Luis Muñoz Oliveira

El libro juega con imágenes del mundo, que busca sin lugar a dudas describir la belleza: Luis Muñoz Oliveira

Con una prosa cuidada e imaginaria, pienso también en el reciente Esbirros (Página de Espuma), de Antonio Ortuño, El mismo polvo nos lleva a una dimensión extraña donde las circunstancias son un poco borgianas (por Borges), en un contexto donde la magia no existe, existe sólo la intuición.

Ciudad de México, 19 de julio (MaremotoM).- El mismo polvo es un título absolutamente intrigante y seductor. Uno, quién sabe por qué, piensa en la Biblia y piensa en ese dicho que de polvo seremos, al mismo tiempo cree que las historias que encontraremos en este libro editado por Dharma Books y escrito por Luis Muñoz Oliveira, algo nos dirán del pasado, pero también del futuro.

Con una prosa cuidada e imaginaria, pienso también en el reciente Esbirros (Página de Espuma), de Antonio Ortuño, El mismo polvo nos lleva a una dimensión extraña donde las circunstancias son un poco borgianas (por Borges), en un contexto donde la magia no existe, existe sólo la intuición.

ENTREVISTA EN VIDEO A LUIS MUÑOZ OLIVEIRA

“Creo que va pasando el tiempo, uno va agarrando más fuerza, más madurez. Es un libro totalmente entregado a la imaginación. Es un ejercicio absoluto de la imaginación, irse al México de Nueva España o a la huida de la Sagrada Familia a Egipto o la misma selva amazónica…”.

Los hoteles forman parte de esa zona atemporal, un no lugar en donde Luis Muñoz Oliveira inventa sus relatos para “una novela de descubrimiento y desencanto, pero también de vínculos y asombro”, dice la editorial.

“Los hoteles son efectivamente un no lugar, sobre todo los internacionales y cuando son hoteles pequeños en ciudades no tan acostumbradas al turismo, igual suelen ser bastante genéricos. Hay gente que vivía en hoteles, eso nunca me ha pasado por la cabeza. Era más común antes. Los hoteles son lugares de paso, ahora en la pandemia no sé cómo lo hacen los hoteles”, dice Luis Muñoz Oliveira.

Luis Muñoz Oliveira
La revelación y la imaginación en un libro encantador. Foto: Cortesía

“El Silberman es un personaje bastante curioso, vacío, que de alguna manera quiere encontrar cosas en su abismo, en su interior. Al mismo tiempo al ser un escritor de autoayuda tiene esa contradicción de vida. Así me lo imaginé. Es un conflicto curioso: el que ayuda no se puede ayudar a sí mismo”, agrega.

Te puede interesar:  CAPITAL MUNDIAL DEL LIBRO | Primer Magno Remate de Libros

“Se hace promesas a sí mismo que luego la vida no le permite cumplir. La vida se nos acaba antes de hacer algo”, expresa.

Luis Muñoz Oliveira
Luis Muñoz Oliveira y Dharma Books, unidos por segunda vez. Foto: Cortesía

Esbirros de Ortuño tiene un antes, un hoy y un mañana. En El mismo polvo exploro el pasado, pero Ortuño también le mete el futuro y yo no exploré el mañana. Ese mecanismo está inspirado en El Aleph, de Jorge Luis Borges”, dice el autor, que en varias escenas describe la catedral de Belgrado.

“Esa catedral me dio la estructura del libro. No lo pienso como una revelación, pero vi que era muy útil y hermoso hacer del libro que una persona entra a una catedral y tiene una revelación. En un primer sentido la catedral es el instrumento que permite que sucedan las cosas, pero al mismo tiempo el personaje que entra tenga un cambio radical. Alguien que no cree en Dios tiene una existencia mística que sólo se puede explicar con la existencia de Dios”, expresa.

“Es una experiencia tan completa, que le cuesta trabajo explicarla si no es a través la revelación”, agrega.

“La revelación puede ser un sueño o una alucinación. Al final él toma decisiones por esa revelación. Al final del tiempo él ve su propia muerte”, dice.

“Es un libro en el que me permití ser muy imaginativo y además me permití una prosa que juega con lo poético, juega con imágenes del mundo, que busca sin lugar a dudas describir la belleza. Hay pasajes que buscan la hermosura. Eso no lo había hecho antes, el libro está respaldado por una prosa fuerte y segura, que se va logrando con el trabajo diario. Hay en El mismo polvo, un autor que se siente seguro y suelto”, concluye Luis Muñoz Oliveira.

Comments are closed.