Museo del Chopo

Museo Universitario del Chopo, abierto con cuatro muestras simultáneas

Es importante informar al público que el aforo de las galerías será del 30% de su capacidad. En accesos se tomará temperatura corporal visitantes y se ofrecerá gel desinfectante.  No se permitirá el ingreso sin cubrebocas, el cual deberá estar colocado adecuadamente cubriendo nariz y boca.

Ciudad de México, 10 de enero (MaremotoM).- El Museo Universitario del Chopo trae cuatro muestras en forma simultánea desde octubre del año pasado, sobre todo para atraer a esos paseantes que han visto las puertas cerradas durante el coronavirus.

La entrada y permanencia en el recinto universitario en apego a los protocolos sanitarios debido a la pandemia de COVID-19.

La tienda-librería ofrece títulos de diversas editoriales especializadas en pensamiento contemporáneo y temas contraculturales, como: Traficantes de Sueños, Sur Plus, Caja Negra y Pepitas de calabaza, entre otras.

Es importante informar al público que el aforo de las galerías será del 30% de su capacidad. En accesos se tomará temperatura corporal visitantes y se ofrecerá gel desinfectante.  No se permitirá el ingreso sin cubrebocas, el cual deberá estar colocado adecuadamente cubriendo nariz y boca.

ENTREVISTA EN VIDEO A ITZEL VARGAS

“Tuvimos una programación muy intensa durante la pandemia y ahora estamos muy satisfechos con regresar con una agenda de arte de primera mano. Escogimos una serie de proyectos adecuados al museo y está la de Marcos Castro, quien recupera las experiencias de infancia y las lleva a un discurso actual cómo estos autores influyeron en la construcción de la identidad nacional”, afirma Itzel Vargas, encargada de Artes Plásticas de Museo del Chopo.

El artista mexicano Marcos Castro (Ciudad de México, 1981) presenta la exposición El estado de las cosas, la cual se inscribe en un imaginario donde resuena, por ejemplo, la obra de pintores paisajistas como el Dr. Atl y su trabajo alrededor del nacimiento y comportamiento del volcán Paricutín. Además de su interés por la vulcanología y en particular por las implicaciones históricas resultado de la actividad de estas estructuras geológicas, el volcán en erupción en El estado de las cosas tiene una multiplicidad de lecturas, entre ellas, simboliza el rompimiento, la fractura de construcciones ideológicas enraizadas en el artificio de la historia.

Te puede interesar:  Cada vez hago más un trabajo obsesionado por el texto: Pala, cantautor colombiano
Museo del Chopo
Sin título (Yokohama doll), 2007 Dr. Lakra. Tinta sobre muñeca de plástico. 31.5 x 17.8 x 6.5 cm. Colección particular

“Otra de nuestras líneas de trabajo es el diálogo con las líneas del edificio y así presentamos la exposición de Marco Rountree”, afirma Itzel.

Se trata de Hipocampo que muestra una constelación de objetos que busca romper, con profusión salvaje, las superficies ordenadas de los muros del museo y domar, desde todos los planos, las cosas que aquí han vivido. La obra trata de un ejercicio tanto de registro como de reconstrucción, en el que las criaturas y objetos que han moldeado este espacio están juntos narrando tiempos, lugares y significados comunes.

Museo del Chopo
El Museo del Chopo, con grandes exposiciones. Foto: Cortesía

Está Maribel Portela con su exposición Orgánico artificial. Su obra es una invitación al movimiento, a la puesta en crisis de la división tajante entre naturaleza y artificio. ¿Qué hace una flor del desierto en una galería? Para la filósofa xenofeminista Helen Hester, no hay afuera de la naturaleza. La separación que durante siglos ha definido el pensamiento se sostiene apenas a partir de una serie de presupuestos que sustentan la idea jerárquica de lo humano puesto por encima de otras formas. Algunas de las piezas se proponen como una serie de chimeneas abiertas, palpitantes, un anuncio de algo que está siempre a punto de suceder: un movimiento, una expiración, algo que se expulsa de un cuerpo y se mezcla con su entorno.

“Maribel Portela tiene piezas de gran tamaño en papel, hay madera y el lenguaje que utiliza es destacar la superioridad que tiene el ser humano sobre las otras especies”, afirma.

Finalmente, se presenta El eterno retorno de Jesús y los Mutantes, de Rubén Ortiz Torres.

El artista narra su propia historia del punk en la capital del país: a diferencia de los trabajos fotoperiodísticos de este movimiento contracultural de la época, Ortiz Torres es parte de esa subcultura y las imágenes son una autorrepresentación. Es una versión extendida de la serie “Jesús y los Mutantes” que se mostró originalmente en el Consejo Mexicano de Fotografía en 1984; ahora se incluyen videos grabados originalmente en Super 8, dibujos de personajes que aparecen en las fotografías así como un libro de autor.

Comments are closed.