotros, de las migraciones, de la violencia, de la violencia contra la mujer, del amor de la familia y de la capacidad que tenemos de hacer cosas atroces. Yo también creo que es una novela que no sólo habla de personajes históricos, sino que habla de cómo se construye una novela. Invito al lector, por ejemplo, a escuchar la música que yo oía mientras la escribía”, cuenta.

Te puede interesar:  Mis novelas no son para nada distorsionadas, son muy realistas: Laura Baeza

La escritora funciona como una curadora, que da voz a Luis de Carvajal, frente a su inquisidor, frente a su familia, en un personaje que hay una ópera, una película, una obra de teatro de Sabina Berman, pero hay muchas cosas que no estaban contadas y otras que fueron contadas por la visión de los enemigos.

Gabriela Riveros
Cuando era estudiante de Letras conocí a este personaje y me fascinó. Foto: Cortesía

“Se nos van revelando otros puntos de vista que dan vuelta la idea que teníamos de él”, afirma Riveros.

“Cuando era estudiante de Letras conocí a este personaje y me fascinó. Cuando leo, 20 años después, leo la noticia de sus memorias aparecieron en la casa de subastas de Nueva York, dije que tenía que contar esta historia. Ahora que me hablas de España y de los centros de poder, primero que pensé que iba a hablar de hoy, nuestros nexos con la historia, pero todavía no me había caído el 20 de la relevancia que iba a tener la historia del tío, de la lucha por las coronas, de las traiciones. El tío, tras recibir las capitulaciones de Felipe II, una de ellas a Luis de Carvajal, le otorga el permiso de venir a Nueva España, para explorar y poblar. Un territorio inmenso que abarcaba ocho estados de hoy y esto constituye una amenaza y una serie de enemigos que tras 10 años va a tratar de borrar este proyecto”, afirma.

“Hay un discurso imperial y Luis de Carvajal fue víctima de esta enfermedad de poder”, agrega.

“El tema de la palabra, que también está muy presente en El nombre de la rosa, está presente como una voz colectiva. Más allá de la identidad de los territorios, esta palabra escrita está en sus memorias”, afirma.

“La violencia institucional que la Corona Española asentaba con la Inquisición. Claro, no era una Inquisición que viniera de España, sino una Inquisición a la mexicana, que se desbordó y que en este país estuvo durante tres siglos”, dice.

Comments are closed.