Rumaan Alam

Me he entrenado para volverme dependiente de este cerebro auxiliar que llevo en mi bolsillo: Rumaan Alam

Rumaan Alam nació en 1977 y se crió en Washington DC. Es autor de tres novelas, la última de las cuales, Leave the World Behind, fue descrita por The Observer como “simplemente impresionante. Tan aterradora y profética como The Road”, de Cormac McCarthy.

Ciudad de México, 28 de junio (MaremotoM).- “Una historia hecha a medida para estos tiempos”, ha dicho The Times de la novela No dejar el mundo atrás, editada en octubre por Salamandra y escrita por el estadounidense Rumaan Alam.

Amanda y Clay se dirigen a un rincón remoto de Long Island con la idea de tomarse un descanso de su ajetreada vida en Nueva York: un respiro de fin de semana en una casa de lujo en compañía de su hijo y su hija. Sin embargo, el hechizo se rompe de madrugada, cuando Ruth y G. H., una pareja mayor, llama a la puerta: son los propietarios de la casa y se han presentado allí en estado de pánico con la noticia de que un apagón repentino ha barrido la ciudad. De repente, las dos familias empiezan a presenciar extraños fenómenos de la naturaleza, como una manada de ciervos que huye despavorida y siembra el caos en el jardín.

El escenario y lo que pasa adentro parece algo absolutamente normal en estos tiempos donde todo puede pasar, en dos años ya que vamos hacia el confinamiento y los terribles resultados del coronavirus, vacunas aparte. El reciente desplome de un edificio de 12 pisos en un barrio residencial de Miami, parece también diseñado por esta epidemia donde la muerte y la falta de futuro son los signos distintivos. Todos parecen los mismos signos.

Tanto así que la novela de Rumaan Alam será película con los rostros de Denzel Washington y Julia Roberts, con el desempeño de Netflix y la dirección de Sam Esmail, quien también adaptará el guión.

Rumaan Alam
Una novela editada por Salamandra. Foto: Cortesía

Rumaan Alam nació en 1977 y se crió en Washington DC. Es autor de tres novelas, la última de las cuales, Leave the World Behind, fue descrita por The Observer como “simplemente impresionante. Tan aterradora y profética como The Road”, de Cormac McCarthy. Alam vive en Brooklyn con su esposo, David Land, un fotógrafo y sus dos hijos adoptivos y muchos críticos llamaron a su libro “profético”, dado que lo escribió antes de la pandemia.

“Nunca había escuchado la palabra coronavirus antes de febrero de 2020. En un nivel muy básico, el libro dramatiza estar atrapado en casa y no tener suficiente información, y resultó ser publicado en una realidad en la que muchos lectores sintieron que estaban atrapados en sus hogares y no tenían suficiente información. Entonces es una resonancia extraña. Creo que está conectado con otros libros que hablan sobre algunas de las mismas cosas: sobre la relación individual con la ansiedad por el clima, lo absurdo del momento contemporáneo, nuestra relación distorsionada con la tecnología. La gente está pensando y hablando sobre este tema, por lo que tiene sentido que haya libros al respecto”, ha dicho al periódico El independiente en una entrevista reciente.

Te puede interesar:  Joaquín Díez-Canedo Flores recibe el Reconocimiento al Editor Universitario
Rumaan Alam
El arte prospera cuando no hay escenarios. Foto: Cortesía Facebook

“No puedo hacer un viaje largo sin GPS. Cocino mucho, pero hay ciertos componentes básicos de las recetas que olvido constantemente y tengo que buscar. Me he entrenado para volverme dependiente de este cerebro auxiliar que llevo en mi bolsillo, como todos lo hemos hecho. Soy una persona de clase media que vive en la ciudad de Nueva York. La gente de la que hablo es la persona que soy”, también ha dicho respecto a esa situación que vivimos y que el autor Nayef Yehia ha descripto en Mundo Drom.

Este también lector de Philip Roth y de Alexandra Kleeman, admirador de Lorrie Moore y Louise Erdrich, a quien llama genio absoluto, dice que sus padres “disfrutaron del sueño americano. Disfrutaron criarnos como estadounidenses. Y no quiero sugerir un fracaso de su parte, era así cuando yo era pequeño. Íbamos a Bangladesh tal vez una vez cada tres o cuatro años y tuve que afrontar el hecho de que era importante que mis padres estuvieran allí cuando me quedaba sin mantequilla maní y mermelada. No me gustaría comer la comida. No podía entender lo que alguien me estaba diciendo. Yo no pertenecía allí. Es extraño que en realidad no pertenezcas a este lugar al que todavía pertenecen tus padres y, sin embargo, te recuerdes que estás fuera de lugar en casa”.

Rumaan Alam dice que el movimiento #OwnVoices, que sostiene que los escritores no deberían escribir sobre antecedentes culturales fuera de los suyos, como “muy bien intencionados”, pero aparte de las implicaciones para su propia carrera, no lo es. “No hay duda de que la publicación es extraordinariamente blanca en su detrimento, que es intelectualmente imprudente crear literatura que realmente refleje a Estados Unidos. Pero el arte prospera cuando no hay escenarios. Y la inequidad debe combatirse con capital. A los asistentes de publicación se les debería pagar más. Entonces, nuevas personas entrarán en el negocio y mostrarán a los nuevos lectores que los libros son urgentes y emocionantes, no enrarecidos y distantes. Los escritores individuales no pueden resolver este problema. Tendremos paridad cuando un joven escritor negro obtenga una gran ventaja y escriba un libro realmente bueno que realmente no funcione bien y gane aún más dinero para escribir un segundo y un tercero. ¡Porque lleva tiempo! Sí, Zadie Smith lo hace, pero no deberías ser Zadie Smith”.

Comments are closed.