Ante realidades tan difíciles, el único antídoto es el humor: BEF

En este caso, Esta bestia que habitamos / Un caso del Járcor (Océano), tiene por supuesto a Andrea Mijangos y a la narcotraficante antagonista y tiene además a los muchos que lo han ayudado para hacer esta novela.

Ciudad de México, 15 de junio (MaremotoM).- No hay nada más delicioso que leer uno de los casos de las novelas policiales de Bernardo Fernández (BEF), sobre todo porque el humor es el que lo asiste para contar estas historias terribles, como las que pueblan el género negro del que tanto sabe.

Sabe, eso sí, de la novela negra norteamericana, no de la sueca, porque al depender de las traducciones le cuesta un poco. No le gustan esas traducciones “a la española”. En este caso, Esta bestia que habitamos / Un caso del Járcor (Océano), tiene por supuesto a Andrea Mijangos y a la narcotraficante antagonista y tiene además a los muchos que lo han ayudado para hacer esta novela.

BEF
Editada por Océano. Foto: Cortesía

Un caso policiaco para el Járcor, una historia paralela a la serie Alacranes que encabeza la agente Andrea Mijangos, cuenta la editorial Océano. La muerte de dos publicistas y el Járcor intentará resolver un caso relacionado con una red de taxis ejecutivos que se dedica a asaltar a sus clientes y los nexos alcanzan un caso de corrupción política nacional.

BEF es novelista gráfico y no gráfico. Miembro de una generación de narradores que legitimaron la ciencia ficción, el género policiaco y las historietas, es pionero y gran impulsor de la novela gráfica en México.

ENTREVISTA EN VIDEO A BERNARDO FERNÁNDEZ BEF

Esta bestia que habitamos es demasiado humorística

–La novela policial es dura. Incluso hay cierta vocación de denuncia. Yo he estado diciendo desde hace muchos años que es la hija del periodismo y de la novela de aventuras. Si fuera tan solo la denuncia, valdría la pena trabajar crónica. Ante realidades tan difíciles, el único antídoto es el humor. Pienso en Imanol Caneyada, uno de nuestros más espléndidos periodistas y novelistas, no tiene la actitud del humor, pero a mí es lo que me salva.

–¿Cómo hacer novela policial cuando México es una novela policial?

­–Quizá hay una tradición argentina del humor que te resuena allí. El humor argentino es una aportación al mundo, una literatura con un humor muy negro, aquí siempre se ha visto como que el humor es cosa seria. Jorge Ibargüengoitia siempre ha tenido que decir que la realidad es así. Para mí lo que me permite escribir de estos temas sin que se vuelvan muy pesados es el sentido del humor.

–Andrea Mijangos se había ganado el melate y ahora está desaparecida

–Se lo había ganado en la primera novela, en Hielo Negro. Esa fue una cosa curiosa, el difundo Paco Haghenbeck fue el que me sugirió la trama de esta novela. Cuando llegó la pandemia, todo lo que había pensado se volvió absurda. Era tal la incertidumbre, que me pareció muy frívolo plantear esos tipos de escenarios, así que decidí darle el protagónico al Járcor. La novela policial en México todavía es un territorio virgen para explorar otras tradiciones que otras como la norteamericana han transitado desde hace mucho tiempo. Es joven la novela policial en México.

Te puede interesar:  CAPITAL MUNDIAL DEL LIBRO | Primer Magno Remate de Libros

–¿Han cambiado las preguntas para la novela policial?

–Sí, aunque creo que las novelas policiales en México, a partir de Paco Taibo II, es de izquierda. En la norteamericana hay una novela de izquierda y otra de derecha. Aquí de la izquierda militante, en donde la figura del policía es monstruosa, es un enemigo y por el otro lado siempre ha estado cerca de la víctima. En general esta vocación social permite que sea una novela muy empática y solidaria con la víctima. En México, la justicia es ineficiente, los criminales ni siquiera llegan a los tribunales.

–Me hace acordar también un poco a Henning Mankell…

–Ahí te fallo. Leí Stieg Larsson una vez y no me gustó nada. Me pareció que era deficiente a nivel estructural. Me frustra mucho leer traducciones hechas en España. Me he concentrado mucho en la literatura escrita en inglés.

BEF
Un autor y dibujante multifacético y fanático de Ray Bradbury. Foto: Cortesía Facebook

–Las mujeres también están entrando en la literatura mexicana…la otra vez miraba la serie de Kate Winslet, donde protagonizaba a una detective singular

–Justo esta novela quizás sea la más llena de testosterona de todas mis novelas policiales. Si hubieran sido protagonizadas mis novelas anteriores por hombres, tal vez no hubieran tenido la resonancia entre los lectores. Los hechos objetivos es que mis novelas están protagonizadas por mujeres. Esta es la primera vez que protagoniza el Járcor y toda la novela tiene el punto de vista muy masculino. No he visto la serie de Kate Winslet, pero en la literatura en inglés hay muchísimas detectives femeninas. En 170 años de narrativa policial, siempre ha habido una presencia femenina muy fuerte en la literatura en inglés. Lo que empecé a investigar es que siempre hay una presencia femenina que no se ve. Patricia Valladares hizo una novela espléndida sobre mujeres policías. Una de las cosas que me gusta mucho de su novela, es que abunda en la presencia femenina en la que pasa casi inadvertida. Hay una presencia y una fuerza femeninas en el crimen organizado muy potente y que hay un montón de mujeres policías que nadie se da cuenta para que puedan operar.

Comments are closed.