ASH Trío

ASH Trío de Jazz: Una especie de poliamor en su nuevo disco, Salt

Guitarra, batería y vientos, todos suenan imponentes y el disco tiene un costado rockero. “Es por la historia individual de los integrantes y creo además que tiene una sonoridad bastante peculiar. Hay algo que caracteriza a este trío y que no lo hemos escuchado en otro lado. Es una música fresca, siempre en contacto con el background de cada uno y juntos combinamos para el mismo trío”, afirma Natalio Sued. ENTREVISTA EN VIDEO.

Ciudad de México, 29 de junio (MaremotoM).- Hacer una entrevista a un trío de jazz es no entrevistar a unos artistas de la música. Vale decir: son músicos movibles, hacen jazz más allá del mercado y este disco, Salt, de ASH Trío, es apenas una gota en el medio de esa lluvia de sonidos. Los músicos de jazz hacen una música que apenas podemos atrapar y claro es hermoso el disco, que ya está en todas las plataformas digitales.

ENTREVISTA EN VIDEO A ASH TRÍO DE JAZZ

Aquí tenemos a los dos integrantes, falta el guitarrista y está el baterista y productor del disco, Hernán Hecht y el saxo tenor Natalio Sued. Hacemos una entrevista larga, donde supuestamente no arreglamos el estado del jazz, pero nos divertimos mucho.

“ASH Trío está formado por Natalio Sued, que es de Buenos Aires, pero vive en Ámsterdam, Juan Pablo Arredondo, que es de Buenos Aires, pero no está acá y Hernán Hecht, que soy yo, argentino, que vive en México”, dice.

“Es un poco el mentor del disco –apunta Natalio-. Yo lo conocía a Arredondo de mucho antes y luego conocí a Hernán y en su casa se gestó el grupo”, afirma.

El disco se grabó en el 2019, cuando terminaban la gira con el primer disco (Formas) en 2018, pero entonces la pandemia paró todo. “Obviamente sacar un disco en un momento donde no se puede girar, es una forma de suicidio”, dice Hernán.ASH Trío

De todas maneras, decidieron sacarlo, orgulloso de cómo salió Salt, mientras se va acomodando el mundo.

Guitarra, batería y vientos, todos suenan imponentes y el disco tiene un costado rockero. “Es por la historia individual de los integrantes y creo además que tiene una sonoridad bastante peculiar. Hay algo que caracteriza a este trío y que no lo hemos escuchado en otro lado. Es una música fresca, siempre en contacto con el background de cada uno y juntos combinamos para el mismo trío”, afirma Natalio Sued, un saxofonista que forma parte de la nueva generación de improvisadores que siguieron la impronta de Han Bennink, Misha Mengelberg y Michael Moore, entre otros.

Te puede interesar:  Cristina Pacheco, en su regreso a Canal Once, conversará con la soprano Olivia Gorra

Juan Pablo Arredondo, un guitarrista consolidado en la escena musical porteña, supo desarrollar un sonido propio que lo caracteriza y lo diferencia del resto de los guitarristas, aunque no ha podido estar en la nota.

ASH Trío
Un trío sin bajista, pero con mucho ritmo. Escuchen Salt. Foto: Cortesía

Hernán Hecht, baterista radicado en México, es uno de los músicos más activos y versátiles de ese país. Sus proyectos abarcan estilos y estéticas muy variadas que van desde la fuerza del rock, como es el caso de A Love Electric, hasta el intimismo del “songwriter” (con Loli Molina).

“El trío tiene la peculiaridad de no tener un bajo y todos los instrumentos quedamos expuestos desde otro lugar. Eso nos obliga a tocar de una manera distinta, escuchando al otro e ir buscando la forma del centro tonal, que suele otorgar el bajo”, dice Hernán.

La curiosa instrumentación (saxo, guitarra y batería) lejos de limitar las posibilidades de expresión parecen potenciarla, haciendo de la ausencia del bajo una invitación a la exploración de nuevas formas musicales y eso es lo que hay que hacer notar del ASH Trío: ¡No tienen bajo!

“El jazz es una música amplia, con mucho espacio, con mucho lugar para la improvisación y para la expresión”, afirma Hecht.

Las composiciones tienen fracciones y zonas muy abiertas donde puede ocurrir cualquier cosa. El disco muestra un lado muy maduro de los tres integrantes, nunca se están encimando, ni ocupando el espacio del otro con muestras de virtuosismo. Siempre todo está todo a favor de la música. “Es una especie de poliamor de sonido”, expresa.

Comments are closed.