Jethro Tull

Jethro Tull – The Zealot Gene, el nuevo disco

¿Cómo mantienes el estilo característico en tiempos en que la industria, la escena y hasta el público ha cambiado? Es necesario avanzar, moverse. Es la constante en el universo. Pero la banda comandada por Ian Anderson no se fija en el tiempo, es más, no ha transcurrido nada desde su anterior producción.

Ciudad de México, 28 de enero (MaremotoM).-Para todos aquellos que piensan que Guns N’ Roses es la banda activa que más se ha tardado en sacar un nuevo álbum, resulta que Jethro Tull les gana: han pasado 18 años sin un álbum nuevo de esta banda clásica de progresivo y este año inicia con un excelente regreso, incluyendo los elementos característicos de la banda. Wow. 22 años.

¿Cómo mantienes el estilo característico en tiempos en que la industria, la escena y hasta el público ha cambiado? Es necesario avanzar, moverse. Es la constante en el universo. Pero la banda comandada por Ian Anderson no se fija en el tiempo, es más, no ha transcurrido nada desde su anterior producción.

Jethro Tull
No importa el tiempo. Foto: Cortesía

Y aunque actualmente la industria se mueve bajo otros estándares, Jethro Tull permanece estoico y ofrece un álbum poderoso, introspectivo y, tenía qué pasar, conceptual. En esta ocasión el viaje es hacia los pasajes bíblicos; con referencias indirectas, pero explorando distintos aspectos de esa parte de la historia que para algunos sólo existe en los libros y para otros, sucedió realmente.

Te puede interesar:  Quédate con quien te mire como Damon Albarn mira a Trueno

Prevalecen la flauta y mandolina de Ian, pero también las guitarras características, esas que hace 50 años (cuando algunos no éramos siquiera imaginados por nuestros padres), pero transgredieron los oídos de algunos y maravillaron a otros en cortes clásicos como Aqualung. Es decir, en tiempos del trap, urbano y pop coreográfico, el rock progresivo es un oasis en 2022.

De igual forma, la voz de Anderson permanece impecable, elegante, y muy bien cohesionada con el resto de los músicos que, dicho sea de paso, no son fundadores, y aún así el acople es genial.

Con todo ese contexto verás que perfiles como el sencillo The Zealot Gene, Mrs. Tibets, The Betrayal Of Jeshua Kynde, Sad City Sisters, Where Did Saturday Go? O las poderosas Mine Is The Mountain, Shoshana Sleeping e In Brief Visitation son verdaderamente épicos, que el tiempo no ha pasado por ellos, aún cuando es un hecho que Jethro Tull ya vio pasar su mejor época.

Y aún así escuchar lo nuevo es sorprendente, no decepciona y no parece haber transcurrido dos décadas desde su anterior producción. Sin duda es un gran retorno que complacerá principalmente al público contemporáneo de la banda, pero también con la fuerza suficiente para captar nuevo público. Así es como mantiene el estilo, siendo fiel a tus convicciones.

Comments are closed.