Álvaro Uribe

La vida no nos da un juego perfecto: Álvaro Uribe

Ahora, lejos de El atentado, con una novela autobiográfica o en la que el autor se confunde con el alter ego del narrador, cuenta Los que no (Alfaguara), un recuerdo de un hombre ya mayor que evoca lo vivido en los ’60 y también una especie de balance sobre aquellos que no realizaron lo que estaba previsto para ellos.

Ciudad de México, 24 de julio (MaremotoM).- Álvaro Uribe es uno de los grandes escritores mexicanos. No está posiblemente en las cosas que dice el mercado o las que discutimos diariamente, pero cada tanto aparece para dar cuenta de sus libros y sus pensamientos y nos obliga a entender las cosas que mueven a la literatura.

Ahora, lejos de El atentado, con una novela autobiográfica o en la que el autor se confunde con el alter ego del narrador, cuenta Los que no (Alfaguara), un recuerdo de un hombre ya mayor que evoca lo vivido en los ’60 y también una especie de balance sobre aquellos que no realizaron lo que estaba previsto para ellos.

El narrador, con cáncer, dispuesto a lograr un sí, en realidad también comprueba de que todos estamos atados a ese no, a ese sueño no cumplido o también a dejarnos llevar por la vida y por la muerte sin que tengamos mucho libre albedrío en él. ¿Existe el destino? ¿Existe el azar? ¿Propiciamos en realidad nuestra existencia o sólo somos un instrumento de lo que ya está pactado para nosotros?

Los que no es una novela que trata sobre la juventud. Una de esas características es que está narrada por un hombre de la tercera edad en el presente, que está viendo a esa juventud con todas sus ilusiones y las ve sin ilusiones, sin esperanzas, con cierta distancia crítica de lo que pensaba y pensaban sus amigos en esa época”, dice Álvaro Uribe.

Los que no son todas esas personas que no lograron lo que hubieran podido hacer. El club de los que no abarca a todas las personas que conozco, los que sí han logrado todo lo que se proponían, pero de esos no hay, no es humanamente posible. La vida da vueltas y nos encontramos siempre en el club de los que no, miramos el mundo desencantados”, agrega.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura
Álvaro Uribe
Los que no son todas esas personas que no lograron lo que hubieran podido hacer. Foto: Cortesía

Desencantados es un adjetivo pertinente. Escribir mucho, pero nunca escribir una novela, pensar en ese libro de poesía que alguna vez terminaré, ¿alguien pensaba cuando niño vivir en China?

“Hay gente que se acerca mucho más a la plena realización que otra. Siempre en el fondo habrá un pequeño grado de insatisfacción. Ese es el juego que nos dará la vida, nunca es un juego perfecto”, dice el también autor de Autorretrato de familia con un perro, La lotería de San Jorge, El taller del tiempo, El expediente del atentado y Morir más de una vez, entre otros.

Álvaro Uribe
Los que no, edición de Alfaguara. Foto: Cortesía

“Hay cinco personajes principales que son  el objeto de la primera parte de la novela y hay una posdata donde el narrador plantea su propia permanencia en el Club de los que no. Él piensa que si se salva del cáncer, pertenecerá momentáneamente al club de los que sí. Una de las ventajas que tiene es que escribe la novela, al evocarlos los transforma, quizá a su conveniencia, pero nunca lo sabremos. Para mí es uno más de este grupo”, afirma Uribe.

“Si hubiera que hacer una especie de concurso, probablemente ese personaje, ese profesor filósofo hubiera ganado. A este pobre personaje que se llama como el poeta Ramón López Velarde, la vida le cae encima. Muy joven lo empieza a atacar el infortunio en forma de accidentes y de enfermedades y estos acaban con él”, agrega.

Comments are closed.