Roberto Baggio, el divino

FUTBOL SIN PELOTA | Robertino, il divino

La película muestra sus peleas con los técnicos y su conversión al budismo, también su tortuosa relación con su padre. Una persona con una sensibilidad distinta al resto, es como una mosca blanca que sufre más que lo demás.

Ciudad de México, 26 de mayo (MaremotoM).- Siempre me pareció un jugador distinto, de aquellos que tienen una sensibilidad diferente a los demás. Fue un triunfador y no lo fue, porque pateó un penal a las nubes en la final de un Mundial, pero Robertino Baggio, el divino, fue de esos jugadores que te hacen amar al fútbol como Maradona, Messi, Zidane, Valderrama y muy pocos más. Que con una gambeta o un toque de primera hacen magia y descolocan a propios y extraños.

Por eso, me pareció muy justo que le dedicaran una película a su vida que se llama justamente Roberto Baggio, el divino. Cuenta sus lesiones en momentos clave, la primera que le demandó casi dos años en poder jugar, cuando tenía 17 años y tras lucirse en el Vicenza de la tercera división de ascenso, lo había comprado la Fiorentina en una suma millonaria y la segunda seis meses antes del Mundial Corea-Japón 2002, donde tenía como meta jugarlo para reivindicarse de la final de 1994 donde marró el penal y que aunque se recuperó Trapattoni no lo llamó, dándole la última decepción de su vida futbolística.

Te puede interesar:  ¿Los técnicos van a elecciones?

La película muestra sus peleas con los técnicos y su conversión al budismo, también su tortuosa relación con su padre. Una persona con una sensibilidad distinta al resto, es como una mosca blanca que sufre más que lo demás.

El joven actor de 28 años,  Andrea Arcangeli, lo encarna en forma tan creíble, que muchas veces te parece ver al propio Baggio y su padre es encarnado por el gran Andrea Pennacchi, que hace de un hombre duro, casi rústico que crió siete hijos y que tiene una gran sabiduría de vida, la película es dirigida con mucha sensibilidad por Letizia Lamatire y puede verse en Netflix. La directora es conocida por la serie Baby.Roberto Baggio, el divino

Una historia de hombre humilde que llegó a ídolo del pueblo italiano jugando de una manera muy diferente que la media del fútbol italiano. Muchas veces incomprendido y con fama de conflictivo porque le discutía a técnicos como Arrigo Sacchi y Giovanni Trapattoni sobre táctica y estrategia. Un chico que remite a Maradona, porque la pelota lo sacó de la pobreza, pero nunca cambió sus convicciones. Para no perdérsela aquellos que aman el fútbol, se estrenó el 26 de mayo en Netflix.

Comments are closed.